La trabajadísima sencillez de Bantastic Fand

Sencillo es uno de los mejores piropos que pueden hacerse sobre las artes, especialmente en el caso de la música. Tiene la palabra dos acepciones: “Que está formado por un solo elemento, y no compuesto de varios” y “Que presenta pocas dificultades o complicaciones”. Ambas sirven para describir el concierto que ofrecieron anoche en el Café Berlín estos seis artesanos que se convierten en uno solo cuando presentan un equilibrado juego sonoro de altísima calidad. Las fortalezas compositivas de Nacho Para y Fernando Rubio se suman a versiones exquisitas de temas totémicos de Dylan, Neil Young o Grateful Dead.

Bantastic Fand Madrid 2018 Cafe Berlín.7

Bantastic Fand Madrid 2018 Cafe Berlín.6

Son tres barbas, un sombrero percusivo, una paloma, cuatro voces espléndidas, un cachondo a las teclas, un Levon Helm mediterráneo y muchísimo trabajo para que los sonidos avancen dulcemente, como miel por la boca de un niño, a través de los tímpanos. Lo escasamente difícil y complicado, siguiendo con la segunda acepción de “sencillo”, proviene de un trabajo riguroso y constante, de una disciplina férrea de seres comprometidos con la música como forma de vida (free, que sintentizarían los ex-periodistas).

Bantastic Fand Madrid 2018 Cafe Berlín.15

Bantastic Fand Madrid 2018 Cafe Berlín.13

Bantastic Fand van a más. La sesión de anoche confirmó la grandeza de un grupo capaz de ejecutar brillantemente una obra sólida: Desert Town, Meteor Shower, Chinese Guitar o la madre que les parió. Como toque delicioso, el saxo magistral de Azcona, cuyos fraseos se sumaron perfectamente a la conjunción de sonidos que convierten a siete melómanos en una verdad musical tan sencilla como hermosa.

Texto por Miguel López. Fotos y vídeos por Ana Hortelano.

Bantastic Fand Madrid 2018 Cafe Berlín.14

 

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Juan Perro. Casi Nada, casi Todo

Crónica del concierto de Juan Perro en el teatro Circo Price de...
Leer Más