Judith Hill. Cuando la música enreda el alma

El pasado jueves 25 de julio en una sala llena a rebosar, pudimos disfrutar con Judith Hill de uno de los mejores conciertos de Soul que yo recuerde.

Judith Hill en Clamores 25/07/2019

Salen los músicos vestidos con unas divertidas camisetas de rayas en tonos naranjas. Las coristas Sophia y Carmel, más informales. Se escuchan los primeros acordes y aparece nuestra protagonista casi rozando el techo del escenario del Clamores.

Judith Hill en Clamores 25/07/2019

 

Enseguida se crea el clima propicio para crear ese ambiente de complicidad y francachela. El ritmo se apodera de cada uno de nosotros. Percibes miradas que se cruzan para anticipar los arranques de los temas. A la derecha del escenario, un triángulo cobra fuerza con los tres teclados. Dos al mando de Michiko Hill, madre de la cantante y de origen japonés y el propio teclado de la artista. Cerrando el vértice el padre, Robert (Pee Wee) Hill al bajo con su peculiar manera de pellizcar y rasgar las cuerdas. En el centro se sitúa el batería, Michael White manejando las baquetas. Es un enamorado de la música y multiinstrumentista. Además canta y toca en la iglesia que profesa junto a su mujer.

«Verle jugando con las cuerdas te atrapa tanto como ver sus expresiones»

A la izquierda se sitúan las coristas, el lado más gamberro, las miradas más intensas. Tras ellas, medio escondido, el guitarrista Tony Maiden. Verle jugando con las cuerdas te atrapa tanto como ver sus expresiones. Todos llevan tatuado en la frente su pasión por la música.

Judith Hill en Clamores 25/07/2019

Judith Hill en Clamores 25/07/2019

Judith Hill en Clamores 25/07/2019

Judith Hill se mueve con soltura. Es una mujer muy estilosa que viste también con el color naranja y unos pantalones azules drapeados.  Es una mujer tan vibrante como la energía que brota de ella. Compone, canta, toca el teclado y un poco la guitarra. De ella habría mucho que contar pues desde los cuatro años que ya compuso su primer tema hasta hoy ha vivido muchas vidas.

Judith Hill en Clamores 25/07/2019
 Ha participado como corista con los mejores cantantes de la escena. Con Michael Jackson canta “I just can’t stop loving you”. También con Steve Wonder, George Benson o Prince entre otros. Con este último mantuvo una relación de colaboración y coprodujo su primer disco “Back in time” (2015). Ha abierto conciertos para músicos legendarios. Ha participado en “20 Feet From Stardom” (2013), película musical dirigida por Morgan Neville sobre las cantantes que hay detrás de las grandes estrellas.

 En “Golden Child” (2018) su segundo trabajo, crea una mezcla de sonidos que abarca del Pop, Funk, Gospel, Rock y Soul. Es absolutamente vigorizante. “El Blues, el Soul o el Funk son puras y poderosas piedras preciosas”.

   “Con estos estilos podemos disfrutar de diferentes maneras, diluirlos, mezclarlos o puros…”

 Entre los temas que nos regaló, “Upside” su última canción publicada llena de referencias a la emoción, a la confianza en uno mismo. Es nítida y fascinante.

“Beautiful Life” es una canción que te envuelve y abraza. Que hermosa es la vida, viene a decir. “Turn it around. Open your eyes. Look at the sky. Now is the time to spread your wings and fly. Iit’s a beautiful life…”

 “You Can’t Blame Me”, no me puedes culpar, con un sonido cristalino en los teclados y otros más rotundos.


 “I Can Only Love You by Fire” cantada con una voz rota y profunda.
“Pepper Club” nos lleva a una época junto a Prince, a quien nombra con verdadera admiración.

 Y así hilvanando canción tras canción, cruzando guiños con Sophie y Carmel, disfrutando de la maestría de un guitarrista acojonante, todo gestos y expresiones, con la fuerza de la batería y ese núcleo familiar y musical tan potente, clave de la geometría, se percibe la fuerza que les une.

 Una energía que fluía desde Judith, con su voz tan poderosa, unas veces más oscura y otras luminosa. Esos brazos larguísimos que casi te abrazan. Una fuerza que sale de dentro, un registro tan amplio y versátil como su sonrisa y su mirada que chisporrotea.

En fin, un caudal de buen rollo que nos envolvió a todos y llegó hasta el rincón más profundo del Clamores.

Fotos y vídeos por Ana Hortelano.

Escrito por
More from Ana Hortelano

Alfredo González. El desarraigo de un alma sensible. Afluentes

Sobre el escenario del Costello Club el pasado 13 de junio, sólo...
Leer Más