Red Hot Chili Peppers. Toma el dinero y corre.

Red Hot Chili Peppers. Palacio de los Deportes. Barclaycard Center. Madrid, 27 de septiembre, 2016.

De las pocas cosas que no se le pudieron reprochar anoche a la banda californiana es su puntualidad. Marcaba el reloj las 21:32 cuando teníamos a toda la banda sobre el escenario atacando “Can’t Stop” de su álbum “By The Way”, tras una pequeña Jam de intro que nos hace pensar que le van a poner muchas ganas. Estamos acostumbrados a que el recinto suene medianamente bien en este tipo de shows, pero los Peppers suenan distorsionados y el sonido no es bueno durante los primeros temas del concierto. Viene luego “Dani California” y “Scar Tissue”. Todos empezamos a pensar que van a repasar lo mejor de su carrera, de lo más reciente a lo más antiguo. El primer tema abre su loncha Stadium Arcadium y el segundo es una de las joyas del Californication. El sonido está empezando a mejorar y la cosa se anima entre un público que ya estaba entregado en las colas de la entrada. Flea está como siempre disparado con sus botes y posturas imposibles al bajo que domina a la perfección y que es lo que mejor suena en la velada. Por el contrario, nos da cierta grima ver a Kiedis contoneándose con repeticiones estudiadas de movimientos ridículos para alguien que ha sido un Dios en el escenario. El de Michigan ayer rozó lo esperpéntico y se metió de lleno en lo vergonzoso.

Seguimos con un tema de su último álbum The Getaway, publicado este mismo año, un “Dark Necessities” que no suena del todo mal y es el preámbulo del esperanzador “If You Have To Ask”. Los californianos nos hacen pensar que ya viene lo bueno emprendiéndola con este medio tiempo funky perteneciente a su joyita de la corona, el archiconocido Blood Sugar Sex Magic, pero nada más lejos de la realidad, ese tema será uno de los tres únicos con los que se atrevan de ese álbum esta noche. “Right On Time” nos devuelve al Californication y nos pone a bailar con su cambio de tiempos. Es pasable. Pero de nuevo viene el bajonazo con “The Getaway”, otro tema de su nuevo álbum que constata que los Peppers están justamente huyendo de lo que fueron en un pasado que se nos hace muy lejano ya. Escondiendo la cabeza bajo tierra en el sitio más lejano de lo que esperan sus fans clásicos, los que les seguimos desde los noventa sentimos vergüenza de lo que está pasando en Madrid esta noche. Está siendo el peor concierto de los que han dado en nuestro estado en cuanto a setlist y respeto por su público. El siguiente tema ya nos hace perder la fe por completo, es “Etiophia” de la gran castaña que es su álbum I’m With You. Un amago de versionar el colosal “D’yer Mak’er” de Led Zeppelin nos alienta, pero todo queda en humo.

02

Dando la batalla por perdida ya nos llega el tema “Californication”, queremos aferrarnos a él, pero el tiempo de la canción es condenadamente lento respecto a lo que debe ser y la sucesión de altibajos del concierto ya nos ha machacado. Sólo la GLORIOSA “Suck My Kiss” consigue recordarnos lo grandes que fueron y erizarnos los pelos. El clásico “By The Way” pone punto final al set principal y nos deja la miel en los labios para los bises. Pero casi que se podían haber quedado en camerinos porque los tres temas que hacen en el final del concierto no los salva ni un esperado y descafeinado “Give It Away”. Ni siquiera un “Under The Bridge” brindaron al público que menos les conoce y para el resto la falta de respeto que supone no visitar su gran disco One Hot Minute. Por no hablar de que en Madrid no tocaron la versión del clásico de Bruce Springsteen, “I’m On Fire” que si han hecho en algunas de sus citas europeas de esta gira.

05

Qué pena han dado los Red Hot Chili Peppers esta noche en Madrid. No son ni un mal recuerdo de lo que eran con John Frusciante o Dave Navarro. A su guitarra actual os haré un favor no nombrándolo. La banda parece que prefiere dedicarse a payasadas como la de Flea caminando sobre sus manos haciendo el pino mientras recorre el escenario, los movimientos vergonzosos de Anthony Kiedis o los jueguecitos que se trae Chad Smith fuera de los escenarios a colación de su parecido con el actor americano Will Ferrer:

Para rematar la broma está lo de sus dos noches en Madrid. La primera noche han durado apenas una hora y cuarentaicinco minutos sobre el escenario y apuesto a que hoy en su segunda noche no lo harán mucho más. En resumen, que han dividido la duración de un concierto normal que hace cualquier banda de su calibre en dos noches. Y si no que le pregunten a Pearl Jam, que siendo contemporáneos de los de California duran más de tres horas sobre el escenario en cada uno de sus shows. Eso quiere decir que por lo que debería durar un solo concierto van a cobrar dos veces y tengan en cuenta que el precio de las entradas rondaba de media más de 80€, que se dice pronto. Estoy seguro de que hoy por hoy la película de Woody Allen favorita de la banda es “Toma el dinero y corre”.

06

En fin, que siento haber sido tan directo, pero es lo que hay y así lo hemos contado. Os deseo suerte a los que vayáis esta noche a intentarlo en su segundo show…

Salud!

Fotos y vídeo por Javier Naranjo.

Escrito por
More from Javier Naranjo

Rosana. La Memoria de la Vida

La cantautora canaria vuelve a "desnudarse" ante su público en Barcelona para...
Leer Más