Low Festival, Benidorm, esperando a Pixies

Con un sol rojo en el horizonte y la música sonando desde algún punto más allá de la pinada donde dejamos el coche, empezaba el recorrido que nos llevaría a las doce de la noche al rito para el que habíamos reservado nuestra pulsera del Low desde hacía meses: la aparición en escena de Pixies. Un itinerario sinuoso por las últimas calles de Benidorm y un viaje veloz al pasado en el que los de Boston le volaron la cabeza a toda una generación, los que ahora andan por los cuarenta y algo.

Corizonas en el Low Festival Benidorm 28 julio 2017

Pero entre tanto había etapas en ese camino, curvas del camino en las que detenerse, y la primera fue en el escenario Matusalén, donde Corizonas envolvía la noche con tonadas folk y optimismo en tiempos de perplejidad. Fueron de menos a más, de entretener y agradar a enganchar y arrasar, y se despidieron con un final apoteósico, guitarras valientes y percusiones sin freno, después de haber paseado por melodías populares de su ayer y de su hoy, que es casi lo mismo.

Dorian en el Low Festival Benidorm 28 julio 2017

En la acera de enfrente habían empezado Dorian, para regocijo del colectivo hípster. Su cancionero no envejece, o dicho de otro modo, permanece en esa adolescencia emocional para la que el humo de colores que envolvía el escenario es una perfecta cortina en la que se envuelven las canciones, arropadas por teclados indolentes. Su público, encantado, coreaba sus himnos, como en cualquier otra parte.

Y en ese mismo lugar, el que patrocina Estrella Damm, cuando ellos se fueron empezó el montaje de la escena para los de Boston, una vigorosa estructura geométrica que respaldaría la música poderosa de Pixies. Y así fue, porque aunque es un hecho que cada año están más viejos, que Black Francis está calvo y luce una oronda figura, que acaban tocando ésa y ésa y esa otra canción que habías apostado que tocarían, que no hay sorpresas, etcétera, lo cierto es que su música no tiene fisuras, que Paz Lechantin parece que esté con ellos mucho más que los escasos tres años que lleva desde que unió su voz y su bajo a la banda, y que al fin y al cabo a nadie le molesta sino todo lo contrario que le transporten de nuevo al espacio emocional en el que algún día lejano se dejó traspasar por el riff de “Here comes your man” o surfeó en la melodía de “Where is my mind” o se abandonó al controlado descontrol de “Vamos”.

Pixies en el Low Festival 28 julio 2017 Benirdorm

De modo que vinieron y nos hicieron felices, y con un sonido inmejorable, algo que hay que agradecer a la organización de este Gigantic Low 2017, pasaron del alarido de Francis a la voz tamizada de Lechantin, de la furia guitarrera de Joey Santiago a la sonoridad de la acústica del líder, y los tambores de David Lovering movían al unísono a cientos de fieles para los que la noche estaba escrita con esas seis letras: Pixies.

Fotos y vídeos por Juan J. Vicedo.

Pixies en el Low Festival Benidorm 28 julio 2017

 

Escrito por
More from Juan J. Vicedo

The Rezillos, más allá del destino Venus

Crónica del concierto de The Rezillos en la Caja Negra de Las...
Leer Más