Zucchero: Todos los sabores de la música

La leyenda del rock italiano Zucchero cautivó desde el primer minuto a un público que llenó anoche, 25 de julio, el Teatro Real de Madrid, dentro del ciclo de concierto de Universal Musical Festival. Un formidable equipo de doce músicos se empleó a fondo durante dos horas y cuarto de concierto para alcanzar varios clímax de desenfreno sonoro. 

Zucchero Madrid Universal Music festival 2017.3

El sonido fue apabullante: dos baterías, dos puestos de teclados (Brian Auger a cargo del órgano Hammond C3, casi nada), dos steel-guitar, bajo/contrabajo, sección de vientos (aires cubanos en la tuba y la tropeta, más norteños al saxo), guitarra eléctricas y acústicas (de seis y doce cuerdas), violín, dobros, mandolinas y armónicas. Todo ese arsenal sumado a la entrega de un veterano como Zucchero dio como resultado un espectáculo total, casi una inabarcable experiencia musical de manos de un hombre que ha sido capaz durante décadas de trazar un camino propio para combinar el idioma italiano con unos sonidos que bastantes veces proceden de Louisiana.

Zucchero Madrid Universal Music festival 2017.2

Durante el primer bloque, con diez temas, repasó exhaustivamente el nuevo disco Black Cat, lanzado el año pasado y promocionado en una gira de dimensión mundial, casi tan interminable como la de Dylan. Tras un comienzo sin respiro (Partigliano Reggiano, 13 Buone Ragioni, Ce Si Arrende, 10 More days, Hey Lord, L´anno dell´amore, Voci) llega un primer instante sublime con Fatti di Sogni, un sueño hecho realidad que luego desemboca en La Tortura y Terra Incognita.

Zucchero Madrid Universal Music festival 2017.5

Anuncia Zucchero que hay un cambio de tercio. Invita con gestos reiterados a bailar. El público se levanta de las sillas y comienza a seguir los ritmos de un viejo rockero (61 tacos) cuya carrera toca casi todos los palos: Vedo Negro, Baila (con la Telecaster en estado incandescente), Never is a Moment, Il Volo, L´urlo, Cochabeck, Un Soffio Caldo, Il Suono della Domenica y Miserere, con Plácido Domingo al fondo y un curioso juego entre el pasado y el ahora.

Zucchero Madrid Universal Music festival 2017.

Luego salió del escenario y dejó que sus músicos se lucieran con un par de temas, para finalmente alcanzar cumbres con Solo una sana e consapevole libidine salva il giovane dallo stress e dall’Azione Cattolica, Diamante, Per colpa di chi, Diavolo in me (cosecha espléndida de 1989), Long As I Can See the Light, de los Creedence, y el punto final: Sensa una Donna. Ahí llega la fiesta total y el tiempo de decir hasta pronto a un hombre musicalmente sincero y valiente. Adelmo Fornaciari es mucho más que azúcar, porque sabe a todas las músicas del mundo.

Texto por Miguel López. Fotos cedidas por organización Universal Music Festival.

Escucha “Black Cat” (2016) de Zucchero

Zucchero Madrid Universal Music festival 2017.4

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Cat Super Power y otra guerrera llamada Marem Ladson: la noche de los vivos en el Price

El pasado viernes 2 de Noviembre tuvimos la inmensa fortuna de presenciar...
Leer Más