The Logical Group destierra la tristeza en la Sala Monasterio

El cáncer nos ha arrebatado recientemente las vidas y el arte de David Bowie y Lemmy Kilmister y, por si eso fuera poco, esta terrible enfermedad también afecta en la actualidad a Rick Davies posponiendo así la gira que Supertramp tenía prevista para este año y que debería haber pasado por España el pasado noviembre. Deseándole a Rick una pronta recuperación, los seguidores de la banda inglesa han encontrado en The Logical Group al perfecto grupo tributo de los británicos, lo que sirve para entretener esta espera y hacer también algo más llevadera la muerte de músicos tan maravillosos como Glenn Frey, guitarrista de los Eagles. Porque, además de invitar a la reflexión, no cabe duda de que el optimista ritmo de piezas como la inevitable “Breakfast In America” siempre encienden una sonrisa. Y este quinteto catalán llevó al optimismo como un instrumento más logrando un lleno de los que hacen época en la barcelonesa Sala Monasterio (Moll de Mestral, 30 – 31). De hecho, llevan desde el 2002 recreando la etapa clásica de los artífices de “Crime Of The Century” (1974) y, sin salir de su ciudad, sencillamente arrasaron.

 

LOGICAL GROUP-6244_web

 

Realmente, si se cierran los ojos por momentos se tiene la impresión de estar escuchando a Davies y a Roger Hodgson, que ha bendecido el grupo con su admiración, en aquellos años setenta donde la pareja de compositores encadenaban un éxito tras otro sin apenas dejar respirar a las listas de discos más vendidos. Precisamente la parte más difícil de esta hazaña recayó sobre Pedro Calvache, que suplió el papel de Hodgson, cuya agudísima voz es muy complicada de imitar. Además, Pedro estuvo impecable al teclado y brillante en todos los solos y acompañamientos a la guitarra, sobre todo cuando se hizo con una de doce cuerdas para interpretar “Give a Little Bit”.

 

LOGICAL GROUP-6088_web

 

Otro factor clave es el trabajo en común a la hora de aportar unas armonías vocales muy bien logradas que se unen a una puesta en escena en la que se recrea la rica imaginería del grupo al que admiran. En ese aspecto, “Dreamer”, con dibujos del cuento “El Principito” de Antoine de Saint-Exupery reflejados en la pantalla, sirvió para que todos soñáramos con ver por fin a la formación original de nuevo sobre un escenario. Tampoco desmereció en absoluto Ferran Ruíz, que con piano y micrófono, se vistió de Rick llevando la voz cantante, entre otras, en “Another Man’s Woman”. De todos es sabido que el papel de maestro de ceremonias siempre lo llevó el saxofonista John Helliwell, pero aquí su doble, Xavi López, sólo se limitó, aunque magistralmente, a los instrumentos de viento, ya que el sentido del humor fue patrimonio del bajista Daniel Fernández. Este, con un bajo de cinco cuerdas –en “Lady” impartió una verdadera lección-, fue el alma gemela del baterista Javier Herrera a la hora de mantener la maquinaría rítmica a todo gas.

 

LOGICAL GROUP-6098_web
LOGICAL GROUP-6071_web

 

Y así, entre sonrisas, música y recuerdos, pues parte del público tenía una edad para haber visto a Supertramp en su apogeo, pasaron dos horas disfrutando de obras maestras como “From Now On”, la genial “Child Of Vision” y, en mi opinión, dos de los mejores momentos del recital: “Just Another Nervous Wreck”, que puso al respetable al borde de la misma histeria escondida en su letra, y la épica “Crime Of The Century”.

 

LOGICAL GROUP-6276_web

 

Como única pega -y se trata de un detalle de seguidor acérrimo más que propiamente un reproche-, “It’s Raining Again” sigue siendo el principal argumento de los que odian a los autores de discos tan grandes como “Crisis? What Crisis?” (1975), “Even In The Quietest Moments” (1977) o el infravalorado “… Famous Last Words” (1982). Un tema facilón, apto para cualquier radio fórmula pero cansino hasta decir basta; ¿no se podría haber recurrido en su lugar a “Bloody Well Right”, “Waiting So Long” o “Don’t Leave Me Now” por citar tres ejemplos? Personalmente, admito que me lo pasé en grande aunque yo soy de esa pequeña legión que reivindica incluso los álbumes que se grabaron tras la partida de Roger, como el maravilloso “Brother Where You Bound” (1985) o el más insuficiente “Free As A Bird” (1987). Pero eso es lo de menos, porque a los fans de aquel legendario grupo siempre nos quedará aquel gran directo titulado “París” (1980) y un show de The Logical Group para dedicar una cariñosa sonrisa de agradecimiento y cariño a artistas inigualables, genios como Bowie y grandes músicos como Lemmy o Frey, que nos leen, miran y escuchan desde la eternidad.

 

LOGICAL GROUP-6296_web

 

Texto: Federico Navarro.
Fotos: Ramón Hortoneda.

 

Galería fotográfica: Ramón Hortoneda

 

Etiquetas de la historia
, ,
More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Los Toreros Muertos, vivitos y coleando

Los Toreros Muertos presentaron Colegio Público Javier Krahe en Canarias el último...
Leer Más