Adiós a Pau Riba

Adiós Pau Riba

Tristemente el cantautor, poeta y escritor Pau Riba falleció el pasado 6 de marzo en su casa de Tiana, a los 73 años. Con él desaparece una figura fundamental, acaso la más fundamental de nuestra música moderna, a quien cabe señalar como el padre del rock catalán o, como a él le gustaba decir con el gran sentido del humor que siempre le caracterizó, del “rock sense roll”.

Unos días después de su muerte, la editorial Males Herbes presentó la última referencia literaria de Riba. «Historia de la música del siglo XX (La electrónica)» es una recopilación de los instrumentos vinculados a las transformaciones tecnológicas. En este ensayo, Riba imprimió su legado intelectual, que había recopilado y escrito en los últimos 30 años de su vida para abarcar la historia de la música del siglo XX. En este volumen, que justo ha visto la luz de manera póstuma, el artista narró su geografía sentimental, el modo particular con el que la música fue entrando en su vida, cuáles fueron sus referentes personales, y también cuál fue el orden, el peso y la forma o la circunstancia que le fueron afectando. Así, Riba repasa en el libro referentes de la música clásica, de la música tradicional popular, de la canción francesa y la Nova Cançó, el pop y el rock, el jazz, ‘la canción española que suplantó el flamenco’, la música experimental y, hasta y todo, el silencio.

La génesis del libro se puede encontrar en un primer texto de Pau Riba sobre la importancia de la electricidad en los cambios culturales del siglo XX, que incluyó en la exposición de 1995 llamada Alter músicas nativas, comisariada por Julià Guillamon, Víctor Nubla y el propio Riba; y en las últimas dos décadas y pico, el cantautor y poeta fue ampliando sus investigaciones y memorias hasta llegar a este volumen para la editorial Males Herbes, que ya le habían publicado el libro anterior, Historia del Universo (2021 ).

Habría que hacer un estudio serio para valorar la importancia y el legado de Pau Riba en el ámbito de la cultura catalana. Por desgracia, siempre lo asociamos a la película Canet Rock de Francesc Bellmunt , donde el nieto de Carles Riba y Clementina Arderiu aparece en calzoncillos en el escenario intoxicado por los efectos de sustancias prohibidas. Desgraciadamente, esta imagen tan desgarrada y superficial que el propio Riba se ha encargado de alimentar ha provocado que le miremos con más dioptrías de las que tocarían. Hay que reivindicar la importancia de Pau Riba en la modernización de nuestra lengua en el ámbito de la canción y la nueva contracultura, algo que se dice poco pero que es importantísimo para conectar con las nuevas generaciones de nuestra casa. DEP.

 

More from Carlos Pérez Báez

Fanny Lumsden publica «Fallow»

La australiana Fanny Lumsden después de lanzar el primer álbum "Small Town...
Leer Más