Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid

Uno de los primeros discos que colonizaron las estanterías de mi casa fue “Head Games”, de Foreigner. Todavía faltaba más de un lustro para que yo alcanzase la mayoría de edad, pero ese vinilo ya se había hecho fuerte en su lugar desde hacía meses… La verdad es que no recuerdo cómo llegó allí. Es posible que lo comprase algún miembro de la familia, o tal vez desembarcó en mi hogar por algún efecto colateral, pero aquel plástico marcó mi adolescencia de forma inevitable. Con toda seguridad yo desconocía en aquella época que la banda ya había publicado dos álbumes anteriormente, ya que todavía faltaba algo de tiempo para que la necesidad de conocer hasta el último detalle de los grupos de rock que me gustaban se convirtiese en un motor de vida, pero sin duda contribuyó a ello. Aquella primera cara: -“Dirty White Boy”, “Love On The Telephone”, “Women”, “I´ll Get Even With You”, “Seventeen”- sonaba una, y otra, y otra vez sin parar. Joder, ese disco era monstruoso. La capacidad de aquellos tipos para facturar canciones cojonudas era evidente, y tenían un cantante que podía hacer lo que le diese la gana con sus cuerdas vocales. No diré que la segunda cara es tan buena como la primera, pero el tema título y ese “Blinded By Science” que siempre me fascinó la hacían excelente también. ¿Y qué me decís de la portada con la foto de Lisanne Falk limpiando los graffitis en el baño de los chicos? Su mirada temerosa me fascinaba…¿qué asustaba a esa mujer?

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.6

     En lo que a mí respecta, Foreigner hacían Hard Rock. Con clara vocación de vender discos por toneladas, pero Hard 70´s al fin y al cabo. Luego llegaría su cumbre artística, “4”, con el grupo convertido también en cuarteto, bajo la producción de un tal Robert John Mutt Lange, el tipo que acababa de parir la perfección con AC/DC y “Back In Black”… Cargados con una colección de singles que te cagas, los de Mick Jones se encaramaron durante semanas al Nº1 en USA y despacharon millones de copias. Poco después apareció el término AOR, que siempre odié, y que contribuyó a estigmatizar las bandas que rockeaban muy duro aunque usasen sintetizadores, pero esa es otra historia. Foreigner son un clásico, y la otra noche en Madrid saldé mi deuda pendiente con ellos en vivo, en un concierto apoteósico. Por cierto, el vinilo de “Head Games” sigue ocupando su lugar. No es la misma estantería, y ahora tiene muchos más compañeros de balda con los que jugar, pero sigue tan agarrado a su sitio que de ahí no lo sacan ni los GEO.

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.1

     Buen ambiente por los alrededores de la sala desde un par de horas antes de abrir las puertas, y muchos comentarios recordando su excelente show en ese mismo recinto justo ocho años antes, cuando la banda se encontraba en proceso de publicar “Can´t Slow Down”, con prácticamente la misma formación que sigue en la actualidad. Cuando el autobús de los músicos hizo acto de presencia y éstos fueron entrando por la puerta trasera se desencadenó la euforia general. La velada prometía, mucho, y el sold out aseguraba que lo íbamos a pasar muy bien.

     El lleno no significó agobio ni mucho menos, y yo me pude colocar a un par de metros del escenario de forma muy cómoda. Dos plataformas para el teclado de Michael Bluestein y la batería de Chris Frazier, situadas flanqueando el telón con el logo de portada de “Agent Provocateur”, presiden el escenario bajo unas luces de tono azulado. Estoy más tenso que un promotor en la gira de Axl´N´Roses, cuando llegaba la hora del show y nuestro querido WAR no había hecho acto de presencia.

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.3

     El concierto arrancó con “Double Vision”, con una ovación atronadora cuando la banda apareció sobre el escenario. Ambientazo de las grandes ocasiones, con un público entregado desde el minuto uno, y un sonido inmejorable. No escucharemos hoy nada fuera de los primeros cinco discos de su carrera, y me parece bien, aunque en una gira cuarenta aniversario yo hubiese metido un “Say You Will”, un “A Night To Remember” o un “Heart Turns To Stone” del fantástico “Inside Information”. Mick Jones tiene 72 años, pero su aspecto físico es bueno, aunque lógicamente se mueve de manera pausada sobre las tablas. Lo que yo le pido es que toque como sabe hacerlo, tanto la guitarra como el teclado en las baladas, y en eso no tengo pega con lo que ví. Para darlo todo físicamente ya tenemos a Kelly Hansen, que además cantó de manera sensacional, y sobre todo al gran Jeff Pilson. Imposible apartar la mirada del menda, con una actitud y una clase con el bajo en la mano simplemente descomunal. Algún día un alcalde con buen criterio le dedicará una calle a los Dokken clásicos. Tom Gimbel se lució también, sobre todo al saxofón, y Bruce Watson también tuvo sus momentos de lucimiento personal.

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.4

     Enlazaron con “Head Games”, y ahí amigos ya sí que me vine arriba hasta el final hora y media después… la gente acompañando con palmas y coreando, Kelly con la pandereta, y un subidón de adrenalina monumental mientras coreaba el estribillo, hasta rematar con un “Cold As Ice” acojonante, que me dejó erizado el vello de la nuca. El inicio ha sido soberbio y el griterío general demuestra que la gente está de acuerdo conmigo.

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.9

     Llega el momento de las primeras baladas. Los roadies colocan un pequeño teclado en el escenario y Jones arranca la melodía de “Waiting For A Girl  Like You”, el primer tema de “4” que sonará esta noche, y donde Hansen demostró por qué Mick le fichó para la resurrección del grupo hace doce años. Ni sé la cantidad de películas de los 80 en los que este tema suena durante imágenes de los films. Redonda ejecución de la canción, seguida de “That Was Yesterday”, aunque esta en una velocidad un pelín reducida de la que suena en su quinto disco.

     Vuelta al LP de mi infancia con “Dirty White Boy”, con todos los músicos moviéndose por doquier, disfrutando y dándolo todo. Es evidente que la respuesta del público les ha llegado, y están gozando tanto o más que nosotros. Mick nos anunció que volverán el año que viene, y por mis muertos que estaré allí si nada grave lo impide. Joder, he tenido que cambiar muchas agujas de tocadiscos de tanto pinchar “El sucio chico blanco”. Nos acercamos al final de la primera parte, recuperando otro clásico: “Feels Like The First Time”, donde Mick nos cuenta que hace cuatro décadas esta canción de su disco debut fue uno de sus primeros éxitos. Como si no lo supiésemos todos los que estamos allí colega. Sonó brutal, claro está.

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.2

     Sin duda otro de los momentos cumbres fue “Urgent”, con Gimbel de protagonista absoluto soplando el saxo mientras recorre todo el frente del escenario. Los coros sonaron de lujo también. Menuda clase hermanos. Una pena que después venga el coitus interruptus del show, pues hacen durante unos quince minutos un flojo solo de teclados y uno algo más pasable de batería. Es posible que Jones necesite esa franja de tiempo para descansar, pero si ese no es el caso, yo eliminaría este peñazo metiendo veinte minutos de canciones más teniendo en cuenta que es la gira cuarenta aniversario, y con “Starrider”, “Love On The Telephone” o “Tooth And Nail”, el concierto sería de matrícula de honor Cum Laude.

     En fin, es igual, lo que viene ahora me quita el mal sabor de boca enseguida:

Standing in the rain, with his head hung low
Couldn’t get a ticket, it was a sold out show
Heard the roar of the crowd, he could picture the scene
Put his ear to the wall, then like a distant scream
He heard one guitar, just blew him away
He saw stars in his eyes, and the very next day

And be a juke box hero, got stars in his eyes, he’s a juke box hero
He took one guitar, juke box hero, stars in his eyes
Juke box hero, (stars in his eyes) he’ll come alive tonight

 

      “Juke Box Hero”, mi canción favorita de la banda, el single que catapultó al Olimpo a “4”, en una versión alargada hasta el infinito y con las tres guitarras aullando mientras todo el grupo arropa a Jones en el centro del escenario durante su solo. Sólo por berrear esas letras que os pongo arriba cerca del tipo que las escribió ya mereció la pena estar allí. Un momento muy emocionante. Si llegan a tocar “Luanne” después me cago en los pantalones tres veces.

     La banda se retira y los “Oé, oé, oé…” de toda la audiencia certifican que nadie está defraudado de lo que hemos presenciado. Todo lo contrario. No todos los días se puede ver a un combo con esta clase y ese savoir faire. Espectacular concierto.

Foreigner celebrando su 40 aniversario en La Riviera, Madrid 2017.5

     Para los bises, empezaron con “Long, Long Way From Home”, otro recuerdo a su debut, antes de poner la sala patas arriba con “I Want To Know What Love Is”. La verdad es que me entraron sudores fríos viendo a toda La Riviera cantando el tema. Una de las grandes baladas de todos los tiempos. Si alguien sabe cuántos ceros tiene el cheque que le llega periódicamente a Jones por los royalties del tema que me lo diga. Para terminar, el inevitable “Hot Blooded”, con Pilson intercambiando su instrumento con Bluestein, y desmadre general final. Tremendos Foreigner. Voy a pinchar “Head Games” una vez más. Si algún día podemos ver a Lou Gramm con ellos en buen estado ya será la puta hostia.

A cuidarse.

Texto por J.M.Martínez y fotos por Ángeles Boliche. 

Crónica compartida conjuntamente con la revista musical BoxFM y fotos compartidas también en el portal de Hard Rock y Heavy Metal en español redhardnheavy.

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Morgan, el grupo revelación de 2016 en el Escenario Eslava

Morgan, el grupo revelación de 2016, llega el viernes 24 de febrero...
Leer Más