Moratalaz es Blues

   El II Festival Internacional de Blues de Moratalaz organizado por la Moratalaz Blues Factory  y gracias a los presupuestos participativos del Ayuntamiento de Madrid, tuvo lugar el pasado viernes 27 y 28 de Septiembre en el Parque de la Cuña Verde entre niños jugando, bicicletas que derrapaban, el olor del romero en el aire y noches de temperatura perfecta. 

  A lo largo de este fin de semana, hubo momentos estelares del Blues en Moratalaz, como el Mannish (Wo)man de Gisele Jackson y su contagiosa pasión sobre las tablas, el delirio de Amadeu Casas y Osi Martínez, el virtuosismo del americano Shawn Pittman, los pasacalles de bandas madrileñas (Blackcats Haulers, Blues del Foro y Bad Possum más músicos invitados) o el broche de oro final con un guitarrista excepcional, Saron Crenshaw, que provocó el delirio cuando bajó entre el público para mostrar la cara más cercana del Blues tras la quimera inigualable de su antecesor en el escenario, «Blind Boy» Paxton.

   Este segundo Festival Internacional de Blues en Moratalaz, en definitiva, ha hecho historia y muchos dirán con orgullo: «Yo estuve allí esas noches».

  Primera jornada. Viernes 27

Bluesmen y Blueswomen madrileños venidos de distintos puntos de la ciudad, de bandas Blues del Foro, Black Cat Haulers y Violante Blues junto a otros muchos, hicieron las delicias del público con su música mientras esperaban el comienzo de este II Festival Internacional de Blues.

Gisele Jackson 

   Gisele Jackson nacida en Baltimore, Maryland (EEUU), es una de las voces más rotundas de la escena del Soul, una fuerza de la naturaleza, con una calidad humana enorme y un corazón que se le sale del pecho. Viene acompañada por Caspar a la batería, Abel al mando de los teclados y Fede en la guitarra. Una banda soberbia para esta gran mujer.

«»Si descubres que algo no funciona, entonces debes hacerlo de manera diferente. Tienes que aprender, siempre tienes que aprender, es un trabajo eterno.» 

«Mannish Boy» (en femenino) de Muddy Waters.

Amadeu Casas

   Amadeu Casas es un guitarrista de Blues catalán, elegante en las formas y magnífico músico. Ha compartido escenario con artistas de la talla de Bob Margolin, Corey Harris, Dr John, Gary Moore, John Mayall, Fabulous Thunderbirds, George Benson, Paquito de Ribera, Bebo Valdés, Wallace Coleman, Carl Sonny Leyland o Mike Taylor, entre otros. 

   Esta noche nos ha transportado más allá de los nimbos y la noche acompañado de Salva a la batería, Santi en el bajo y Fer en los teclados. 

   Osi Martínez, armonicista de Blues de la escena madrileña, fue invitado por Amadeu a subir al escenario y la energía de estos dos musicazos incendió la noche. 

“Usamos su repertorio para traerlo a nuestro terreno. Ni siquiera toco la guitarra como lo hacía B. B. King. Quien ya me conoce sabe que tengo muchas cosas de él, como también las tengo de T-Bone Walker o de otra gente. Todos ellos conforman mi estilo.” 

   Shawn Pittman

   Shawn Pittman, nativo de Oklahoma y residente en Texas, es un músico forjado por las influencias musicales familiares. Hoy en día es un guitarrista magnífico, con juventud y veteranía y es uno de los valores en alza del actual Blues tejano. Indicado para amantes de las emociones fuertes. Viene acompañado por un padre y un hijo, el primero bajista, toca como si tuviera un contrabajo entre sus manos y su hijo, potencia y fuerza a la batería. Sus primeras influencias fueron Jimmy Reed y Lightnin’ Hopkins, a día de hoy ha ido derivando hacia sonidos más próximos a Albert King o Jimmie Vaughan.

Dice que vuelve…

“Crecí en el condado de Cleveland, Oklahoma, en el pequeño pueblo de Noble, cerca de Norman. Mi madre tocaba el piano, mi abuela tocaba el piano boogie woogie y mi abuelo tenía una guitarra. Mi hermano tocaba la batería. Es extraño porque estaba viendo tocar a mi abuela, y me encantó. ” 

«Con 15 años Cunard Bigby me mostró muchas cosas. Me mostró un poco de introducción de piano de blues, algo de introducción de armónica. Me dijo que necesitaba cantar. Él dijo: «Será mejor que aprendas a cantar porque ¿qué pasa si el cantante no se presenta a un concierto?”

Segunda jornada. Sábado 28

Bakin Blues Band

   Bakin Blues Band son una banda muy potente llegada desde Galicia que nos llevó del Blues a la Rumba, al Soul y al BoogieBoogie. «Ophelia» de The Band fue una de mis preferidas. La formación base de la Bakin es el quinteto integrado por: Javier Turnes (Voz, guitarra); David “Tato” Vázquez (guitarra); David Prieto (bajo); Ale Casquero (piano); Lucas Ferrández (batería), completada por la sección de vientos formada por Manu Paino, Martiño D. Mato y Olivier Cano. Una alegría iniciar así esta jornada con ritmos tan variados, complicidad y buen hacer. 

«El blues es una música multicultural o intercultural que se está extendiendo por todo el mundo y muy estrechamente vinculada al Atlántico».

«Ophelia» The Band

 

Jerron «Blind Boy» Paxton

«Con «Blind Boy» es como un viaje en el tiempo a los primeros días de la música de raíz, el Blues y el Folk estadounidense.»

   Existe un libro que se titula Momentos Estelares de la Humanidad, de Zweig, donde se desgranan acontecimientos relevantes que cambiaron el curso de la historia. Si esa selección de momentos cruciales se circunscribiera al Blues en Madrid, sin duda la actuación la pasada noche de “Blind Boy” Paxton estaría entre ellas.

   No hay espectáculo tan fascinante como un hombre entregado por completo al arte. Esa rara contemplación de un inefable poder telúrico, esa expresión dramáticamente humana que se llama Blues, detuvo ayer el tiempo entre los heterogéneos espectadores que orientaron sus oídos hacia el prodigio, un imán irresistible por su fuerza creadora. Con 30 añitos sobre sus voluminosas espaldas, este bluesman que no ha salido de los años treinta impuso con su primer pestañeo un reverencial silencio tras finalizar el concierto de los fabulosos Bakin Blues Band (nueve curtidos artistas que sacudieron los esqueletos del respetable). Entonces, él solo con su mismidad y un puñado de recursos de endiablada sencillez, “Blind Boy” Paxton abrió el cofre de las esencias del género. Territorio de alto riesgo, pues un Festival al aire libre parece en principio más propicio para el movimiento de la danza que para el recogimiento espiritual. Pero las mujeres y hombres, los niños y los mayores, saben cuándo tienen delante claves sobre el valor de la vida. Y anoche, en Moratalaz, todos se subieron a la alfombra mágica que condujo este artista consagrado a la belleza.

   Uno se sentía como si observara un documental cuyo protagonista era un ser de otro tiempo y espacio, o quizá fuera del tiempo y del espacio. Su despampanante dominio de todo objeto capaz de generar sonido (banjos con o sin traste, armónicas, guitarras, violínes, tejoletas, teclados…) sólo compite en intensidad con una voz auténtica, unos sonidos del alma que arropan esa expresión instrumental y se funden en una música que inunda todo el campo perceptivo.

«Para nosotros, esa es la música que escuchamos en la casa. Eso es justo lo que llamamos «Blues de casa». No se podría tener una fiesta sin tocarlo. Así fue como me crié. En una zona más famosa por el hip hop y el R&B, floreció una vibrante tradición musical, comenzando desde el sur de los EE. UU. Y viajando por la Interestatal-10 hasta Los Ángeles.» 

«En el centro sur de Los Ángeles, hogar de la mayor población criolla y cajún fuera de Louisiana, la mayoría de los negros de las áreas en las que crecí, alrededor de South Central, eran todos del sur profundo, generalmente Louisiana, Mississippi, Arkansas, Texas y Alabama.»

«Mis canciones hablan sobre el amor, acerca del mundo, la naturaleza y las cosas bellas. A veces la música no siempre tiene que ser tan seria.» 

 

 

SaRon Crenshaw

SaRon Crenshaw. Este impresionante guitarrista, miembro del Blues Hall of Fame de Nueva York, hizo disfrutar al público asistente a este II Festival Internacional de Blues de Moratalaz. Algunas caras eran la expresión más perfecta de fascinación al escuchar a este hombre. Ha tocado y abierto conciertos para los mejores músicos como Robert Cray o BB King. En un momento dado no dudó en bajar a tocar entre el público. Damas, caballeros y niños disfrutaron de lo lindo. 

“El blues siempre ha sido una de mis pasiones. Mi abuelo tocaba el blues, mi padre tocaba el blues, muchos de los miembros de mi familia son músicos”. 

   Todos nos fuimos agotados de emociones y seguros de que este Festival se ha consolidado como referente del Blues Internacional en este país. Moratalaz musicalmente ya es un lugar de referencia.

Texto- Miguel López y Ana Hortelano. Fotos y vídeos Ana Hortelano

   

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Guitar Wolf, Energía de alto voltaje desde Japón

Crónica de los japoneses Guitar Wolf e Hiroshima en una de esas...
Leer Más