Hasta siempre Charles Aznavour. Uno de los últimos de una generación que enamoró con su voz al mundo entero

El cantante Charles Aznavour falleció en la madrugada de este lunes 1 d e octubre a los 94 años. Se alzó a la fama mundial a pesar de una voz y físico atípicos que no le impidieron consagrarse con sus nostálgicas melodías como el último gigante de la canción francesa del siglo veinte.

Le decían que era demasiado feo, demasiado bajito y que no podía cantar. Pero este gigante de 165 centímetros apodado «Aznovoic por sus críticos -en un juego de palabras en inglés por «has no voice», no tiene voz-, vendió más de 180 millones de discos en ocho décadas de una carrera que nunca abandonó.

El Frank Sinatra francés de origen armenio se jactaba de haber grabado en los pesados discos de pasta de 78 revoluciones hasta los CD, pasando por los LP de vinilo, que inmortalizaron más de 800 canciones compuestas por él mismo, incluyendo unas 70 en español.

Aznavour (Shahnourh Varinag Aznavourián Baghdassarian), su verdadero nombre) representa una parte fundamental de la música francesa. Una historia marcada por los éxitos. Clásicos como “Venecia sin Ti”, “La Bohemia” y “She”, entre muchos otros, marcaron su exitosa carrera. La magnitud de su nombre es sorprendente: fue versionado por artistas de primera línea como Bing Crosby, Ray Charles, Sting y Elvis Costello. Hijo de armenios se subió por primera vez a cantar a un escenario a los 11 años acompañado de su hermana Aída. Años después, en 1941 tuvo un gran encuentro con Pierre Roche. Juntos participaron como acto de apertura de la gran Edith Piaf. “Sur ma vie”, su primer gran éxito, llevó su nombre al reconocimiento.

A lo largo de su carrera, Aznavour consiguió una gran cantidad de premios como Héroe Nacional de Armenia, Ciudadano de Honor de Cannes y Palma de Oro, Oficial de la Orden Nacional de Quebec y muchos más. Paralelamente tuvo una destacada carrera cinematográfica como actor en Disparen sobre el pianista (1960), «Un taxi pour Tobrouk»(1961), «La prueba de valor» (1970), entre otras.

Cuando se le preguntó por la música que le gustaba escuchar, el cantante definió: «Me gusta todo tipo de estilos. Si uno lo piensa, solo hay dos tipos de música: la buena y la mala. Nada más.

Etiquetas de la historia
,
More from Carlos Pérez Báez

Nashville Pussy y Bob Wayne de gira juntos por España y Europa. Ambos odian la Ley

Nashville Pussy y Bob Wayne en cartel doble, regresan a España dentro...
Leer Más