Adiós a Scott Walker, adiós al pop barroco

Maldito marzo. Scott Walker, otra leyenda del en el que a principios de los sesenta lideró The Walker Brothers, una de las pocas bandas que rivalizó seriamente con The Beatles en cuanto a popularidad nos dejó hoy a los 76 años. David Bowie fan confeso de Walker, llegó a producirle un documental.

Lejos de ser un artista excéntrico más en la escena musical, Walker basó su música sobre pilares de propósito, intención y contenido reales. Es horriblemente obsesivo con las letras y, con base en ellas, construye estructuras, improntas vocales dramáticas y recursos musicales que se adaptan a lo que cada canción requiere como pieza artística.

 Un barítono de voz resonante y tono aterciopelado que dio sus primeros pasos en la música a fines de los 50 casi como un teen idol fue uno de los músicos experimentales más vanguardistas y arriesgados del momento. Scott Walker hace música más compleja y difícil de escuchar hoy que en 1966, cuando su banda de entonces, The Walker Brothers, logró eclipsar momentáneamente el éxito de The Beatles en Reino Unido.

Entrevista a David Bowie y mensaje de Scott Walker a éste en el 50 cumpleaños del Duque Blanco.

Scott Walker logró mezclar en sus primeros trabajos de solista baladas pop de Burt Bacharach y Hal David con canciones sobre relaciones sórdidas, marineros ebrios y soldados que tenían su primera experiencia sexual en el campo de guerra.Su carrera es un testimonio de evolución musical y búsqueda expresiva, cuyo legado está materializado en 14 álbumes muy diferentes entre sí, algunos de los cuales influenciaron a artistas como Radiohead, Jarvis Cocker, Brian Eno o Julian Cope y otros que el mismo Walker desearía borrar de su memoria. 

«Soused» publicado en 2014 fue su último disco de estudio, posteriormente compuso dos bandas sonoras en 2016 y 2018. Con su anterior trabajo dos años antes,se estrenó The Scott Walker: 30 Century man, un documental que repasa su extraordinaria carrera, la de uno de los músicos más enigmáticos de los últimos cincuenta años. Dirigida por Stephen Kijak, la cinta cuenta con la producción de David Bowie y celebra el viaje artístico de Walker caracterizado por su imponente voz. Sesiones de grabación e imágenes nunca mostradas forman Scott Walker: 30 Century man, donde se entrevista, entre otros, al propio Bowie, Sting, Brian Eno, Radiohead, Jarvis Cocker o Richard Hawley.Walker se hartó de la locura que suponía aquel grado de fama y se fue del grupo. Fue la primera estrella del rock que hizo un bartleby.

Adiós-a-Scott-Walker-adiós-al-pop-barroco

Y aunque no tardó en regresar en solitario, lo que hizo a partir de entonces lo hizo bajo sus propias normas. Por ejemplo, adaptando al inglés temas de un belga desconocido para el público británico de 1967 llamado Jacques Brel. Walker tenía una voz impresionante que acabó determinando la manera de cantar de David Bowie, uno de sus grandes admiradores. David Sylvian, Julian Cope, Jarvis Cocker y Marc Almond también besaban el suelo que pisaba. Richard Hawley y John Grant participaron recientemente en los conciertos BBC Proms que se celebraron en Londres celebrando su legado.

En 1964, junto con John Maus y Gary Leeds, Noel Scott Engel (así se llama realmente) formó The Walker Brothers, una banda estadounidense de pop inspirada en el sonido orquestal de Phil Spector y Burt Bacharach, que tuvo un éxito tan gigante como efímero en Reino Unido entre 1964 y 1967.

Walker se separó del grupo en su mejor momento, como consecuencia de no poder manejar algunas situaciones relacionadas con la fama (una vez terminó atrapado dentro de un auto dado vuelta en el medio de la calle con decenas de fans intentando romper los vidrios), pero mayormente, debido a diferencias creativas con los otros miembros del grupo.Se hizo solista, interesado por el trabajo de Debussy, Kerouac, Bergman y sobre todo Jacques Brel, cuyas canciones versionó en inglés de forma barroca y emocional con un vibrato vocal poderoso que se convertiría en uno de los pilares distintivos de su sonido.

David Bowie tuvo en Scott Walker una de sus más grandes influencias, para luego ir absorbiendo su dramatismo vocal, una vez Bowie graba “Heroes”, y con el disco de reunión de The Walker Brothers, Nite Flights, se hizo evidente que el autor de “Montague Terrace (In Blue)” también había estado escuchando a su alumno. A partir de ahí, comienza un proceso lento pero evidente de mimetismo entre ambos. Mientras en los ochenta Bowie se comercializaba, Walker se radicalizaba.

El componente visual de sus letras se fue haciendo cada vez más evidente y trabajado, al tiempo que su figura como artista marginal crecía e inspiraba a varios músicos del momento y a generaciones posteriores. DEP

More from Carlos Pérez Báez

Gira española de US Rails presentando su nuevo disco «We Have All Been Here Before»

US Rails nuncian gira española para el próximo mes de febrero en...
Leer Más