Charlie Sexton y Chuck Prophet. Leyendas para «Some Girls» como «Some Amigos»

La gira de Chuck Prophet & Charlie Sexton And The East River Truckers para interpretar entero el «Some Girls» de los Rolling Stones llegó el pasado 29 de enero a la sala Changó en Madrid. Dentro del 20º aniversario de la promotora Houston Party y sirve para recuperar nuestra iniciativa We Used To Party, un ciclo en el que un artista versiona un álbum ajeno por el que siente especial admiración o que le ha influido de manera capital. 

Chuck Prophet y Charlie Sexton Madrid

Prophet y Sexton, guitarrista en la actualidad de Bob Dylan, productor y músico de sesión para Lucinda Williams, Alejandro Escovedo, Tift Merritt, o Roky Erickson entre otros, acompañados a la batería de Vicente Rodríguez, y del bajista Steve Adams, The East River Truckers salieron como una apisonadora al escenario madrileño a los acordes de «Let it Rock» de Chuck Berry, tema que los Stones solían incluir en sus conciertos en la década de los setenta muy a menudo.

Para luego enlazarla con «Some Girls» y las otras nueve canciones del disco en distinto orden. Disco fundamental para los Stones que empezaban ya a oler formol según la prensa especializada. 

Chuck Prophet y Charlie Sexton Madrid

Los Rolling Stones en aquel 1978, seguían en la cima del podio dejado por los Beatles al finalizar la década pasada. La diferencia era que Los Beatles querían tener la mano de las chicas, mientras que los Stones querían metérsela. 

Sus últimos discos ya sonaban a una fórmula cansina que se debía tal vez a un Jagger atraído por el glamoroso mundo de las celebridades y a Richards en la peor época de su adicción a la heroína. 

Charlie Sexton y Chuck Prophet en Madrid 2019

Las sucesivas olas de música progresiva, punk y disco contribuían además a mostrar una banda  desfasada. Los punks empezaron a patearlos, los Sex Pistols, The Clash y otras bandas estaban saliendo y se daban cuenta de que ya estában en una segunda generación. Frente a esto, la respuesta de los Stones a la modernidad no fue un álbum experimental que sorprendise a la crítica ni tampoco uno muy accesible que los reconcilie fácilmente con la masa.  En 1978 decidieron grabar con seriedad un álbum del modo que ellos mejor dominaban: sucio rock & roll.

La repentina salida de Mick Taylor, Ron Wood que no cuajaba como músico de apoyo, Keith Richard con serios problemas legales, Jagger distraído en las fiestas de Studio 54, el creciente interés de Charlie Watts por el jazz y el desinterés generalizado de Bill Wyman estaban haciendo que los Stones grabaron en piloto automático.  Pero Francia siempre fue un lugar  que inspiró a la banda y para ello se encerraron en el Pathé Marcone Studios, donde deciden regresar a la formación original de bajo, batería y dos guitarras.  A pesar de haber sido grabado en Paris, el resultado parecía un disco hecho en la decadente Nueva York de los setentas, cuyo espíritu lleno de cocaína impregnó todas las canciones.  La banda además se esforzó especialmente para este disco porque había la posibilidad de que sea su última grabación; estaba pendiente que se dicte la sentencia en Canadá contra Richards por posesión de drogas y se temía una condena larga.

Charlie Sexton y Chuck Prophet en Madrid 2019

Las sesiones de Pathé Marcone resultaron históricas.  Con un sonido simple en el que casi evitaron los overdubs y los músicos de apoyo, Wood convertido en miembro definitivo y sobretodo llenos de vitalidad, los Stones grabaron alrededor de 50 canciones que se utilizarían también para Emotional Rescue (1980) y Tattoo You (1981), tal vez los últimos buenos discos de la banda (aunque reconozco que el Voodoo Lounge de 1994 me encanta).  Some Girls es sin duda el mejor álbum de los Stones desde el Exile en Main Street (1972).  Rock & roll básico y vigoroso, con un single demoledor en Miss You.  Como en Sympathy for the Devil abriendo el Beggars Banquet (1968), curiosamente Miss You es la única canción de onda distinta a la del resto del disco y la tradición de la banda.  Con una mezcla de música disco ralentizada y soul decadente, ese single no fue un intento por cambiar el estilo del grupo para gustar a la nueva generación que empezaba a ver a los Stones como tíos; es solo la última muestra de que Jagger podía estar al día con lo que pasaba a su alrededor.  El cantante llegó a plasmar la influencia de la música de discotecas neoyorkinas frente a la tendencia del resto de la banda por buscar siempre el mismo sonido bluesero.  

Charlie Sexton y Chuck Prophet en Madrid 2019

Las ideas misóginas en la Respectable y su famosa frase “Las mujeres negras solo quieren ser follada toda la noche” en la canción del mismo nombre del álbum.  Las protestas vinieron de grupos de defensa de la mujer y de minorías raciales.  La controversia, que incluyó reproches hasta del movimiento encabezado por el reverendo Jessie Jackson, acabó cuando el cómico afromericano Garrett Morris del programa Saturday Night Life leyó una editorial que no culminó con una censura sino preguntando: ¿Mr. Jagger, donde están esas mujeres?   Al final ese espíritu cínico y sucio no solo es la característica central de la banda, si no que llega a su punto máximo en Some Girls.

Volviendo nuevamente al concierto de Chuck Prophet y Charlie Sexton en Madrid, estos dos grandiosos guitarristas e intérpretes contoneándose encima del escenario y evocando tiempos de exceso, la desmesura y el desborde vital, aquel que había inventado al rock como cultura y a los Rolling como icono, se había transformado en puesta en escena con «When The Whip Comes Down»,»Just My Imagination» de los adorados Temptations, «Shattered» seguían haciendo las delicias de todos los allí presentes. Con atril con partituras y letras incluido. Daba igual.

Sexton y Prophet meterían gas con la soberbia intepretación de «Lies», «Miss You», «Before they make me run», y pisando el freno con la country «Far Away Eyes», con Prophet repartiendo dólares en plan predicador de Bakersfield.

Charlie Sexton y Chuck Prophet en Madrid 2019

La maravillosa «Beast of Burden» y la salvaje «Respectable» pondrían al público arriba, en el aire hasta aplastarlos con oficio, exquisitez y encanto.

Con el soul rocanrol, la fanfarronería y con cancionessobre el diablo, llorando y mintiendo, como la fuerza de un huracán, Prophet a punto de sacar como productor un disco de The Rubinoos y Sexton a punto de publicar también como productor en nuevo disco de Ryan Bingham, se quisieron despedir a lo grande con tres canciones que no pertenecían al  «Some Girls» como fueron «Star Star», «Brown Sugar» y «Jumpin’ Jack Flash» con ambos músicos entre el público tocando y cantando con ellos.

Charlie Sexton y Chuck Prophet en Madrid 2019

Recuerda, la primera vez que una chica se quitó la ropa interior y la lanzó al escenario fue por culpa de un tipo que tocaba Blues, y cuando las chicas blancas empezaron a hacerlo, lo llamaron Rock & Roll.

Texto: Carlos Pérez Báez

Fotos y Video: Ana Hortelano y Javier Naranjo

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Cien años de sonrisas, lágrimas y Sinatra al ritmo del Jordi Rabascall Quintet

Jordi Rabascall Quintet celebró el centenario del nacimiento de Frank Sinatra rindiéndole...
Leer Más