Band Of Horses. “Why AREN’T You OK”

Motivo de celebración anticipada era la nueva visita de los Band of Horses. Y así lo confirmaba el cartel de “no hay billetes” que colgó la Sala Apolo, hace ya unos meses, para su fecha barcelonesa del pasado viernes 8 de Septiembre. Los fans habían dado buena cuenta de todo el papel para este bolo de los de Seattle en una sala pequeña como es este recinto de la ciudad condal. La banda de los caballos son ya unos corceles más que consagrados y no habrá muchas más oportunidades de verlos en recintos de este aforo. El año pasado los vimos en el Mad Cool en el segundo de los escenarios por tamaño y no cabía un alfiler. Lo mismo que pasó el 9 de Septiembre, al día siguiente del Apolo, en su paso por el DCode madrileño. El festival había hecho de sold out pocas horas antes de su inicio.

IMG_2234

La Apolo se fue llenando con cuenta gotas desde su apertura a las 19.30h y a eso de las 21h ya estábamos todos muy pegaditos esperando la salida de la banda. La manada no se hizo esperar demasiado y pisaba las tablas pocos minutos después. Se nos hace extraño no identificar a toda la banda como la recordamos. Han cambiado dos miembros de su formación, concretamente el bajo y el guitarra solista. La verdad es que este tipo de movimientos desconciertan a los fans más acérrimos que piensan que las bandas eternas, cómo están llamados a ser los Band Of Horses, deberían tratar de mantener la formación lo más inalterable posible con el paso del tiempo. Recordamos con cierta angustia la marcha también del miembro fundador Mat Brooke, allá por 2006. Más vale superar diferencias y mantener la calidad de los músicos, que imponer ideas en disputas de ego que lleven a considerar a una bandaza como los Horses un proyecto personal de uno o dos componentes déspotas. Qué imagen tendríamos en la memoria de sagrados como The Who, Led Zeppelin o Queen, si recordáramos en sus formaciones constantes cambios. Y es que los Band Of Horses deben estar a la altura y optar a crecer como estas super-bandas. Con esto queda claro que el cambio en las dos posiciones mencionadas no nos parece del todo solvente, en parte puede ser porque estamos enamorados de Tyler Ramsey y su marcha nos hace afrontar el show con la mosca tras la oreja.

P1000175

El escenario es, como siempre, muy sobrio. A los multifuncionales Ryan Monroe (teclados, guitarra y voz) y Ben Bridwell  (pedal, guitarra y voz) se les unen bajo, batería y guitarra solista. El fondo de las tablas lo ocupa una gran lámina que representa los árboles de un bosque. Además de eso, lo “único” que tiene el grupo para ofrecer es todo su repertorio musical. Y así debería ser en muchos más casos de la industria. Menos artificio y más música.

P1000401

El show comienza con muchas ganas por parte de banda y público. Desgraciadamente esta noche la voz de Ben no está a la altura y es una lástima. Parece que el esfuerzo que hemos hecho por estar cubriendo este show no va a ser recompensado de momento. Bridwell no llega a los tonos en ninguno de los primeros temas, y además se nota el sufrimiento por tratar de suplir el recurso que esta noche no tiene. La música tapa demasiado a la voz y parece hecho apropósito en un intento desesperado de sacar el bolo adelante. Vienen a presentar su última loncha, llamada “Why Are You OK”, pero paradójicamente nosotros nos preguntamos qué le pasa a Ben y por qué no está bien. Los fans tienen muchas ganas de Band Of Horses y siguen empujando a su cantante hacía la épica. Desgraciadamente, se le une la falta de solvencia, en comparación con sus antecesores, en bajo y guitarra. Parece que se vaticina un desastre que nunca imaginaríamos por parte de los americanos.

P1000304

Nos agarramos a la calidad de los temas que componen un setlist en crecimiento exponencial. Parece que la voz de Ben comienza a mejorar al mismo ritmo que lo hacen los temas. De ese modo, en el emocionante “No One’s Gonna Love You”, nos estamos empezando a olvidar de los problemas vocales y empezamos a disfrutar del concierto. Bridwell se está acoplando como puede al nivel que imponen la calidad de las composiciones. Por otro lado, Ryan se ha dado cuenta hace rato de lo que está pasando y ayuda a Ben más de lo habitual en los coros y backing vocals. Según va avanzando en show ya se lo están comiendo líricamente entre los dos porque era el único modo de salvarlo.

P1000463

Los Horses son épica y remontan la eliminatoria en el partido de vuelta por goleada. El duo Ryan-Ben funciona y encaramos la ultima parte del espectáculo sumidos en el gozo puro que esperábamos desde el principio. Los temas recorren la mayoría de las “galletas” que han publicado. Destacan momentos como el “Casual Party”, “The Great Salt Lake”, “Solemn Oath”  y “Is There a Ghost”, y por supuesto su homenaje a The Replacements en forma de ese delicioso “Can’t Hardly Wait”. Echamos de menos, sin embargo, el “Cigarettes, Wedding Bands”. El colosal “In a Drawer”, de su último trabajo, suena a gloría. “Laredo” es tan espectacular como siempre y te pone los pelos como escarpias al volver a escuchar su melodía en ese paseo en Kia “Lorenzo” hacia las carreteras y parajes arizónicos que describe. A la vuelta para los bises nos queda por escuchar la inapelable “The Funeral”. Los Band Of Horses se marcan una versión, que valga la licencia, levanta a un muerto con ese maravilloso y característico cambio de ritmo. Consiguen que toda la parroquia se vaya a casa feliz, canturreando alguno de los temas que han sonado esta noche.

P1000400

Tenemos que decir que el día siguiente en el DCode festival, la cosa cambió bastante y Band Of Horses sonaron mucho mejor desde su comienzo. Con un Ben que estaba más en forma, pero no completamente repuesto. Aún así en el festival se hicieron más carentes las debilidades de los dos nuevos componentes de la banda. Se les ve agarrotados e inseguros y no están a la altura de ser un jinete de pleno derecho.

P1000164

Con todo la anterior, del mismo modo que Ben no está bien, “We aren’t OK” y los que tenemos la dicha de haberlos visto varias veces antes sabemos de lo que hablamos. El espectáculo de ahora está a la altura, pero el listón estaba tan alto que las comparaciones les ponen en clara desventaja. De ese modo podrían haber demostrado en estos dos días, de su paso por España, lo que la música americana es y lo que ellos con capaces de hacer como una banda compacta que, en este caso, no lo fue. Aún así siempre disfrutamos de sus melodías, pero sabemos de lo que son capaces y debemos exigirles que estén a la altura.

P1000314

Esperamos que Ben reponga por completo esa voz y estamos seguros de que en su próxima cita volverán a ser los de siempre. Eso si Ryan y el mismo Ben, no deciden seguir jugando a Lego con la banda. Y si lo hacen, que al menos sea a mejor. Salud!

P1000421

Escrito por
More from Javier Naranjo

Rival Sons. La respuesta de la contundencia.

Maravilloso regalo que nos hicieron Rival Sons en la lluviosa y desapacible...
Leer Más

Deja un comentario