The Handsome Family. La belleza de la América desolada.

El pasado 3 de Mayo acudimos a otra noche con estrella, concretamente, SON Estrella Galicia, encargados de traer a artistas de renombre internacional e indudable talla a la madrileña bombonera del Teatro Lara. En esta ocasión tuvimos el placer de degustar a otra banda Americana, cabecera del género con el mismo nombre. The Handsome Family, una formación asentada en Chicago que lleva más de 20 años produciendo trabajos de peculiar y variado espectro. Dados a conocer al gran público por ser los artífices de la canción de cabecera de la famosa serie televisiva True Detective, protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson en su primera temporada, mientras Colin Farrell y Rachel McAdams se encargaban de dar vida a la segunda. Adorados por Jeff Tweedy, Andrew Bird y el mismísimo Ringo Star. Pero este reconocimiento les llega tarde, puesto que sus andanzas y proezas en cada uno de sus álbumes desde 1993, habrían merecido una atención mucho más temprana, pero ya se sabe…

HF06

La formación elegida para la noche la conforman acompañando a los dos componentes originales, batería y guitarra solista, que también hace las veces de pedal steel de modo magistral. El artístico duo formado por el matrimonio Brett y Rennie Sparks van desgajando sus melodías que nos hablan de sangre, religión y horrores varios de la América profunda, en un tono agridulce, a medio camino entre el sarcasmo y la ironía. Sus pasajes hablan de los cuentos más oscuros del country, siniestras habitaciones de hotel en medio de desoladas carreteras, esqueletos y jóvenes habitantes de entornos rurales y marginales, amantes que terminan asesinándose en la profundidad de bosques habitados por criaturas siniestras.

HF08

Entre tanto horror habita la mayor de las bellezas, porque estos cuentos los decoran con medios tiempos pantanosos que son auténticas obras maestras de la composición moderna. A la altura de trabajos como aquel maravilloso LP: “I See A Darkness” de Will Oldham bajo su seudónimo Bonnie “Prince” Billy y del que el mismísimo Johnny Cash hiciera suyo el tema principal del mismo nombre. Ya que hablamos de una formación televisiva, diremos que, en cierto modo, el paisaje que dibujan  The Handsome Family, nos recuerda a la belleza de las composiciones de Angelo Badalamenti, adornando con belleza los siniestros acontecimientos de aquel pequeño pueblo del estado de Washington en la maravillosa “Twin Peaks”, ficción de David Linch transitada por el Agente Cooper y los paisanos de la malograda Laura Palmer. Serie que fue rodada realmente en ubicaciones cercanas al estado, pero que pertenecían a Canadá, concretamente a las villas de Snoqualmie, North Bend y Fall City, muy cercanas al pueblo de Roslyn, este ya perteneciente a Washington, pero que sin embargo sirvió para ambientar otra serie de culto, “Doctor en Alaska”.

P1070901

El show comenzó con el tema “No One Fell Asleep Alone”, de su loncha “Twilight”, tras esta maravilla llega directamente “Gold”, del album que vienen a presentar, ese “Unseen” que hace el número 20 entre sus trabajos, del que tienen en la entrada del teatro una magnífica versión en vinilo verde de alto gramaje al que no pudimos resistirnos. Según van pasando los temas, te das cuenta de que la compenetración entre la pareja es perfecta sobre el escenario. En las interpretaciones de un mismo tema alternan las voces con belleza como pájaros de distinto timbre que se contestan en un bosque. Una maravilla que gana bastante sobre su sonido de estudio, aunque la verdad que se trata de trabajos muy bien producidos. Sea como sea, da gloria degustarlos en directo.

P1070976

Entre el repertorio que ofrecieron destacamos “Weightless Again”, “Amelia Earthart Vs The Dancing Bear”, dedicada a la primera piloto que cruzó el Atlantico y que desapareció misteriosamente sin dejar rastro en su segundo viaje, “All The Time In Airports”, que hace referencia al “amor” que Rennie tiene a los aeropuertos y como no, la canción de la serie True Detective, “Far From Any Road”. También nos embelesaron melodías como la más tradicional “Up Falling Rock Hill”, “The Sad Milkman”, “Arlene” y “Frogs”. Así hasta un total de 18 temas para un concierto que duró poco menos de dos horas.

HF03

Instrumentalmente Brett no es un prodigio. Se pega todo el show con la misma Telecaster del 52 y su talento está más ligado al fraseo que a las 6 cuerdas. En el caso de Rennie, las cuerdas y la voz son tal para cual y lo hace a las mil maravillas. Alterna el clásico banjo con un ukelele-bajo que hizo las delicias del respetable en todos los temas en los que sonó. Sobre el escenario Rennie estaba especialmente ocurrente y envuelta en su irónico humor nos fue tratando de explicar en castellano el título y temática de cada una de las canciones, mientras Brett la decía que hoy estaba especialmente sembrada, Rennie contestaba que su ingles no era mucho mejor que su castellano y que no se podía esperar mucho más de una newyorkina metida a música country y casada con un tejano. La verdad es que crearon un ambiente especial y distendido. Jugando con las historias de sus canciones, nos decía que alguna de ellas hablaba sobre adentrarse en las profundidades del bosque para cometer delitos de sangre, “algo que hoy en día seguimos haciendo”, esperamos que se refiriera a componer y no a delinquir. 

Una pareja grande y a la vez humilde que se quedo al finalizar el concierto a saludar y firmar. Ellos mismos recogieron sus instrumentos y se fueron con la música a otra parte. A seguir narrando las desgracias de una América vacía, canciones que critican un país pobre en espíritu y cultura, en contra de la imagen que se pretende exportar. Un territorio joven que valorando lo banal no ha sabido labrarse un patrimonio cultural a la altura de la gran nación que es, más allá del Entertainment. Salud!

P1080018

Fotos CGM / Javier Naranjo. Texto Javier Naranjo

Escrito por
More from Javier Naranjo

Tim Easton. Vuelve a casa por Navidad.

Tim Easton vuelve como cada año en el mes de Noviembre para...
Leer Más