Foo Fighters. La honestidad del Rock, el amor a la vida.

El 16 de Septiembre la Ciudad Condal se preparaba para el aterrizaje de la que puede ser la mejor banda de rock en activo de este planeta. Un evento muy especial que se ha dado en llamar «Supersecret Show», para una audiencia reducida, con motivo de la presentación mundial de su loncha recién publicada y de título “Concrete and Gold”.

P1000674

El lugar del show, la sala Barts, no se desveló hasta pocas horas antes de su comienzo. Prensa, medios, discográfica y participantes de distintos sorteos para FFans (como se denomina a los seguidores de la banda de Grohl) eran los principales integrantes del público.

P1000680

La expectación levantada por este concierto era máxima, hasta el punto de eclipsar, por un día, el “monotema” del teatrillo independentista, tanto desde Madrid como desde Barcelona, que domina en estos tiempos la región y que trata de tener al país adormecido para que nos olvidemos de los temas importantes, como siempre. A diferencia de muchos, los Foo no olvidan el reciente atentado de las Ramblas y eligen Barcelona, a la que todos adoramos, como escenario para demostrar al mundo que no nos vamos a someter al miedo de la incultura, que vamos a seguir agarrados a la vida, agarrados a lo que queremos para ser, si cabe, más fuertes. Hace un par de días, el guitarrista de Pearl Jam, Stone Gossard, subrayaba la importancia de superar las dificultades de un mundo envenenado, apoyándonos los unos en los otros para extender este sentimiento como antídoto.

P1000628

Volvamos al concierto, que es lo que nos ocupa. La Barts es un auténtico lujo para disfrutar de los Foo Fighters, sus reducidas dimensiones (aforo de 1500 personas) y su disposición a modo de teatro distan mucho de los recintos que frecuenta la banda, acostumbrada a llenar estadios y festivales con cientos de miles de almas. Con esta premisa, imaginad la emoción de estar esperando a Dave y compañía a escasos metros de un escenario de sala “pequeña”. Era una vuelta a los orígenes, un retorno a los 90, cuando todo empezó y donde tuvimos el lujo de disfrutar de ellos en la madrileña sala Canciller allá por el 97. Estaba claro que la ocasión era única e irrepetible y había que vivir la a tope.

P1000858

La hora de comienzo estaba marcada para las 21h, pero el bolo no arrancó hasta cerca de las 22h cuando los músicos hicieron su aparición sobre las tablas ante la excitación de un respetable que tenía muchísimas ganas de Fighters. En especial el público catalán, que arrastraba la frustración de la cancelación del show programado para Noviembre de 2015, tras los tristes hechos de la parisina Bataclan. Los componentes de Eagles Of Death Metal son bastante colegas de los Foo y el horror de esos días les marcó más aún.

P1000667

Sin más contemplaciones, arrancaron a lo grande con el clásico y desgarrador “I’ll Stick Around” que puso por las nubes la adrenalina de los fans más maduros. ¡La cosa prometía! Parece que éste no va a ser el típico show de presentación de álbum en el que se toquen unos cuantos temas de la nueva publicación y para casa. Presagiamos todo lo contrario porque el segundo tema es “All My Life”, enlazado con el anterior y con las guitarras agarradas a la contundencia de una distorsión inapelable. Seguimos con “Learn To Fly” y ya estamos completamente metidos en la piel de Dave, un tipo que hace suyo cada concierto, un showman que te hace sentir parte del espectáculo desde el minuto cero. El siguiente tema ataca su nuevo álbum, el “The Sky Is A Neighbourhood” que si ya suena bien en el disco, en directo es una auténtica delicia. La cosa no para y sigue in crescendo. Alternando grupos de dos o tres clásicos con alguna descarga del “Concrete and Gold”. “The Pretender” y “These Days” contemplan ya a un Grohl completamente empapado y sudando rock por los cuatro costados en un sin parar arriba y abajo, como si tuviera 20 añitos. ¡Este tío es un crack!

P1000709

La banda tiene algunos problemas técnicos que hacen aparecer sobre la escena al Dave Grohl más “payaso”, en el que debería ser el único y buen sentido del término. Dave es un comediante y entre bromas, se mete más en el bolsillo a un público que está por las nubes. El fallo de los cables no ha hecho más que mejorar el concierto, porque en el parón, han atacado una versión del “Another One Bites The Dust”, que no será la única de la noche, donde también flirtean con “My Sharona”, donde Dave cambia la letra a “Barcelona…”. Suenan también pasajes del ramoniano “Blitzkrieg Bop” y el clásico de Lenny Kravitzash, “Are You Gonna Go My Way?”

Video audiencia Dirty Rock:

Vídeo oficial MTV con 40 minutos del concierto con imagen realizada:

El show ya alcanza más de una hora y el bueno de Dave comenta que es una noche muy larga y que no soñemos ni con estar a la mitad del concierto. Es increíble como Grohl, con el desgaste de cuerdas vocales que se impone, es capaz de mantener tan alto el listón toda la noche, todas las noches. Es un auténtico prodigio. Ya comentaba en el pasado Mad Cool madrileño que tenía cuerda para rato y que a él la voz no le iba a fallar. Es realmente increíble lo que sale de esa garganta y el estado de forma que demuestra.

P1000750

“My Hero” es una versión brutal de menos a más, “Skin And Bones” demuestra el portento a los teclados, acordeón incluida, del gran Rami Jaffee. Seguimos avanzando y temas como el celebérrimo “Monkey Wrench”, “Times Like This”, “Breakout”, el brutal “This Is A Call” y “Best Of You” demuestran, no solo la entidad de la banda, sino el portento que es su batería, el maestro Taylor Hawkins, que merecería un artículo para él solo. El setlist pegado en las tablas de la Barts no mostraba un par de temas que los Foo sumaron a la fiesta: el buque insignia con el que se dieron a conocer a mediados de los 90, “Big Me”, con los Footos incluidos y la novísima “Run”.

P1000770

La indescriptible descarga de “Run” merece este punto y aparte. No sé como contar esto, de verdad. En el disco es un temazo. Pero, ¡madre mía! lo que pasa en directo con esa composición se sale de todo patrón. Es como darle una paliza al malo. Va subiendo desde abajo y cuando parece que estaba en el clímax, sólo era el comienzo. La sensación más similar es la de ser arrastrado por una ola de mar brava que te revuelca sin piedad. Taylor, es posiblemente el mejor percusionista de rock del mundo y este tema le consagra como gurú de los tambores y platos con ese colosal cambio de ritmos. Una auténtica gozada para los sentidos. Junto al “The Sky Is A Neighbourhoood” y ”Dirty Water”, es el mejor tema de su última “galleta”. Pero es que, además, no nos quedamos cortos si decimos que está entre sus 5 mejores composiciones y probablemente, el mejor corte que han publicado en los últimos 10 años.

P1010030

Casi 3 horas después de su comienzo terminan con el imprescindible “Everlong” en una versión rabiosa y eléctrica a más no poder que nos “coloca” definitivamente en el cielo musical. Ninguno nos termínanos de creer lo que acaba de pasar en Barcelona. Hablamos de un show gourmet de máxima calidad. Una entrega bestial de los Foo en un país que les adora. En el Mad Cool esa adoración de miles de almas parecía por moda, pero parte de la audiencia de la Barts es la parroquia más convencida, aquellos que les han seguido durante los años y les han visto crecer. Seguidores acérrimos que han entrado en todo tipo de sorteos para poder estar aquí, que han hecho auténticas obras de arte foto y video gráficas para ser elegidos, que han comprado el nuevo álbum meses antes de su publicación o que han estado el día anterior en la puerta de la Fnac desde la cinco de la mañana. Parte de la Barts es ese público entregado, pero a la vez exigente y los Foo han sobrepasado ,con creces, todos los listones que se habían puesto.

P1000932

Dave comenta que trabaja día a día para ser un profesional porque quiere que su sonido sea excelente y sus conciertos perfectos, pero también subraya que, en su interior, sigue viviendo el joven fantasma de la ilusión extrema que le pide que no sea profesional, que siga disfrutando día a día con lo que hace. Y ¡vaya si lo consigue! Dave se emociona y emociona en cada show, y sus extraterrestres compañeros le siguen la jugada. Son una familia que lleva más de 20 años queriendo y celebrando juntos. Claro ejemplo de ello fue el “Happy Birthday” que todos le cantamos a su técnico Sean, y el tema del mismo título, perteneciente a su EP “Saint Cecilia”, que interpretaron como homenaje. Es una banda que ama y es amada, es una banda que entrega honestidad en cada disco, en cada directo, una banda que se pega lo justo a las necesidades comerciales y al guión impuesto por la industria.

P1000918

Su último disco no sigue la estela de ninguno de sus trabajo anteriores. Grohl y compañía se arriesgan a innovar porque es lo que les sale. Y ¿qué es el arte sino eso? Lo que te sale del alma, de lo más profundo del talento. Lejos de clichés seguros, de sucesiones de acordes “exitosas” que garanticen las ventas, porque a todos nos han estimulado el gusto por repetición de auténticas bazofias que se instalan en nuestras neuronas más por costumbre adiestrada que por paladar. ¿A que da asco? Pues en eso se basa el circo en el que estamos metidos, amigos. Perfectos algoritmos estudiados para vender discos a los ratones de laboratorio en los que pretenden convertirnos. Los Foo, emulan al gran Fernán-Gómez y gritan “¡¡¡A la mierda!!!” y nosotros lo gritamos con ellos.

P1000894

Salimos de la Barts con los pelos como escarpias, completamente excitados y con ganas de seguir saltando. Queremos cantar y no sabemos qué tema porque todos nos apetecen. Queremos seguir la fiesta agarrados a la vida, al amor, al respeto, a lo único que merece la pena y que nos rodea más de lo que pensamos. De verdad que no hace falta buscar mucho para encontrarlo. No nos dejemos engañar.

P1000935

Los Foo han demostrado en este show “secreto” su honestidad, su pasión por la música y su respeto al público. Sus ganas de Rock están fuera de toda duda. Pero es que, además, ellos son uno de los pocos pilares a los que nos podremos agarrar cuando no queden Stones, cuando no quede nadie que le saque el “middle finger” al que quiera controlarnos. Como dice un buen amigo, qué pasará cuando lleguemos a esa The Last Song” y ya realmente no se valore el talento de los osados. Decía Dave en una entrevista que era indescriptible la sensación que tuvo al darse la vuelta y ver al mismísimo Paul McCartney sentado a la batería, tocando un tema de los Foo, compuesto por el mismo Grohl. Y yo voy más allá. Dave, amigo, estoy seguro de que Paul sentía algo más fuerte que tú: el orgullo de un padre que ve al hijo seguir el buen camino. El camino de la responsabilidad de gritar al mundo que el Rock es la salvación y que no es más que amor a la música y a las personas. Dave, Paul es más feliz tocando la batería para ti que llenando un estadio con clásicos de los Beatles. De eso va la historia, así de sencillo. Salud!

P1000647

Escrito por
More from Javier Naranjo

Colter Wall & Ian Noe. Demasiado corazón.

Otra noche de raíces americanas, con vientos que soplaban desde Kentucky y...
Leer Más