Mike Tramp la voz de White Lion y Freak of Nature en Madrid

Entre mis amigos y yo hay una conversación recurrente: el intento de determinar si cierto grupo es ‘heavy’ o no (me flipa que aquí en España hasta Europe se considere un grupo ‘heavy’). Me acuerdo especialmente de una conversación hace muchos años que tuve con un «jevilota» típico.

El tío me dijo algo como “¿Te gusta el heavy metal? A mí también. Ya sabes, Sabbath, Slayer, Rainbow, White Lion…” ¿Perdooooona? White Lion?? ¿¿Heavy?? Después de conseguir contener mis carcajadas, se produjo un debate que sería el primero de muchos otros sobre música que tendría con él, ahora uno de mis amigos más queridos.

Mike-Tramp-White-Lion-Madrid-crónica-2019.

No, señores y señoras, White Lion no es una banda de heavy metal. Pero fueron una de las mejores bandas de hard rock / hair / glam en los años 80 cuando, como se dijo muchas veces el miércoles pasado, «Rock was fucking King in the world».

A finales de esa década, el álbum Pride de White Lion ya formaba parte de la banda sonora de mi infancia, junto con la música de Poison, Ratt, Mötley Crüe y otras “hair bands” épicas de los 80. Todavía siendo una cría, solía presenciar una escena demasiado típica de los viernes por la noche en los pueblos de EE.UU. de esa época. Acompañada por voces y riffs de guitarra a volúmenes demasiado altos, ya me sabia todas las letras mientras observaba como mis tías se echaban cantidades inhumanas de laca para crear sus imposibles peinados y aplicaban sus sombras de ojos de colores mega-brillantes antes de salir. Aunque el grupo White Lion de los años 80 y 90 ya no existe, su voz continúa fuerte, y esa voz es la voz inconfundible e impecable de Mike Tramp.

Mike-Tramp-White-Lion-Madrid-crónica-2019.1

El pasado miércoles 18 de septiembre, en la sala madrileña Khitai/Sound Stage (antigua Lemon), me di cuenta que el frontman danés, quien ha editado más de 14 álbumes durante su larga trayectoria musical, también posee una calidad narrativa única.

Aparte de hacernos revivir algunas de las grandes canciones de su repertorio como Little Fighter (Big Game), What Am I (Freak of Nature), Hungry (Pride), Homesick, Dead End Ride (Stray from the Flock) o Trust In Yourself (Museum), Tramp nos sorprendió con un guión donde intercambiaba anécdotas, tanto personales como las de la banda, junto con las canciones que anhelábamos oír una vez más en directo.

Mike-Tramp-White-Lion-Madrid-crónica-2019.3

Hacia el final del concierto que duró más de dos horas, Tramp y Marcus Nand, su amigo y excompañero del grupo Freak of Nature, tocaron un popurrí de canciones, mientras el cantante hablaba, en una mezcla de castellano e inglés, de cómo conoció al guitarrista de White Lion, Vico Bratta, en el 83. Había llegado a Nueva York después de su estancia en Madrid y nada más conocer a Bratta, decidieron formar un grupo llamado “White Lion” e incluso escribieron su primera canción juntos esa misma noche, Broken Heart.

Este tema (junto con Lady of the Valley), fue el más animado de la velada y probablemente el mejor solo de guitarra de Marcus. Marcus chorreaba emoción con su guitarra eléctrica y sus coros eran intachables, sin embargo, no pude evitar echar de menos los grandes solos de Vito (su solo en la “power ballad” Wait es, para mí, uno de los mejores de la historia de hard rock).

Mike-Tramp-White-Lion-Madrid-crónica-2019.5

Como es de esperar de un concierto de este tipo, entre risas y buen rollo entre los dos amigos en el escenario, hubo momentos muy emotivos también. Por ejemplo, cuando Tramp recordó como su hermano y su padre nunca se hicieron las paces antes de morir (antes de tocar No Closure, uno de los temas de su nuevo disco) o cuando tocó otra de sus “power ballads” más famosas, When the Children Cry. Pero habló también de sus héroes: Bob Dylan, Johnny Cash, Bruce Springsteen (más que evidente por los tatuajes en sus brazos), Los Pecos… (se nota que le marcó su estancia en Madrid hace 40 años).

De hecho, una de las anécdotas más entrañables de la noche fue cuando Tramp describió su fuerte amistad con Ronnie James Dio antes de tocar su emotiva “Hymn to Ronnie”. Aparentemente, cuando Tramp tenía solo 15 años y formaba parte de un grupo ‘pop’ que se llamaba Mabel, recibió una llamada de un promotor importante de Copenhague pidiendo que tocaran como teloneros de un “importante” grupo internacional. Resulta que el grupo misterioso era Richie Blackmore’s Rainbow. La inmensa fuerza de la guitarra de Blackmore y la asombrosa voz de Dio durante la prueba de sonido les echaron para atrás y finalmente Mike y su grupo no actuarían esa noche, pero 13 años más tarde, White Lion giraría con Dio e incluso tocaría con él en Madrid.

Mike-Tramp-White-Lion-Madrid-crónica-2019.4

Creo que ninguno de los que llenamos la sala madrileña el miércoles compramos la entrada esperando un concierto “típico” de rock. Sabíamos que no íbamos a saltar con los cuernos alzados ya que se trataba de un concierto acústico. Queríamos una noche llena de nostalgia. Mike Tramp, la voz de White Lion, consiguió transportarnos a otra época, cuando White Lion y el Rock reinaban en el mundo.

Si te quedaste con las ganas de verle en Madrid, tocará de nuevo en Toledo en la sala The Times el día 21, su último concierto de esta gira que comenzó en Barcelona el pasado 10 de septiembre.. De todas formas, nos ha chivado que vendrá el año que viene de nuevo, y esa vez, ¡con toda la banda.

Texto y fotos por Jessica Jacobsen.

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Jackson Browne en el festival Jazz San Javier

Jackson Browne y la crónica de su concierto en el Jazz San...
Leer Más

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.