Tindersticks hipnotizaron en La Rambleta de Valencia

Tindersticks Festival Urbano VLC 2012 Valencia
Tindersticks Festival Urbano VLC 2012 Valencia
Tindersticks Festival Urbano VLC 2012 Valencia
Tindersticks Festival Urbano VLC 2012 Valencia

M.A.Galán nos envía la siguiente crónica del concierto de Tindersticks en Valencia el jueves 25 de octubre de 2012.

Tras su visita en marzo en la que recalaron en varias ciudades de España pero no en Valencia, en esta segunda gira hemos sido más afortunados, y gracias a la programación que se realiza en varias salas y sitios de la ciudad dentro del Festival Urbano VLC, tuvimos una buena oportunidad de disfrutar del sobrio y soberbio concierto que dieron los británicos Tindersticks en el teatro del complejo cultural de La Rambleta.

A priori siempre me ha resultado un poco extraño ver un concierto de Pop/Rock sentado cómodamente en una butaca de un teatro, donde si quieres seguir el ritmo del concierto te tienes que limitar a mover el pie ligeramente o la mano sobre tu pierna; pero tratándose de una banda tan particular como la capitaneada por Stuart Staples, casi se agradece; su música requiere atención y no se disfrutaría igual estando de pie y con cervezas en la mano o cuchicheos molestos (muchas veces murmullos de fondo) de gente que va a los conciertos a charlar con sus colegas.

Y es que la puesta en escena de Tindersticks está muy cuidada, sin necesitar artificios ni efectos, se envuelven en un clima que van creando, dirigida por la personal forma de cantar de Stuart Staples entre lo pasional y lo dramático, arropado por una instrumentación hipnótica y elegante. La inseparable guitarra Gretsch de Neil Timothy Fraser destaca por su sonido pulcro y omnipresente, todo esto aderezado por el piano y teclados de David Boulter que crea sencillos arreglos casi minimalistas y una sección rítmica bajo/batería que funciona con una exactitud y una compenetración exquisita.

Pues con todos estos argumentos fueron repasando prácticamente todos los temas de su fantástico último disco “The Something Rain”, sin duda alguna su mejor trabajo en años y esto es decir mucho, dado el nivel tan alto que han ido dejando en cada uno de sus más de diez discos que llevan a cuesta los de Nottingham. También hubo tiempo para recuperar canciones de sus anteriores álbumes, en un repertorio muy bien equilibrado con momentos álgidos en temas como “Show Me Everything” o “Come Inside”, sin olvidar la soberbia “Chocolate” como introducción.

 

 

Y toda una agradable sorpresa cuando nos regalaron con dos bises de casi media hora más, cosa bastante extraña y atípica en grupos británicos, que acostumbran a llevar una duración estipulada y son bastante rácanos a la hora de los bises, pero se notaba que estaban a gusto. Además de ser el último concierto de la gira, también el recinto ayudó lo suyo, con un sonido casi perfecto que nos hizo disfrutar de una noche mágica.

Para terminar, recalcar que también rompieron otra costumbre de artistas británicos que es la de después de los conciertos: mientras otros desaparecen y se muestran poco accesibles, ellos estuvieron departiendo, haciéndose fotos y firmando autógrafos en el hall de La Rambleta sin ningún atisbo de divismo, claro que Nottingham no es Londres.

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Cabezafuego presenta «Somos droga», arte y figura

Crónica del concierto de Cabezafuego en la sala madrileña de Ocho y...
Leer Más