Brigantia y su Mar de Espigas

El Folk a vuelto….puede que nunca se haya ido del todo y estuviera agazapado, como una semilla para resurgir cuando las condiciones fuesen más favorables; aunque ni antaño ni en el presente sean estilos que llenen estadios y rompan las listas de éxito, más bien esta dirigido a un publico minoritario y entendido, salvo alguna sorpresa muy puntual; pero eso si, en esta vuelta, el folk añejo, el de antaño, ese de botella de anís y cucharilla, ese de pringue de chorizo con tortilla de patata en la Era, todo ello regado con vino de pitanza, a dado paso a un folk más sofisticado, de Paté de Fuá acompañado con embutidos ibéricos y todo ello sumergido en unas cuantas botellas de La Planta.

Brigantia y su Mar de Espigas 2018

Brigantia es algo parecido, música con reminiscencias populares envueltas en un bonito papel de celofán, que le da una muy buena imagen y entidad; empezando por su nombre, que viene de una leyenda donde desde una torre en la ciudad del mismo nombre se podían divisar las costas de Irlanda, distantes a más de 900 Km. Algunos dicen que esa torre podría ser, ni más ni menos, la Torre de Hércules, que los romanos reconstruyeron en el siglo I y la ciudad, claro, sería La Coruña.

Brigantia y su Mar de Espigas.1

Daniel Vallejo, a la mandolina y una especie de flauta, ¿Sopilka?; María San Miguel, violín y Sergio Arconada a la guitarra forman este trió cuya música ellos denominan «aero-folk instrumental vallisoletano dedicado a acariciar la música», y que en un escenario singular, no tanto en belleza como en lo que representa, el Paraninfo de la Universidad de Derecho de Valladolid, presentaron su primer trabajo «Mar de Espigas»(2017) y de paso nos enseñaron algunas de las canciones que entraran en su segundo trabajo, en especial un tema con el que cerraron el concierto y que fue de lo mejor de la tarde y que augura un trabajo interesante.

Brigantia y su Mar de Espigas

En la sala se podía ver a algún que otro niño con sus padres, y es que como señala María, «llevad a vuestros hijos a ver conciertos (no sólo didácticos)! Es la mejor educación musical que podéis darles», y si, encima compran discos, pues hasta, a lo mejor, la música tiene solución.

Texto y fotos Jesús Díez.

Etiquetas de la historia
,
More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

The Fleshtones repartiendo tela en su 40 aniversario

Crónica del concierto de The Fleshtones en Valencia, 16 Toneladas dentro de...
Leer Más