Stone River mostraron su euforia y mucha electricidad en Madrid

Stone River ofrecieron en Madrid el pasado 27 de enero en la sala Boite una descarga de electricidad de Rock setentero y sureño de alto voltaje por cinco jovenes canadienses que pisaban por primera vez nuestras tierras para presentar su segundo disco de estudio «Euphoria & Lovesick Blues».

Entrando a la sala Boite, que más bien parece sacada de una de esas discotecas de «Malas Calles» de Scorcese, no sabes qué pensar sobre lo que te esperará dentro, a decir verdad iba con las expectativas a cero con Stone River, pero que desde que prendieron la mecha en su comienzo este buen quinteto canadiense compuesto por Renan Yildizdogan voz y guitarras, Jeff Desilets voz y guitarras, Darren Flower voz, guitarras y teclados, Jim Longyear voz y bajo, y Sasha Siegel a la batería, la inquina de sus guitarras hicieron que el concierto no perdiese intensidad en ningún momento como ocurre con muchas bandas de esta índole en que su música al final es sinuosa como escurridiza serpiente.

A pesar de la pobrísima entrada de público, algo a tener muy en cuenta por promotores y salas en toda España, Stone River mostró sus mejores bazas, grandes cabalgadas de Rock clásico y olvidándose de su último disco más noventero, retrotayendo psicodelia en algunos tramos del mismo y volviendo a encender el piloto de Rock sureño y negroide que impregnan su música con melodías dignas de los mejores Savoy Brown, Free o Wishbone Ash.

Stone River triunfaron en Madrid, sacando a pasear en cada momento su lado más gamberro, temas diretos y jams que incitaron al desenfreno, en mi opinión un chispazo de emoción que recorrió mi espinazo de principio a fin, de la cabeza a los pies, y si esto no te ocurre al verlos, visita a tu neurólogo más próximo.

Stone River durante su actuación en Madrid

 

 

More from Carlos Pérez Báez

Refused anuncian nuevo disco «Freedom», 17 años después

Refused la banda sueca de Hardcore anuncia nuevo disco titulado "Freedom", 17...
Leer Más