Elvis y el Coronel Tom Parker

Elvis Tom Hanks film

¿Y qué contar de «Elvis», la película? Para empezar, no es una película biográfica ortodoxa. Elvis Presley , a excepción de los Beatles, es la figura más mitológica de la historia de la música popular. Eso lo convierte en una figura singularmente tentadora para construir una película biográfica. Pero también hace que contar su historia sea un desafío único.

Todo acerca de Elvis, ya sea el ascenso, la caída, todo lo que ocurrió en el medio, está en este sueño febril de sus casi 2 horas y 40 minutos, es una película extraña: convincente pero no siempre convincente, a la vez arrolladora y dispersa, con una figura central cuya vida, durante mucho tiempo, se siente como si no estuviera siendo dramatizada sino ilustrada.

Elvis tenía una mirada de demonio insinuante anidada dentro de ese destello de sonrisa. Hemos vivido durante medio siglo en un mundo de imitadores de Elvis, y Austin Butler, como la mayoría de ellos, tiene una cualidad cercana pero no real. No convoca del todo el aura interior de majestad de perro sabueso de Elvis.

Lo que “Elvis” nunca nos muestra del todo, al menos no hasta su segunda mitad del filme, es lo que estaba pasando dentro de Elvis Presley. Por un tiempo, la película juega como una novela gráfica sobre las anfetaminas, deslizándose sobre la iconografía de Elvis pero permaneciendo juguetonamente separada de su alma. En cambio, filtra su historia a través del punto de vista del coronel Tom Parker, quien es interpretado por Tom Hanks.

Elvis se convierte en un ser humano desgarrador. Su director Luz Luhrmann ha hecho un drama lamentablemente imperfecto pero a veces llamativo que se convierte en algo conmovedor y verdadero. La película, aunque vale la pena verla, pasa demasiado tiempo atrapada entre un mito del rock y algún lugar de la cabeza de su director.

More from Carlos Pérez Báez

El Drogas celebra 4 décadas de Barricada en una gira

El Drogas echa la vista atrás para celebrar 40 años de canciones...
Leer Más