Ludovico Einaudi en el Liceu

El músico italiano Ludovico Einaudi presentó «Underwater» los pasados 27 y 28 de Abril en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona de la mano de The Project.

El cine y la publicidad destapa en muchas ocasiones canciones olvidadas en el tiempo que ganan reconocimiento cuando la popularidad del producto se vuelve global. Este éxito mediático consigue que compositores cuyo círculo no se abría más allá de la música clásica sean capaces de llegar a todo el mundo. Ocurrió en 1993 cuando a Michael Nyman le encargaron la banda sonora de “El Piano”. Tras diez años de mostrar su música en múltiples proyectos, fue la película de Jane Campion lo que hizo que todo el mundo conociera su nombre.

20220427-Ludovico-Einaudi_DSI6585©DesiEstevez

Algo parecido le sucedió a Ludovico Einaudi, cuando en 2011 su música formó parte de la película “Intocable”. Tras diez años de publicaciones, fue la llegada del film francés el que hizo que por fin probara las mieles del éxito. Y de repente sus trabajos anteriores comenzaron a escucharse en todas partes: series, películas, anuncios… Desde entonces su popularidad entre el público ha ido aumentando y se ha convertido en un fenómeno de masas. Algo que le ha permitido llenar grandes teatros de las ciudades más importantes del mundo.

Con los estragos de la pandemia en remisión, Einaudi se embarcó en una gira europea cuyo paso por Barcelona contó con dos fechas en el Gran Teatre Del Liceu. En ellas, el pianista presentó “Underwater”, su ultimo trabajo del que apenas se había publicitado nada. Lo cierto es que eso no le impidió colgar el cartel de “No hay entradas” las dos noches. Con una puesta en escena sobria, el piano fue el gran centro de atención. A un lado, un set de instrumentos de percusión. Al otro dos sillas donde las cuerdas de un violín y un cello serían protagonistas. Iluminando el escenario seis grandes focos que le darán un carácter cálido al conjunto. Las luces se apagaron puntuales y con la figura del músico acercándose a su instrumento, el público del Liceo lo recibió con una fuerte ovación. 

20220427-Ludovico-Einaudi_DSI6629©DesiEstevez

Un primer bloque dedicado a “Underwater”, compuesto por el tema que da título al disco, “Flora” y “Swordfish”, se encargó de ir metiendo al público en situación. Es posible que a nivel compositivo, sus canciones no sean de una gran complejidad, pero consigue generar ambientes y provocar en el oyente ciertas emociones gracias a los arreglos y las cíclicas cadencias que tienen sus melodías. El dueto de cuerda que acompaña a Einaudi hizo aparición para acompañar “Divenire” y aumentar un poco más la sensación de estar atrapado entre las notas que el pianista iba liberando del pentagrama en cada pulsación. 

A lo largo de dos horas, el músico italiano fue desgranando sus temas más conocidos a los que el público reaccionaba con entusiasmo en sus aplausos. Canciones como “The Mountain”, “Nuvole Bianche” , “Una Mattina” o “Fly” dejaban ligeras variaciones respecto a sus originales y ofrecían al público los momentos más relajados. Pero cuando los cuatro músicos se encontraban en escena se desataba la intensidad y las emociones afloraban en el patio de butacas en cuanto la nota final de composiciones como “Cold Wind”, “Low Mist” o “The Path Of The Fossils” dejaba de sonar. 

 

Poco a poco, y sin apenas darse cuenta del paso de los minutos el concierto fue llegando a su fin. El catártico punto que supone “Experience” hizo que todo el Teatre del Liceu se pusiera en pie para rendir una merecida ovación a Ludovico Einaudi. Llegado a este punto podría considerarse este como uno de los grandes conciertos del año. Intenso, emotivo, dejando a flor de piel las emociones… Con un final perfecto por todo lo alto… Pero tras la retirada de los músicos aún nos tenía guardada una sorpresa para el final. El problema es que fue la típica sorpresa que casi manda al traste todo el concierto. Tras unas palabras en favor del pueblo ucraniano, Ludovico presentó una pieza escrita en su honor. 

20220427-Ludovico-Einaudi_DSI6546©DesiEstevez

Una despedida emotiva podría ser el lazo para este regalo de velada, pero “Song For Ukraine” resultó una composición pobre, muy alejada de todo lo que se pudo escuchar durante la noche y que dejó frío a más de uno. Una pena, porque un tema así, colocado a mitad de concierto permite remontar el ritmo y mostrar ese lado solidario de la misma manera. Pero ponerlo como colofón final tras “Experience” resultó ser más bien como ese café horrible que casi te arruina una gran cena.

Fotos: Desi Estévez

20220427-Ludovico-Einaudi_DSI6636©DesiEstevez

Ludovico Einaudi en el Liceu

Escrito por
More from Sergio Leiva

Trombone Shorty traen el Mardi Gras a Barcelona.

Guitar BCN trajo una muestra del espiritu de Nueva Orleans de la...
Leer Más