The Foxholes conquistan la sala Monasterio tras una cuestión de suerte

Texto de Federico Navarro y fotos de Desi Estévez.

Un titular en forma de un juego de palabras, sencillamente una manera ingeniosa de iniciar un texto que se adentra en una noche de septiembre en la barcelonesa y encantadora Sala Monasterio donde dos bandas locales, Cuestión de Suerte y The Foxholes, inauguraron la oferta de conciertos de la promotora Thruman Producciones de esta temporada.

Abrieron la velada los primeros con un Pop-Rock claro y directo, que en parte puede recordar a El Canto del Loco y que reuniría a legiones de fans adolescentes si estos chicos tuvieran la fortuna de llamar a la puerta idónea en el momento adecuado. Les falta ese halo de peligro, ese toque macarra que tuvieron en su día los Tequila, pero eso no quita que su primer disco, “Diez” (2013), demuestre que saben lo que se traen entre manos cuando entran en un estudio y que, por lo hablado con ellos, su próximo álbum puede ser un salto adelante que mejore lo escuchado en su debut.

Lo que está claro es que sobre las tablas a este quinteto no se le puede reprochar absolutamente nada. Rafa Sáez es un cantante solvente en su registro aunque sería interesante escuchar cómo se desenvolvería en otras tesituras. Por su parte, el juego de guitarras entre Carlos González y Dídac  Zárate, que también toca en Nu-b, es una baza francamente ganadora y que encandiló sin problemas al respetable. Lo mismo se puede afirmar de una sección rítmica –soberbios el bajista Paco Zárate y J.Arriola a la batería- que late al servicio de canciones pegadizas donde desamores, pasiones y demás asuntos del corazón acaparan unas letras mucho más elaboradas que las pertenecientes a otras bandas del mismo estilo. Aunque temas como “Loco soñador”, “Héroe de alquiler” o “Barriendo huellas” beban de un romanticismo un tanto cursi, incluso el que se creía el más duro del lugar acabó sucumbiendo a esa melancolía en forma de recuerdos de viejos amores que vienen y van, pero que no dejan de estar presentes en nuestra memoria sentimental. Además, siendo honestos, cuando se añade algo de contundencia a piezas como “Me quedo atrás”, entramos en eso que Sabino Méndez bautizó como “Rock suave” en uno de los clásicos de Loquillo y Trogloditas. Y, sin duda, por esa senda el talento de estos muchachos puede explorar otros interesantes horizontes. Tiempo al tiempo.

En un terreno totalmente distinto y con un público más ávido de experimentar con otros sonidos, se mueven The Foxholes, que presentaban su último álbum, el excelente “Radio Cincinnati” (2015). Nacidos en 2006, su formación ha sufrido varios cambios pero ha girado siempre en torno a Jonah A. Luke que, encima del escenario y con voz y guitarra, ejerció de líder de un trío que deslumbró desde el primer momento con una original propuesta. Procediendo de un Rock más clásico, con los años se han adentrado en las complicadas selvas del Progresivo, pero lejos de perderse en desarrollos demasiado aburridos, lograron forjar canciones fácilmente asequibles y que enseguida conquistaron a sus fans e incluso a alguno de los músicos que han pasado por sus filas y que se acercaron a verlos en acción. Arte.

Escucha el nuevo disco de The Foxholes «Radio Concinnati».

Pese a la calidad que poseen como instrumentistas –desde luego el baterista Vicenç Molina  y el bajista Paulus se complementan a la perfección-, la complejidad de alguno de sus temas requeriría de un teclado que enriqueciera el sonido, pero eso no significa que no recomiende disfrutar de uno de sus recitales en su actual formato. Con piezas como “El mismo sol” o “Betrayal”, supieron alzarse con un triunfo incontestable fruto de sus años de trabajo. No en vano, estamos ante una formación que ha sabido labrarse una trayectoria francamente interesante a base de no desfallecer jamás ni rendirse. Por algo se llaman, y de nuevo uso otra de esas metáforas que la fortuna me pone en bandeja de plata, The Foxholes, que traducido del inglés, significa “las trincheras”.

Desi Estévez Shooting the Sound en flickr.

Desi Estévez Shooting the Sound en 500px.

The Foxholes en concierto sala Monasterio.5

 

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Canarias Jazz & Mas Heineken, llega a su XXIV edición

El Festival Canarias Jazz & Mas Heineken comenzó el pasado día 3...
Leer Más