Lucinda Williams produce el nuevo disco de Jesse Malin, “Sunset Kids”

No fue 2018 un buen año para Jesse Malin. La pérdida de su padre. Y tampoco el 2017 con la pérdida de Tom Petty. El último concierto de Petty antes de morir se celebró en el Hollywood Bowl de los Angeles. Lucinda Williams invitó a Jesse Malin aquella noche. Aquel concierto inspiró a ambos en “Sunset Kids”, disco que se publicó el pasado 30 de agosto, para que ella produjera el disco y compusiera las canciones del disco junto a Malin, 4 años después de su anterior trabajo “Outsiders”.

Cuando el rock casi desaparece a finales de los noventa y principios del 2000 por aquel camino interminable de aburrido nu-metal y punk pop, Marah y Jesse Malin, estaban ahí, siempre por encima de los demás.

Cuando un artista atraviesa tiempos tumultuosos, cuando un compositor experimenta dolor es su alma, siempre tendrá algo que contar. “Sunset Kids” es un trabajo reflexivo, lleno de ternura y rock and roll. Con la ayuda de Lucinda Williams, bien pudo haber hecho el álbum de su carrera.

“Sunset Kids” es un álbum donde los fantasmas de los años punk impregnan las letras de cada surco mientras el lado musical se cierne sobre los géneros que ha dominado desde su debut en solitario, “The Fine Art of Self-Destruction” en 2003, canciones pop, rockeros, country alternativo, Americana y baladas que van directamente a los conductos lagrimales.

La pareja de parejas aparentemente extrañas, él es de Queens, ella fue criada en Arkansas, crearon los 14 temas del disco, tres de ellos ya publicados anteriormente como un proyecto que Malin tenía con los tres miembros de Green Day llamado Rodeo Queens.

La propia Lucinda pone voz en el disco, junto a Billie Joe Armstrong en 4 temas del disco. Dave Sutton, Doug Pettibone, Geoff Sanoff y Liza Colby entre otros colabaron en este nuevo trabajo de Jesse Malin co producido por Williams y su marido Tom Overby.

Como maestra letrista, ha ayudado a Malin a refinar y enfocar sus propias palabras. Letras introspectivas, evocaciones a Tom Petty, hacia el cantante de los Pogues, Shane MacGowan, Lou Reed, Bowie, los Stones, Eagles, Jake La Motta, Ike y Tina Turner y Bernie Taupin.

Jesse Malin continúa contando historias de soñadores, intrigantes, buscavidas y traficantes. Estas son sus canciones sobre los personajes de su Nueva York natal e historias sobre aquellos que conoce en el camino.

La mayoría de las canciones de “Sunset Kids” suenan como si pudieran ser grabadas por cualquiera de ellos, sondando igual de bien. Muchas veces el disco suena más a la costa oeste que a la costa este, mientras que el pop, el blues, el rock y el country resuenan particularmente sensual.

Como compositor, Malin siempre ha tenido dos fortalezas principales, la capacidad de pintar una imagen con la profundidad de sus letras y un sentido de melodía que hace que cada canción sea instantáneamente reconocible y memorable. Ambas fortalezas están a plena potencia aquí.

Sónicamente, el disco recuerda a los Outsiders más relajados de 2015 en lugar de su compañero más duro, New York Before the War. Malin ha encontrado un ajuste cómodo dentro del género cantante-compositor, en el que Lucinda Williams ha hecho una carrera. “Sunset Kids” ve a Williams sacar a un Jesse Malin más adulto y reflexivo.

More from Carlos Pérez Báez

Patti Smith en el concerto di Natale con el Papa

Patti Smith, la madrina del Punk, podría actuar en el Vaticano junto...
Leer Más