Marah ha vuelto… o ha sido solo un espejismo?

Marah salieron del ostracismo para una gira por el territorio nacional. Lo hicieron con Dave Bielanko al frente tras el abandono de su hermano Serge.

Estaban todos los elementos para que se produjese una tormenta perfecta. El retorno a los directos de Marah, una buena banda que prometía mucho, pero que por esas cosas de la vida se fue diluyendo. La presencia en la misma ciudad de la mega estrella del rock que los apadrinó teniendo fiesta entre sus dos conciertos. Y una sala pequeña y recogida en la que se pudiera obrar el milagro.

Marah-Barcelona-cronica-review-2023.6

Estoy seguro que más de uno de los que llenaban la Textil el sábado por la noche fantaseó con la posibilidad de que Bruce Springsteen apareciera a mitad del show de Marah. Para empezar, yo mismo lo pensé al ver las fechas. Pero con la mente fría y escuchando las últimas declaraciones en las que Dave consideraba haber defraudado a quien los había apadrinado, sabía que no se iba a dar. Aun así, antes de empezar el concierto hubo algún “Te imaginas que…” en el ambiente. 

marah-barcelona-2023-show.

 

Pero lo que importa es que Marah ha vuelto a salir de su extraño ostracismo para marcarse unas fechas por el territorio nacional. Y quedaba por saber cómo afectaría el hecho de que Serge no formara parte de la banda. Con una sala hasta los topes (algo que tampoco es muy difícil) Dave Bielanko y los suyos subieron a un escenario que casi se fusiona con el público. Lejos de las ataduras de setlist programados y sin riesgo, los actuales Marah son capaces de salir a tocar solo lo que les divierta.

Marah-Barcelona-cronica-review-2023.7

Y se dejaron la piel y sudaron haciendo honor a la entrega de antaño. Para cuando nos habíamos dado cuenta la banda se había despachado medio “Kids in Philly”. En un momento sonaron “Christian St”, “Barstool Boys”, “Point Breeze”, “What’s The Money, Tyrone” y “The Catfishermen”. A estas alturas Dave ya había sudado una maratón y roto una de las cuerdas de su guitarra.

Quizá por eso, vino bien un momento de calma y tranquilidad con un par de temas claramente acústicos como “Long Hot Summer”, “So What if We’re Outta Tune” y “Formula, Cola, Dollar Draft”. Ideales para prestar más atención a los delicados acompañamientos de Slo-Mo Brenner en el slide o de Gus Tritsch a las guitarras y violines. Un Gus que cumplió sobradamente en la tarea de sustituir a Serge, y que a pesar de su aparente juventud no se dejó intimidar por las circunstancias.

Marah-Barcelona-cronica-review-2023.2

Momento para volver a la electricidad de la mano de una potente “Limb” y de romper otra cuerda en “Angel Of Destruction”. No le faltó sentido del humor a Dave al decir que la próxima vez que vinieran a Barcelona mejor fuéramos a su habitación de hotel, era más grande y había aire acondicionado. Pero es que a estas alturas esta formación de Marah no se estaba dejando nada en el tintero. Un concierto en el que no faltaron a la cita ni “Sure Thing” ni “Firecracker” no podía terminar sino con “Point Breeze” para convertir La Textil en una fiesta.

Marah-Barcelona-cronica-review-2023

Solo hay que prestarle un poco de atención a las letras de la banda para ver que el cariño que se le ha dado por estas tierras es recíproco. Quizás por eso empezaron los bises con “Santos de Madera”, después de bromear sobre el hecho de que Bruce no hubiera venido finalmente. «Ya iré mañana a verlo» dijo con una sonrisa en la boca. A estas alturas ya estaban desatados y fue el momento para que Gus se luciera cantando “Before They Make Me Run” de The Rolling Stones. Una última descarga para terminar de deshidratarse del todo con “Nighttime” y desaparecer brevemente del escenario. Pero siendo la última noche de la gira tenían guardada una sorpresa final. “Jesus in The Temple” con Dave Petersen abandonando la batería para colgarse la acústica y cantar. Mientras Dave hacía coros y Gus tocaba el violín.

marah-barcelona-2023-show

Teniendo en cuenta que las apariciones de la banda en los últimos años se han contado con los dedos de la mano, me esperaba un concierto bastante más caótico y tocando lo justo para cumplir. Pero me sorprendió para bien ver que no habían venido de vacaciones. Lo que también me hace pensar en que hubiera sido de Marah si hubieran tenido más continuidad. Lo importante es que aún podemos disfrutar de su directo, aunque sea en locales de aforo contenido. Solo espero que no haya sido solo un espejismo y que nos vuelvan a brindar temas nuevos en un futuro no muy lejano.

Fotos: Sergio Leiva



Escrito por
More from Sergio Leiva

Counting Crows hace madurar a Mr. Jones

Counting Crows dejó claro que su calidad y buen hacer va mucho...
Leer Más