Chef Dave & The Cooks sirven en el Lips un Blues delicioso, salvaje y ardiente

Una noche con el Blues de Chef Dave & The Cooks poniendo el telón sonoro en el bar Lips (Avda. Mare de Déu de Montserrat, 183) es una perfecta opción para despedir un caluroso verano. Y el pasado 30 de agosto de 2017, este cuarteto con apenas un año a sus espaldas exhibió su poderío en este célebre local del Guinardó. Para los que no lo sepan se trata de un lugar maravilloso conocido sólo por aquellos que recorremos las calles de Barcelona en busca de buena música como si fuéramos una manada de depredadores ávidos de alimento cultural y gastronómico. Porque, en ese aspecto debo elogiar sus apetitosas tapas, pues valen realmente la pena; no en vano, cuando una foto de Steve McQueen preside la puerta de la cocina, es obvio que dentro se hacen bien las cosas.

Chef Dave & The Cooks Barcelona.4

            Y en lo musical, esta banda se centró en su propia especialidad y, sabiendo el terreno que pisaban, optaron por un largo menú de rarezas aptas para los paladares más exquisitos, ya que no siempre se tiene la oportunidad de escuchar de un tirón piezas de Slim Harpo, James Harman o Gary Primich entre muchos otros. Chef Dave estuvo impecable a la voz desde el principio hasta el fin aunque lo que hizo con su surtido de armónicas dejó boquiabiertos a todos los presentes, rendidos ante tamaña demostración de fuerza, destreza y belleza. Por instantes, si se cerraban los ojos, parecía que Mick Jagger se hubiese personado en el lugar para deleitarnos con esos aromas del Delta del Mississippi tan cercanos a los Rolling Stones. Cum Laude. A su lado, también quedó claro por qué los servicios del guitarrista Balta Bordoy son requeridos por el Big Danny Organ Quartet, el Lluís Coloma Quartet, Los Peligrosos Gentlemen y Big Mama Montse. Es de los pocos que a las seis cuerdas, y manteniéndose fiel a las raíces, destila libertad y, lo que es más complicado, una cristalina limpieza alejada de los excesos de azúcar tan colindantes con la impersonalidad.

Chef Dave & The Cooks Barcelona.

            Tras ambos, el contrabajo de Jordi Abad fue el cómplice perfecto de la baterista Aïda Casanovas, que también distribuye su talento entre varias formaciones como    Jazztà, Los Otros y Arizona Queens. Durante el recital repartió ritmo con baquetas, escobillas y percusión –maravillosa en “Walkin’ To my Babe”- siendo dura o suave dependiendo de la canción, pero sintiendo cada una de las notas en forma de sonrisas. Desde las paredes, decoradas con todos los rostros que los dioses pudieran imaginar, Rita Hayworth parecía guiñarle un ojo desde el cartel de “Gilda”.

Chef Dave & The Cooks Barcelona.10

            De estos cuatro músicos, navegantes entre historias de romances y desamores –preciosa “A Good Girl Is Hard To Find”-, surgió la generosidad para permitir que Hernán “Chino” Senra añadiera su voz y guitarra a un par temas poniendo sobre la mesa la excelente reputación que posee en la capital catalana. No fue el único invitado, ya que Aïda dejó por un instante la batería para ser reemplazada momentáneamente por Regi Vilardell. Dos excelentes recetas para un mismo sabor, esencia de Blues o Blues en esencia, ese plato que debe quemar en labios y corazones porque sólo es apto para momentos deliciosos, salvajes y ardientes.       

 Fotos por Fernando Descárrega.  

Chef Dave & The Cooks Barcelona.6

                

  

Etiquetas de la historia
,
Escrito por
More from Federico Navarro

Santana y Concha Buika fusionan su talento en «Africa Speaks»

Carlos Santana descubrió a Buika en una búsqueda noctámbula de música. Santana...
Leer Más