Existen discos igual de buenos que “The Salvation Blues” de Mark Olson, pero no mejores…

Mark Olson abandonó los Jayhawks en el mejor momento. La enfermedad de su mujer, Victoria Williams, era complicada de gestionar. Instalados en el desierto, siguió grabando discos, tanto en solitario como con Victoria. Álbumes menores y autoproducidos, aunque muy apreciados por los seguidores de americana. Tras un divorcio difícil, se puso de nuevo en manos de un productor externo, Ben Vaughn.

La producción es sencilla pero llena de matices que enriquecen las canciones, destacando la enorme labor de Tony Gilkyson (Lone Justice, X) a la guitarra y el legendario Greg Leisz a la steel. Con una edición preciosa, en formato de libro, el disco es todo un tratado de country del desierto. Además, marca un punto de inflexión vital (aparece Ingunn Ringvold, actual pareja) y profesional (marca la reconciliación -efímera- con Gary Louris).

Como dice Mark en las notas interiores, el disco documenta líricamente un viaje por Europa tras su divorcio, convertido en un hombre que lucha en solitario a sus fantasmas. Aparecen, por ello, iconos europeos, sobre todo ingleses (el Clifton Bridge de Bristol, la malograda Sandy Denny, los buses de National Express,…). Uno de los grandes discos de americana del siglo.  Existen discos igual de buenos que “The Salvation Blues” (2007) de Mark Olson, pero no mejores…

Escucha “The Salvation Blues” (2007) de Mark Olson

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

Escrito por
More from Javier Casamor

Courtney Barnett en Biarritz: imparable descarga de rock contemporáneo

Estuvimos en el Atabal para presenciar el arrollador sold out de de...
Leer Más