Paul Collins en directo. Power guitar premium.

Parece mentira, Paul Collins, con los años que lleva en el negocio y la caña que aún puede desprender en directo. Claro, sólo con tocar unos cuantos de los temazos de su primer Lp, el genial The Beat y con un a una banda de acompañamiento engrasada, en este caso, unos chavales irlandeses veinteañeros (alguno, el bajista, podria ser su hijo por la cara de crio que tenía), que tienen hambre de escenario (y que se saben al dedillo su biblia del powepop), todo es pan comido: “veni, vidi, vici”, sras/sres.

Sala Loco club de Valencia, viernes 8 de mayo, noche de calor humedo, espectación de fans en la puerta, un centenar largo de seguidores de todas las edades y condición. A las 12 de la noche tocadas, la medianoche mágica, despues del bolo de la banda telonera, los Serie B, buen grupo valenciano de Rock ”n roll de querencias 60 que nos divirtieron con un set muy potente y eléctrico (cada vez son mejores, sólo les falta hacer un gran disco) saldría a escena la Paul Collins Band de 2015. La excusa perfecta, la presentación de su nuevo disco, Feel the noise, que esta a punto de salir a la venta.

concierto serieb y paul collins en loco club

El autoproclamado “rey del powerpop” americano moderno, (osea, y para no marear a los que odian las etiquetas tontas, puro rock’n’roll cañero, a veces más acelerado, a veces más tranquilo, cargado de melodias pop superpegadizas), mr. Paul Collins, un tipo de 61 tacos, de vuelta de todo, que ya dejó su impronta eterna en la enciclopedia de la música moderna a finales de los 70 tocando la batería con los Nerves en L.A. y con sus dos primeros discos neoyorquinos como The Beat, ha demostrado ser un tipo listo. En la época de Spotify, de bajadas de canciones, de saturación de todo, de superficialidad, mediocridad, constantes revivals y copias de copias, hace lo que siempre ha hecho, un pop hipervitaminado, perfecto, de guitarras, que une sin complejos lo mejor de los 60 con los Ramones. Y oiga, parece que le sale estupendamente. Aquí triunfó por todo lo alto.

El bolo fue una fiesta. En hora y pico larga, todo un vendaval de temazos en crescendo de a cual mejor y que, tios, sonaban como un trueno. Y eso que Paul vino con la voz un tanto cascada. La banda, perfecta, con un guitarrista que era una máquina a las 6 cuerdas. Fueron cayendo temas de toda su larga carrera, desde clásicos eternos de los Nerves como When you find out o Hanging on a telephone (sí, el del cover famoso de Blondie), algún tema de los nuevos, (pero, ojo, no tocó casi ninguno del disco anterior King of Powerpop! O eso me pareció a mi) y sobretodo de su primer disco como The Beat: Working too hard, Work-a-day-wold, Walking out on love, Let me into life,…todo temazos, y para acabar Rock’n’roll girl para delirio colectivo de los asistentes.

Las primeras filas acabaron dando votes freneticos en una orgía colectiva de melodias, electricidad rock y buen rollo. Sudor, sudor, sudor. Lo que toca en todo buen concierto de rock que se precie. Lo dicho vini, vidi, vici, vino, vio y venció. Que vuelva pronto.

Manel Navarro San Lorenzo (Manel Ramodne).

Fotos de Iñaki Serpico y de Juan Carlos Pestano, litelestudio fotografía.

concierto serieb y paul collins en loco club

 

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Roger Hodgson trajo todo su desayuno americano a España

Roger Hodgson presentó sus canciones de Supertramp en la plaza de toros...
Leer Más