Copernicus Dreams, la noche, las estrellas

Hace más de seis años en un atardecer de julio destelló un cometa en el cielo burgalés, se filtró su luz por las grietas del castillo roquero de Frías. No hacían falta telescopios, ni prismáticos, solo dejarse inundar por su luz, tumbados en la hierba. Eran Copernicus Dreams y las canciones que sonaban eran de su primer disco, “Sunrise”.

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-2

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-9

Desde entonces he buscado ese astro en los cielos cercanos del Levante en el que vivo, sin éxito, y me he extasiado en el rastro que dejaba en discos salpicados de polvo estelar: “The Honeymoon”, “Goals and Illusions”. Hasta ayer, el sábado otoñal en que los cántabros llenaron de música la huerta eldense. Ellos, que en la portada de su trabajo más reciente rodean un cohete, casi abrazándose al fuselaje, y en la del primero dibujaron órbitas de cuerpos celestes, están tan pegados a la tierra como la furgoneta en la que llegaron a mediodía o esa otra que en “The Honeymoon” recorre un camino polvoriento.

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-3

Por eso sus canciones nos hablan de sus vidas y de nuestras propias vidas, de los momentos difíciles y la voluntad de superarlos, de la alegría infinita de vivir y seguir adelante. Como tiempo atrás hicieron Waters y Gilmour, ellos saben mirar las estrellas sin olvidarse de este mundo, y las explosivas llamaradas de la guitarra de Carlos Moreno son parte del mismo viaje que nace de su lap steel, el firmamento de “Tonight the Stars” y su belleza lírica se encuentra en el mismo meridiano que los taxis de las calles de Nueva York de los que habla Chus González en “The Honeymoon Song”. Copernicus Dreams son al mismo tiempo rocosos y delicados: golpea Jose Ochoa los tambores con el ímpetu de fuerzas telúricas de las que nació la música hace millones de años, disemina colores de atardeceres mágicos Pablo Gil acariciando los teclados y, viéndole entornar los ojos, parece que podría dormir sobre la melodía, que ya no es suya, que es de todos los que en el Fillmore Huertano flotamos en ella.

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-4

Escuchamos canciones que parpadean en las cuerdas y las voces, que como “Goals and Illusions” y “Heartless Trouble” son nervio y son dulzura. Apenas tres bombillas en el escenario rural en el que los músicos se perfilan, luz tenue de la que emerge la figura poderosa de Maki Soto, voz que se pega a las cuerdas de su bajo, negrura de la noche y alimento del fuego, y sus coros son bálsamo y su voz en “Matter of Time” rasga la oscuridad.

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-5

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-6

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-7

Pero sobre todo, en ese ir y venir, explorando universos con la psicodelia sutil de “Vicious Circle”, apelando a las emociones en la vitalista y coral “Old Days”, desatando la furia guitarrera de “This Old Guitar”, hay un triunfo de lo humano, una complicidad que explota en las miradas, los guiños, el ritual con el que Chus y Maki se buscan y se encuentran, la danza secreta que les lleva al sitio de los otros músicos, tres pasos atrás o a un lado, para volver a primera línea, a medio metro escaso de nosotros, donde acaba la alfombra y empieza el cemento.

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-8

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-10

Esa linde que los pies no miden la cruza Chus González cuando cambia la guitarra acústica por la eléctrica y descarga vatios y sentimiento en el fragor de un solo. Es el momento del despegue, de encender los últimos motores de esa nave que comanda, capaz de fundir en su combustible la América country, la lisergia británica, el pop melódico y el desgarro del soul, de buscar las estrellas porque soñar es necesario para levantarse cada mañana. Acaban con “Run Baby Run” y no hay nada más alejado de la música de las esferas que eso, es la aceleración de las partículas haciendo saltar en pedazos los pentagramas, la fiesta última, la despedida en una noche en que la tierra es cálida y las estrellas brillan lejanas.

Fotos y vídeos por Juan J. Vicedo.

Copernicus-Dreams-Fillomore-Huertano-11

Escrito por
More from Juan J. Vicedo

Barrence Whitfield, música titánica

Barrence Whitfield y sus Savages el pasado viernes 25 de mayo la...
Leer Más