Eilen Jewell recorre nuevos territorios con «Gypsy»

   El invierno se ha instalado ya en Madrid. A las puertas de la Sala El Sol, recién homenajeada por el Ayuntamiento de Madrid como sala de música en vivo de referencia con una placa conmemorativa en la fachada, se forma la habitual fila esperando que se habrán las puertas. Han decorado la escalera de acceso a la sala en colores rojizos y murales con los conciertos que han tenido allí lugar. Los que asistimos el pasado viernes al concierto de esta cantautora de Idaho, somos ya incondicionales.  Eilen Jewell recorre inexplorados territorios musicales en la presentación de «Gypsy», su noveno nuevo disco. El espíritu nómada de la cantante se adentra a través de sus doce temas en asuntos de más actualidad, como la brecha salarial o como resistir estos nuevos tiempos, la dualidad o los amores no correspondidos. Todo tiene cabida en la música de esta mujer, dulce pero con carácter. Una de ellas es una versión del clásico de Pinto Bennett «You Cared Enough To Lie», veterano de Nashville y amigo personal de la pareja y al que Jason Beek ha producido su último álbum, colaborando Eilen en las voces. 

«Writing still doesn’t feel like an easy process, but after 13 years, it’s a bit more second nature.»

   Viene acompañada por su banda de siempre. A la batería y tabla de lavar su marido Jason Beek, melómano por los cuatro costados. Y que decir de Jerry Miller… los años no pasan en balde. Sólo cuando alquien domina un instrumento como él la guitarra, te das cuenta de que la agilidad de antaño, hoy se convierte en sabiduría. Toca con una facilidad y sentimiento casi como si se peinara. Siempre es un lujo escucharle, verle abstraído en sus punteos, marcando los fraseos con la boca. Y por último el hombre más feliz sobre el escenario, Matthew Murphy al contrabajo. Si enfocabas con la cámara a Eilen, Matthew asomaba la cabeza por detrás con una sonrisa de oreja a oreja, entre duende y Tom Waits. The happy man in the band!

   Eilen es entrañable. Nos cuenta entre canción y canción  anécdotas, historias de sus canciones. Chapurrea un poco el español de su época del Erasmus en Granada y se pasa al inglés cuando tropieza con alguna palabra que le cuesta pronunciar. Ha cambiado la acústica en algunos temas por la eléctrica, un poco baqueteada en esta gira, introduciendo otras armonías y ritmos en su composición.

   La primera canción del disco, «Crawl», habla de la dualidad que hay en todas las cosas de la vida. Musicalmente es la más pantanosa.

«I want to crawl right out of my skin, Go back in time, cake walk in red fringe. I want solitude, don’t want to be alone. Want to put down roots, want to be a rolling stone.».

   Con «79 Cents (The Meow Song)» Eilen se vuelve más reinvindicativa sin perder un ápice de dulzura y comicidad con cierto aire a Nueva Orleans en los ritmos.

«But if her skin is brown, he pay goes down, it’s a nickel to the white man’s dime. But don’t complain or they’ll call you insane, people call me left-wing swine. Hey, hey, it’s alright, it’s ok, people call me left-wing swine.»

   «Who Else but you», es la dulzura personificada. Quién sino tú? El amor, la amistad, la pérdida, se entretejen entre las cuerdas de la guitarra.

«We sit side by side, Trying to say good bye, And thought in the dark i can’t see you, I know there’s tears in your eyes….»

«The mountain towns burned red, Consumed by a sunset, I’d be happy disappearing under colors like that, 

And I fell in love with trains,Haunted by the old refrain, You ride the Southern, I’ll ride the Santa Fe, Santa Fe…»

    Y así transcurren los minutos y nos regala canciones de antes como la maravilla de «Santa Fe» de su disco «Queen Of The Minor Key» publicado en 2014, junto a las que hoy nos presenta de este nuevo disco «Gypsy», que vió la luz el pasado mes de agosto. Hilvana a las raíces del Country, el Folk, el Blues y el Rock. Otros sonidos circundantes se deslizan por las costuras y cuando te das cuenta te sientes enredada con su música y la belleza de su voz. 

 

   Sólo una pega. No sé como alguien compra una entrada para asistir a un concierto y luego no para de reirse, hablar por el móvil, … faltando así al respecto del artista. Como pinta una amiga en sus dibujos … mucho Bla, Bla, Bla

Texto y Fotos por Ana Hortelano

Escrito por
More from Ana Hortelano

Nat Simons, una cantante con toda la carretera por delante

Crónica del concierto Nat Simons el 1 de abril en el que...
Leer Más