Entrevista a Cómo Vivir en el Campo: «Tumbarse a escuchar un disco y no hacer nada más en absoluto: si todo el mundo hiciera eso dos o tres veces por semana, el mundo sería un lugar más seguro.»

Cómo Vivir en el Campo es un trío formado en Madrid que, tras varios CDs autoeditados, publicó en 2012 su primer largo, CVEEC (Discos Calabaza).

Su música viaja entre el sonido californiano de finales de los 60 y el noise pop de los 90, dando forma a un pop luminoso y radiante, oscuro y ambiguo, cantado en castellano. Su directo intenso y apasionado ha conquistado a todo aquel que ha tenido la oportunidad de verlos actuando por las salas de Madrid. En el verano de 2014 terminarían de grabar su segundo disco, que vio la luz a finales de septiembre de la mano de El Genio Equivocado y se llamaría CVEEC 2.

Este trabajo les ha permitido tocar en la edición 2014 del Primavera Club y en el Monkey Week, además de recorrer gran parte de nuestro país, cosa que hasta el momento no habían hecho. Tras realizar un montón de conciertos cosechando buenas críticas, el grupo se encierra para grabar las canciones de su nuevo trabajo, un disco que puede acabar de situarlos como una de las promesas con más proyección dentro del panorama independiente de nuestro país. El trabajo se editaba en octubre de 2016 y se titularía “CVEEC 3“. En julio de 2017 editan Corazón y bolsillo, un EP de 4 canciones recuperando descartes del disco y alguna nueva versión de alguna de sus canciones.

Entrevista a Cómo Vivir en el Campo:

¿Dónde vivís?

Los tres vivimos en Madrid.

¿El rodaje del video clip “Perdido love for sale” fue un estrés?

Teniendo en cuenta que se rodó en tan solo una jornada de trabajo, lo fue un poco, la verdad. Hicimos alguna prueba rápida antes, pero la cosa fue bastante a ciegas, y realmente no teníamos claro si al final funcionaría ese efecto de rotación en esa habitación. David y Andrés son los responsables de que aquello fuera un éxito y nunca podremos agradecerles lo suficiente su trabajo.

 CVEEC 1,2, Y 3 para que complicarse

Led Zeppelin, Soft machine… siempre nos ha gustado esa cosa de llamar a los discos así, enumerados como si fueran una serie. Es elegante, sencillo, y deja que la música y los textos hablen por sí solos.

¿Cómo se diseña una portada de Cómo vivir en el campo? La portada del EP, el juego del parchís, ¿de dónde viene?

Pedro se suele encargar de los diseños, y es un poco maniático con esas cosas. Les da vueltas una y otra vez. La portada de ‘Corazón y bolsillo ep’ es una obra suya de los tiempos de la facultad, cuando iba de artista conceptual, y se llama ‘Parchís para uno’. Para ganar siempre… aunque al final tengas que jugar solo.

¿Hasta qué punto estamos condicionados biológicamente?, ¿cómo nos transforma compartir la vida con los demás?

Nosotros tres compartimos a menudo coche, restaurante, hotel y wc y eso nos transforma unas veces en seres adorables y otras en cretinos.

20170925

  «A falta de actitudes realmente útiles y prácticas, nos contentamos con compartir vídeos, retuits y likes como si fueran hostias o besos».

Piensas en la música como canalizador terapéutico

La música sirve para muchas cosas, y es una gran medicina. Hay mucha gente que solo con escuchar a ese desconocido que le canta eso mismo que él estaba pensando y sintiendo, ya se siente mejor. Y, como ocurre con los olores, los sonidos y las melodías nos pueden transportar a lugares mejores y hacernos sentir cerca de personas que están lejos o que ni siquiera están vivas. Tumbarse a escuchar un disco y no hacer nada más en absoluto: si todo el mundo hiciera eso dos o tres veces por semana, el mundo sería un lugar más seguro.

¿Cuál es vuestro sueño, vuestras metas?

No somos personas ambiciosas. Musicalmente, llegar a ser capaces de desarrollar una carrera más o menos longeva y dejar varios discos por el camino en los que has hecho exactamente lo que te ha apetecido, es sin duda un éxito. A partir de ahí, todo lo que venga es un triunfo. Si nos preguntas, hace diez años nos hubiéramos conformado con editar un single y ver una reseña en prensa, así que con tres Lps por el camino y cierto reconocimiento, no podemos más que sentirnos unos afortunados.

 

Mejor experiencia en un festival, lo mejor y lo peor de estos

Entre todos los elementos, factores y demás que hay que manejar a la hora de montar un festival, los organizadores a menudo se olvidan de dos cosas muy importantes: el público y las bandas. Te encuentras con verdaderos dramas, auténticas tomaduras de pelo y atracos a mano armada a cuenta de chavales que lo único que quieren es pasar un buen rato y ver a sus grupos. Del otro lado del escenario, te puedes encontrar el mismo panorama a costa de las bandas que lo único que quieren es salir, tocar y, si se puede, divertirse. El FIB es un ejemplo de festival que trata con respeto a las bandas, pero no hace falta ser el FIB para poder permitírtelo: la falta de presupuesto no es una excusa. Festivales como el Maldaltura en LLessui o el Canela Party en Málaga son un ejemplo a seguir en cuanto a cómo tratar a un músico con respeto y cariño. Por desgracia, de cuando en cuando uno se encuentra con situaciones en las que, literalmente, no te dan ni agua. Como público, hace poco vimos uno en Coruña el que a la gente no le dejaban meter en el cámping ni comida y bebida traídas de fuera. Es un milagro que la gente no acabara arrasando y prendiendo fuego al chiringuito.

¿creéis en la vida después de la muerte?

La verdad es que no. Una persona, un gato, un perro se va, y deja en los demás su recuerdo, su amor y su presencia: eso es lo que llamamos espíritu, y para eso estamos aquí.

Este disco CVEEC 3 me da la impresión que es el más trabajado y me atrevería a decir el mejor.

Exactamente no es que esté más trabajado… digamos que está trabajado de otra manera. Hay una variedad de estilos y de registros muy amplia, y eso puede hacerlo parecer más laborioso, pero en realidad es el que se grabó más rápido de los tres. Cada disco ha traído consigo un proceso muy distinto y, haciendo memoria, creo que fue CVEEC 2 el que más trabajo llevó. En cualquier caso, siempre hay detrás de cada disco un proceso de ensayo-error a través de demos y demás bastante complejo.

Eso sí, hay una diferencia de estilos o mezcla que pude descolocar

Efectivamente, la hay, y fue algo más o menos deliberado, al menos a la hora de componer. A la hora de abordar las grabaciones nos encontramos con la dificultad de tener delante un conjunto de canciones completamente dispares a las que había que dar una coherencia. En ese sentido, Rubén hizo un gran trabajo con la mezcla, y cuando uno escucha las canciones no tiene la sensación de estar escuchando a doce bandas diferentes, que era el peligro que corría el disco, sino que se deja llevar con naturalidad y sin sobresaltos. Secuenciar bien el orden de las canciones es muy importante, y no todo el mundo parece tenerlo siempre en cuenta: una canción ocupando el número que no le corresponde puede arruinar la escucha de un disco.

¿Cómo fue la composición de “Solo es para ti”?

Pues salió casi del tirón, letra incluida. Otras veces no hay tanta suerte y puedes estarte meses dándole vueltas a melodías, letras o estructuras. Independientemente de si una estructura es complicada o no, puede haber muchísimo trabajo detrás. A veces lo más complicado es llegar a ese punto en el que das con la forma más sencilla de hacerlo. Como sucede muchas veces con las canciones del grupo, ‘Solo es para ti’ no tiene estribillo. ¿Para qué? ¿Alguien lo echa en falta? Los estribillos están sobrevalorados. Discos de catorce canciones con sus catorce estribillos… eso no hay quien se lo trague. Si no tienes un estribillo como Friday on my mind o no haces heavy metal, mejor déjalo para otra ocasión. La intro orquestada fue idea de Miguel, que llegó un día con esa melodía y se nos quedó a los tres grabada hasta que un día se nos ocurrió que podía ser una gran introducción para el tema, y la verdad es que no sería la misma canción sin esos seis segundos del principio. En el ep que acabamos de editar aparece una versión primeriza del tema, grabada en los estudios Big Cheff, en la que no están cantados los versos del puente. Fue a raíz de esa grabación cuando nos dimos cuenta de que ahí faltaba algo, y es verdad que la canción ganó mucho cuando esa parte se completó con esa melodía y esa letra. El solo y todo lo que viene detrás entra mucho mejor. Y hablando de solos, rara vez están improvisados: de la misma manera que se trabaja una melodía de voz, los solos hay que componerlos; es entonces cuando cobran un sentido más allá del de un simple paréntesis instrumental.

¿Qué buen rollito “corazón y bolsillo? ¿cómo surgió? ¿y esas risas, y ese descojone? ¿y porque esa segunda parte en el EP?

Lo grabamos en Carabaña en la finca de Juanma, bajista y voz de Campeón. Es un lugar increíble en medio del campo, y nos juntamos allí un fin de semana con la idea de grabar la canción entre unos cuantos amigos. La experiencia, como se puede percibir en el ambiente, fue muy divertida. La versión que aparece en el ep es en realidad, por decirlo de alguna manera, la versión original del tema. Cuando se compuso, se hizo para ser tocada de esa forma, con esas guitarras y esa pegada, y así es como la tocamos en directo habitualmente.

«Una persona, un gato, un perro se va, y deja en los demás su recuerdo, su amor y su presencia: eso es lo que llamamos espíritu, y para eso estamos aquí».

¿Cómo surgen los temas instrumentales?

Hace años había bastantes más temas instrumentales en el repertorio del grupo. La posibilidad de poder contar algo sin necesidad de recurrir a las palabras es algo muy interesante. Dejar que la música hable por sí sola.

¿Cuál será vuestro próximo video?

Hace unos meses estuvimos tocando en Austin y grabamos algunas imágenes con las que Miguel ha hecho un vídeo muy bonito. Ese será probablemente el próximo que saquemos.

¿Qué opináis de las drogas?

Ninguno de los tres somos consumidores, afortunadamente. Como tantas cosas, como gracia casual puede tener su cosa, pero poco más. Por otro lado, si te gustan las drogas y no eres millonario, estás condenado a ser un desgraciado toda tu vida, por muchas razones.

20170925

Como vivir en el Campo: «Esa juventud que compra vinilos para escucharlos en tocadiscos chinos de 50 euros… para eso mejor volvemos a las cassettes».

¿Qué pretende reflejar la letra de “los idiotas”?

Esta situación que se vive ahora en la que, para cambiar el mundo, y a falta de actitudes realmente útiles y prácticas, nos contentamos con compartir vídeos, retuits y likes como si fueran hostias o besos.

¿Qué cambiarias en nuestro país? ¿Cómo se trata a la cultura?

Muchas cosas. Culturalmente nos venden este lugar como algo único y maravilloso, y la realidad es que esto es un solar. Por lo general, hay poco o ningún interés en desarrollar realmente una escena (hablemos de literatura, música, pintura, da igual) más allá de lo que todos conocemos. Aquí se desconfía mucho de lo que ‘no se conoce’. Esa canción no la bailaré hasta que no la haya escuchado cien veces por la radio; ese cuadro no me gustará hasta que no lo haya visto en un anuncio de Coca-cola; ese libro no me gustará hasta que no hayan hecho una película con él. Y así.

¿Se puede vivir de esto?

Hay gente que lo consigue, así que la respuesta es sí. Si por el camino tienes que dejar tu dignidad olvidada en alguna parte, eso es otro cantar. Jordi Labanda, aquel ilustrador que arrasó en los 90, contaba que le frustraba mucho el hecho de que, desde el momento en el que pasó a ser un ilustrador reconocido, las agencias dejaron de interesarse por otra cosa que no fueran esas figuras elegantes y estilizadas que le hicieron famoso. Aunque quisiera hacer otra cosa ya no podía, porque nadie quería comprárselo; solo le demandaban el mismo dibujo, una y otra vez. Creo que algo parecido le ocurre a muchas bandas, si no, no tiene explicación. Después está el miedo al vacío. Si algo te ha dado de comer, agotarás ese recurso hasta que no te quede otro remedio que probar otro camino.

¿Qué opináis del auge del reggaetón?

Si no fuera porque en el 99% de los casos se trata de producciones muy pobres, podría llegar a ser algo interesante. Algo tendrá ese ritmo, que hace que se muevan millones de culos al unísono.

¿Qué escucháis últimamente?

Miguel anda últimamente con los Silver Apples y Cat Stevens, Carlos con Lambchop, Isasa, Propagandhi o Él mató a un policía motorizado y Pedro solo escucha KISS y Campeón.

¿Cuál es la canción que se te ha metido en la cabeza últimamente?

Ya es chungo cuando se te pega una canción de otro, pero cuando se te pega una tuya que tienes a medio escribir puede ser un martirio chino, porque lo más probable es que no haya una letra que cantar más allá de tres o cuatro palabras, y ahí va tu cabeza dando vueltas y vueltas a lo mismo a todas las horas del día intentando acompañar a esas tres o cuatro palabras con todo tipo de sandeces. En esas andamos ahora. 

Un lugar donde perderse

Carlos es mucho de perderse en lugares bonitos y alejados, pero dice que para perderse perderse, la Fundación Jiménez Díaz. Es un sindiós. 

¿Quizá sea muy predecible pero la que me conquisto a primera vista fue “criquet o croquet”, lo esperabais?

Fue la que elegimos de adelanto. Antes de grabar el disco, una noche durante una prueba de sonido nos pusimos a tocarla (solo un trozo, ni siquiera estaba terminada) y al rato vimos al técnico que mientras tiraba unos cables la estaba tarareando. Ahí nos dimos cuenta de que esa canción tenía gancho.

Una película, un disco, un libro

Pedro: Buffalo 66, Sticky fingers, Todos los hombres son mortales.

Miguel: Boogie nights, In the airplane over the sea (Neutral Milk Hotel), Matar un ruiseñor.

Carlos: El ángel exterminador, Los días (Isasa), El leopardo de las nieves.

¿Qué aficiones tenéis a parte de la música?

Pedro colecciona camisetas viejas, a Carlos le gusta mucho la montaña y a Miguel, perderse en el cuerpo de alguna groupie.

¿Qué es lo mejor que os ha dicho sobre vosotros, un miembro de otro grupo?

Bueno, Jose de Celica XX dijo hace poco que éramos una puta mierda.

¿Vinilo o cd?

El único sentido que tuvo la llegada del CD fue eliminar de la faz de la tierra las cintas de cassette, que eran un invento macabro. Cumplen la misma función y además no se enganchan. El vinilo es distinto: si tienes un vinilo, tienes un pedazo de la historia de la música (siempre que no sea una de esas reediciones cutres que despachan Fnacs y demás). Por otro lado, esa juventud que compra vinilos para escucharlos en tocadiscos chinos de 50 euros… para eso mejor volvemos a las cassettes.

¿Cuál fue vuestro peor o mejor concierto? ¿alguna anécdota en directo, Habéis tocado para menos de 5 personas?

La primera vez que participamos en el festival Maldaltura, cayó una tormenta monumental y hubo que recoger y desmontar el escenario a toda velocidad y, sobre la marcha, se improvisó como se pudo otro escenario en una especie de escuela en el pueblo. La gente tenía muchísimas ganas, los grupos también y la fiesta siguió como si no hubiera mañana. Se generó una energía fantástica, algo realmente bonito. En cuanto al peor, nos viene alguno a la cabeza, esas ocasiones en las que no sabes por qué, las cosas y las dinámicas no funcionan como deberían y nadie es capaz de arreglarlo. Precisamente la siguiente vez que tocamos en Maldaltura ocurrió algo así; ¡a ver si podemos volver y nos desquitamos! En cuanto a la última pregunta, si nunca has tocado para menos de cinco personas, te has perdido algo muy guay y muy necesario.

Muchas gracias, queréis contarme alguna anécdota o algo que no os haya preguntado.

Nada más. Que ha sido un placer. Entrevistas así son muy entretenidas. Un saludo a todos y muchas gracias por el apoyo.

 

Escrito por
More from José Fradejas

Foster The People «Sacred Hearts Club», Nos reinventamos pero seguimos siendo nosotros

Foster the People lanzan nuevo disco. "Sacred hearts club" es un álbum...
Leer Más