Pájaro 3 puñaladas de amor guitarra en mano

Pájaro en Café Quilombo, Tenerife, 02/04/2016

El pasado sábado 2 de abril de 2016, Andrés Herrera RuízPájaro,  nos dio una lección acústica y “de palo” sobre el amor; el amor entre personas, el amor a las ideas y a la música y el amor a la justicia.

Pájaro en Café Quilombo, Tenerife, 02/04/2016
Pájaro en Café Quilombo, Tenerife, 02/04/2016

Alzado por el insuperable y omnipresente Raúl Fernández, Pájaro nos presentaron su último trabajo “He matado al ángel” -segunda actuación dentro de la gira que le llevará a presentar su disco por todo el territorio nacional y el segundo trabajo de su prevista trilogía antes de volver al Rock-  en el que incluyeron temas de su reconocido primer trabajo “Santa Leone”.

Vimos a Pájaro en directo, en acústico y en el El Café Quilombo de La Orotava, a la distancia suficiente para no poder  (y no querer) escapar de las tres certeras puñaladas que Andrés y Raúl nos lanzaron.

Pájaro en Café Quilombo, Tenerife, 02/04/2016

La primera puñalada la dieron con su música. Dos guitarras acústicas que sonaron a la perfección, sin duda porque fueron ejecutadas perfectamente. Conjuntadas, alternantes y virtuosas, recorrieron las clásicas escenas de Pájaro. La referencia constante al sonido italiano de mitad del siglo pasado, películas del oeste, silbidos… sin perder de vista el origen andaluz, yendo y viniendo de San Remo o Positano a Lebrija pasando en ocasiones por Niza, a bordo de un rock-blues-flamenco-surf descarnado y arrabalero.

La segunda puñalada nos la asestaron con su amor y los textos, las letras sobre el dolor del amor y la alegría de volver a empezar. “He matado al ángel” te remueve y te muestra la perspectiva del que ha vivido mil y una, del que ha sufrido y que ha disfrutado lo suficiente para querer contarlo.

Pájaro en Café Quilombo, Tenerife, 02/04/2016

Y la tercera, mortal y definitiva puñalada, la que terminó por postrarnos a sus pies, fue la que nos asestaron con su carisma, su elocuencia y su humor. Una actitud comprometida con lo social, reivindicativa (“a la gaviota hay que cortarle las pelotas”), a la vez íntima y cómplice y un sentido del humor propiciador, terminaron por hacer de la velada un ejercicio casi espiritual a la vez que macarra y gamberro.

Pájaro tendrá que volver a Canarias. Volverá, estoy seguro. Y deberá hacerlo a un espacio donde podamos ser más, otra vez, los damnificados por este torrente salvaje.

Entre las mesas nuevo Café Quilombo que suena muy bien y en donde te tratan mejor, pudimos hacer una vídeo entrevista a Pájaro que publicaremos en breve. No te la pierdas.

 

 

More from Jesús Villa González

Tirando Onda, Jazz brasileño en el MAPAS

El MAPAS pretende el encuentro entre los diferentes agentes que intervienen en...
Leer Más