Hotfeel y Vincent Black Shadow: Mis propias debilidades

Texto por Federico Navarro y fotos por Rockfels.

Uno tiene sus debilidades. Y una de ellas se llama Hotfeel y su peculiar sonido, que nos lleva al Rock sureño aliñado con Hard Rock pero con un aroma contemporáneo que hace que no sean una copia de un clásico ni que el resultado final huela a naftalina. Al contrario, son artistas valientes que saben que de momento se dirigen a un público pequeño pero que crece poco a poco. Con humildad y tesón. Aman lo que hacen y la música les corresponde con el mismo cariño. Por eso, un recital en la barcelonesa Sala Monasterio la noche del 30 de abril de 2016 constituyó una excelente oportunidad para repasar los temas que forman parte del que será su próximo debut discográfico y, además, conocer a Vincent Black Shadow, formación a la que no había visto actuar antes.

Abrieron mis viejos conocidos con esa garra que les caracteriza y Panther -el alter ego de la maravillosa Esther-, doblegó al público bajo el poder de su voz y actitud, haciéndonos saber que en esta selva musical la pantera es la única reina y que no pensaba ceder su trono costara lo que costara. Junto a ella, la guitarra de Reverend impuso ritmo, respeto y los solos de guitarra que sedujeron sin piedad. Enorme en “Southern Soul” y sorprendiendo a propios y extraños mientras tocaba “Beatiful Black Rose” con una curiosa guitarra que parecía la maleta de aquel comercial interpretado por Fredric March en “Muerte de un viajante” (1951). Por su lado, Sick, vistiendo una camiseta en la que ondeaba la bandera inglesa –la querida Union Jack-, fue el contrapunto Punk a esos aires estadounidenses que siempre rodean al grupo mientras que la batería de Hellthunder hizo honor al sobrenombre del músico. Preciso y contundente. Aunque entre tanta fuerza, hubo momentos más pausados, como en “Gone For Good”, cuando se frenó el ritmo y afloraron más claramente los sentimientos, acercándose la vocalista a una mezcla entre Janis Joplin y Aretha Franklin, con ese toque negro vestido de Soul. En una palabra y adjetivo: brillantes.

Por su parte, Vincent Black Shadow suplieron con creces la dificultad que supone pisar un escenario tras la exhibición de los Hotfeel, pero alentados por un grupo de seguidores que se presenta allá donde toquen, arrancaron con fuerza basando su discurso, entre otras cosas, en las guitarras de Mariano Gil y del también vocalista Nacho Oliver. Y es que, no en vano, son estos dos músicos los verdaderos corazones de un proyecto que con los fichajes del bajista Luis Cervera y, sobre todo, de esa furia a la batería que es David Sáez, ha iniciado una etapa francamente prometedora. Se comprobó el poderío de unas letras escritas en un castellano tan cuidado como el diseño de la motocicleta que inspiró el nombre de la banda a inicios del año 2000. ¿Su estilo? Pop-Rock aunque cabría escucharlos más atentamente para buscar más de un matiz escondido en su particular propuesta.

Vincent Black Shadow (14)

Eso sí, entre lo que convendría mejorar tenemos una puesta en escena demasiado sobria, pero que en el tramo final de su actuación, empezó a mostrar cierta alegría dejando un estupendo sabor de boca. Fantásticos en “Totem”, corte instrumental que gustó mucho. Porque, al fin y al cabo, este cuarteto supo salir de su “Círculo de fuego” para darnos sus particulares “Visiones” y hacer comprender al respetable que aunque muchas “Almas perdidas” acaben “Bajo tierra” nunca nos quedaremos “Sin destino”. Y es que, personalmente, si me dan unos cuantos títulos de canciones con los que pueda jugar, tampoco puedo ceder a esa tentación. Debilidades que tiene uno.

 

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Desde Portland: The Cry!

El pasado día 19 de Septiembre los chicos del Reducto Sónico iniciaron...
Leer Más