Juan Belda, Carretera Mágica y entrevista

Juan Belda, músico de referencia en el jazz, con un trabajo constante desde los años 80, presenta el viernes 10 de junio su último trabajo «Carretera Mágica» (Fol Música) en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife.

Convencidos de que, si no lo conoces ya, debes conocerlo y en el caso de conocerlo, te gustará saber de él, le hemos pedido que conteste a unas preguntas.

Reunidos en el excelente Strasse Park Tenerife me encuentro con Juan Belda y Pelayo Arrizabalaga -músico de dilatada carrera, saxo, bajista, especialista en música electrónica- que acompaña a Belda en este proyecto.

Dirty Rock Magazine (DRM). Muchos años en la brecha, trabajando duro. ¿Cuál fue el hecho o momento definitorio en su carrera -el punto o puntos de inflexión- que le posicionaron en lo que es hoy como artista?

Juan Belda (JB). La música siempre estuvo ahí. Mi madre era pianista y empecé cuendo era joven, como aficionado. Fui profesor de filosofía durante 8 años. Llegué a la conclusión que lo que me gustaba era la música. Con veintipico años decidí dedicarme de pleno a ella.

DRM. ¿Qué supuso salir de Canarias para seguir con su carrera? ¿Lo considera imprescindible?

JB. Fue una decisión. «Lo voy a intentar. Me voy a Madrid a vivir de la música y a ver lo que aguanto, dos años, más…» Y vas tirando, tirando hasta que es tu vida. No es necesario forzar, no es necesaria la ruptura; salio así. Te dedicas 24 horas y no estás mediatizado o influido, más centrado en lo tuyo, aunque la inseguridad también es muy dura a veces. Está ahí. Hay que estar muy decidido.

DRM. Desde «Juan Belda» hasta este «Carretera Mágica«, pasando por «Desde El Hierro» incluso con un toque más de raíz, siempre hemos detectado un vínculo con el arte plástico y una concepción más artística de su trabajo, quizás concebida más como forma de expresión que como de entretenimiento. ¿Cuál es su intención, cómo se enfrenta usted a la creación musical? ¿Ha cambiado esa actitud a lo largo de sus trabajos o mantiene un hilo común?

JB. «Desde El Hierro» es un disco que me encanta. [Yo se lo recomiendo a cualquier mente inquieta. Referencias folclóricas herreñas con todo el ]. Se grabó entre El Hierro y Madrid. Y me gusta mucho.

Yo pertenezco a una generación, igual que Pelayo, la de los 80, en la que nos interesaba la música, la pintura, la literatura y era todo casi una misma cosa, algo renacentista en cierta manera. He hecho música para galerías, para performances, con Pedro Garhel. Es todo lo mismo, la creatividad surge y unas veces es una técnica o lenguaje y otras veces otra.

Me gusta el trabajo en el estudio. La música es como un cuadro; vas poniendo y quitando capas hasta que terminas de ajustar y tienes la pieza.

DRM. Tengo la sensación que con usted, lo de nadie es profeta en su tierra, no se aplica ¿Cómo se ve desde fuera el panorama musical Canario?

JB. El concepto tierra yo lo tengo muy dentro. Yo soy canario y me siento canario. Cuando vengo a tocar aquí es cuando más nervioso me pongo y es el bolo más importante. Sin duda. Yo me siento ciudadano del mundo, pero uno nació donde nació y eres como eres porque naciste y te criaste en un sitio. Eso te condiciona siempre: el síndrome del salmón no te lo quita nadie.

 

 

 

 

«El síndrome del salmón no te lo quita nadie»
IMG_1323
Juan Belda

DRM. ¿Cómo define su música?

JB. Eso es dificilísimo. Ahora llevo tres discos con la misma compañía. Pero cuando vas a presentar un disco a una nueva compañía, la pregunta es durísima: te preguntan «¿en qué caja de la tienda pongo el disco?» Entonces ya te matan. Esto que yo hago no es ni Jazz, ni electrónica, ni rock. Pero huele a todo esto, de todo eso hay.

RDM. Parece que la música electrónica vino un día para quedarse. Hoy mueve personas y dinero en cantidades considerables. ¿Cuál es su postura, cuál es su medio natural y espontáneo de expresión? ¿Hay una razón para cada cosa, Jazz/Síntesis, o todo es lo mismo?

JB. La música electrónica era antes, ahora es sólo música. Ya está muy introducida, es relativo. Unas cosas se hacen de una manera, otras de otra. Pero ya no hay diferencia por el cómo se hace. Es música. Todo es lo mismo. En este trabajo uso de todo, lo voy usando según lo necesito.

 

 

 

«Soy bastante amoral en cuanto a estilos» 

DRM. Una vertiente importante en su música, en sus situaciones, parece que es la étnica y de raíz. «Sound Stones» con música massai desde Kenya o el mencionado «Desde El Hierro» donde aparecen referencias al folclore herreño -quizás uno de los más enraizados con lo aborigen y precolombino en Canarias- así lo avalan. ¿Es realmente una dualidad o lo aparentemente evolucionado de lo digital nos puede llevar a lo elemental y primigenio?

JB. Yo soy bastante amoral en cuanto a estilos. Yo, lo que me gusta, lo meto, lo utilizo cuando lo necesito. Que quede bien el guiso.

DRM. Recuerdo un concierto en el Cine Víctor, en Santa Cruz de Tenerife, con WAX BEAT como uno muy especial. Pura curiosidad, ¿cómo surgió esa colaboración?

JB. P.K.D.A. fue el proyecto anterior que surgió a partir de una visita de Patricia Kraus (voz en WAX BEAT) al estudio. Éramos Daniel Asanz a la batería, Patricia Kraus a la voz y yo a los tecados. Era un grupo muy raro, muy loco, que se transformó en WAX BEAT.

Lo pasamos muy bien, hicimos un montón de giras, dos discos y un tercero que no se editó. Tocamos mucho y muy bien. Hasta que cada uno quiso hacer su trabajo, su estilo… y se terminó. Me lo pasé increíble, desde abajo hasta arriba, creciendo. llegamos a tocar con Carlos Puig, que ahora toca con Paquito de Rivera, en Miami… Una banda que murió de éxito.

Escucha el nuevo disco de Juan Belda Bit Band «Carretera Mágica»

DRM. Y ahora Juan Belda Bit Band. Su último proyecto con tres trabajos ya a la espalda. Muchas colaboraciones, siempre bien rodeado. ¿Cómo surgen las colaboraciones?

JB. Yo tengo un banda muy estable. Hago la música y después se incorpora cada uno a poner su parte. Grabo digitalmente y después viene cada músico y graba su parte. Lo ensayamos y tocamos en directo. Luego se van incorporando músicos, que entran y salen, que van añadiendo su porción y vamos puliendo poco a poco con cada actuación. Es un concepto vivo. Pero somos básicamente Junjo Ortí, Jorge Pardo, Epi Lorente, Enrico Barbaro y yo.

Es el proyecto en el que más me encuentro, es el que quería hacer.

DRM. ¿Qué encontraremos en «Carretera Mágica«?

JB. Quiero que sea música que guste. Hay muchas historias metidas dentro, que surgen mientras lo haces. Es un filtro donde quedan las coas que te mueven o impulsan mientras lo haces. Luego, al final te das cuenta que han aparecido esas cosas, al final.

Será una pequeña opereta, no hay un cantante sino un actor, Hans Piesberben. Aunque no es una performance, es un espectáculo musical con actor.

IMG_1324
Juan Belda

DRM. ¿Qué es lo siguiente que tiene previsto?

JB. Seguir, seguir con «Carretera Mágica«, desde octubre en adelante. Iremos a Madrid, a Berlín, Santiago, Valencia. Siempre con este formato y siempre en teatros. Los clubs no funcionan bien en este sentido.

Juan Belda es un creador de una gran sensibilidad y conocimiento, investigador y curioso irredento, respetado en todos los entornos en donde desarrolla su creatividad y muy apreciado entre los que le seguimos.

Resulta grato ver, en los créditos de trabajo, la dedicatoria.

Recuerda, el viernes 10 de junio en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife. Cita ineludible.

More from Jesús Villa González

Última Experiencia. Crónica de su concierto en La Sala Sol.

Última Experiencia. Crónica de su concierto en La Sala Sol de Madrid...
Leer Más