Moreland & Arbuckle y Wild Adriatic en Madrid. Rock and Blues fuera de la ley.

Moreland & Arbuckle junto a Wild Adriatic ofrecieron un concierto doble el pasado 2 de Diciembre donde el rock y el blues más visceral rezumó en las paredes de la sala Boite, una gran forma de iniciar el mes que despide al año 2014. Abrieron la velada el joven trío neoyorquino que está causando furor con su disco debut “Big Suspicious” que presentaron muy gustosamente parte de los temas que componen este trabajo junto a otros de su anterior EP “Lock and Key”. Wild Adriatic no fueron el grupo invitado, ni mucho menos, el caso es que los chicos se lo pusieron difícil a sus compañeros de escenario y es que esta formación a tener muy en cuenta desprende una gran vitalidad encima del escenario.  El incesante movimiento del bajista, vaya ritmo tiene el tipo,  envuelto en el contundente equilibrio que impone la batería y el bajo desde los primeros acordes calaron hondo entre el público.

El trío compuesto por Travis Gray a la guitarra y voz, Mateo Vosganian a la batería y el bajista Rich Derbyshire basan su estilo en los sonidos setenteros consiguiendo un sonido fresco y actual, rock agradable donde el juego vocal y los riffs de guitarra cobran una elevada importancia. Se recrearon a sus anchas sin andar con el temor de pasarse en el tiempo y así poco a poco se metieron al público en el bolsillo, sorprendieron a más de uno me incluyo, y es que los grupos en directo ganan por sí solos y si encima son como estos de los que ganas no les faltan mejor que mejor.

Aunque no les hubiera hecho falta rescataron el tema “Inmigrant Song” de Led Zeppellin para dejar bien claro de como las gastan por el otro lado del charco. Así, con el listón muy alto dejaron paso a Moreland & Arbuckle, otro trío que también estrenaban nuevo trabajo “7 Cities”, éstos se centran en el blues, pero no en el blues al que estamos acostumbrados, lo de estos chicos es la ostia. El juego que puede dar una batería, una armónica y una guitarra siempre que se desmarcan de los clichés habituales y dan rienda suelta a los impulsivos sonidos de raíz. Influenciados por los sonidos ilimitados de la música americana matizan la combinación por el blues, folk, rock…. aportando una novedosa puesta en escena, ancestral diría yo.

Toda una inspiración musical que mana de la agresiva forma que tiene Arbuckle de soplar la armónica mientras Moreland rasga sus seis cuerdas paseando por el  escenario como poseído dentro de un ataque arrebatador que culmina en patadas al aire, sin olvidarnos del incansable Kendall Newby a la batería. Inusuales pero directos a la herida, ahí donde escuece y es que nunca una “cigar guitar box” desprendió tanto ritmo, la ausencia de bajo obliga a la guitarra a estar en un frenético doble juego y así acometer en el encontronazo con la armónica. Sentimiento, empeño y un constante agradecimiento al público eran muestras notables de que el trío de Kansas se lo estaban pasando tan bien como los que estábamos abajo. Al final una despedida por todo lo alto con sendas versiones junto a Wild Adriatic remataron una gran y triunfal noche en Madrid.

 

 

 



 

More from Ángel Manuel Hernández Montes

Los Deltonos junto a Dixie Town arrancan la gira “Salud!” en Madrid

Los Deltonos presentan su último trabajo "Salud!" junto a los vigueses Dixie...
Leer Más