Rod Stewart, The Waterboys y Rulo y La Contra Banda en el Músicos en la Naturaleza 2019

«Da Ya Think I’m Sexy?», preguntaba por el 1978 un desenfadado y descarado Rob Stewart, un tipo al que 38 años después, en el 2016, y gracias al británico príncipe Guillermo, tendrá el honor de poder recibir el tratamiento de «excelentísimo caballero», y al que 3 años después, aquí, en Hoyos del Espino, en el corazón de la Sierra de Gredos, dentro de la XIV edición de Músicos en la Naturaleza, nos lo ha vuelto a preguntar, para dar por concluido su presencia sobre este escenario que entre montañas y bajo las estrellas convierte esa dupla, Música-Naturaleza, en un maridaje de un gusto exquisito.

Rod-Stewart-The-Waterboys-y-Rulo-y-La-Contra-Banda-en-el-Músicos-en-la-Naturaleza-2019.

El mítico músico británico apareció sobre en escenario el pasado día 19 de Junio de 2019 dentro de la XIV edición de Músicos en la Naturaleza con un cuarto de hora de antelación, como si tuviese ganas de recibir la respuesta a esa pregunta que le persigue desde hace tantos años…una pregunta que en su momento fue muy criticada por la prensa más purista, donde esos toques de música disco eran casi un sacrilegio para uno de los vocalistas más reconocidos del blues-rock, y que en su curriculum, ademas, podía presumir de haber formado parte de bandas como The Jeff Beck Group o The Faces.

Rod-Stewart-The-Waterboys-y-Rulo-y-La-Contra-Banda-en-el-Músicos-en-la-Naturaleza-2019.1

Acompañado por una banda de once miembros, y con más cambios de vestuario que la Pantoja, arranco con «Infatuatión», un tema de 1984, y con el que desde ese primer momento, consiguió que casi las 13.000 personas, congregadas en ese peculiar recinto, se entregaran y cayeran rendidos ante su voz aguardentosa, pero con una forma física más que notable que le permitió, estar todo en tiempo moviéndose y disfrutando sobre ese escenario a pesar de sus 74 años. Junto a distintas versiones de Tina Turner, Dire Straits o Donna Summer, algunas de las cuales le servían de pretexto para ausentarse del escenario y poder efectuar uno de los múltiples cambios de imagen con la que nos sorprendió a lo largo del concierto, pudimos escuchar otros temas como «Talk about it», o «Sailing», aunque se dejo en el tintero el reclamado por muchos fans, «Maggie May», y es que al final, se despidió a la francesa…llego la hora y se ausento…y punto final. Entre medias jugo con la banda, jugo con el publico, dio mucha cancha a esa extraordinaria formación que le acompaña en esta gira, en donde presenta su trigésimo álbum editado, «Bood Red Roses» (2018), y nos hizo disfrutar de un concierto donde la clase y la nostalgia jugaron a parte iguales, pero que consiguieron convertir a un pequeño trozo de campo situado entre montañas en uno de los sitios más felices del planeta, aunque fuese por espacio de un par de horas. Al final acabo con la citada pregunta «Da Ya Think I’m Sexy?», y es que, a pesar del tiempo pasado, sigue conservando ese pelo rubio y ese descaro en la mirada que, puede, que le permitan hacer la pregunta sin ruborizarse.

Rod-Stewart-The-Waterboys-y-Rulo-y-La-Contra-Banda-en-el-Músicos-en-la-Naturaleza-2019.4

Creo que fue en el 2002, dentro de ese ciclo de conciertos que la ciudad de Salamanca monto con motivo de ser nombrada Capital de la Cultura Europea cuando tuve el primer contacto con esta banda escocesa The Waterboys en directo. 17 años después coincidimos una vez más, esta vez, en lugar de encerrados en un bonito auditorio, a la luz de las estrellas y rodeados de montañas de la Sierra de Gredos, en Hoyos del Espino dentro de la XIV Edición de Músicos en la Naturaleza. Con un cierto retraso apareció Mike Scott, voz y guitarra; escoltado por el resto de la banda para interpretar el tema «Fisherman’s Blues«, tema incluido en el cuarto trabajo de la banda, ya hace unos cuantos años….por el 1988; y que supuso el cambio de registro del grupo con esa inmersión en los sonidos tradicionales irlandeses y escoceses, mezclados con el rock. Junto a Mike Scott el resto de la banda la completan Steve Wickhamal al violín, Ralph Salmins a la batería, Brother Paul a los teclados y Davis Hood al bajo. Desde ese primer tema hasta el final, con la vibrante versión del «Jumpin’ Jack Flash« de Sus Satánicas Majestades; el publico que aguanto y no hizo la estampida con el final del concierto del astro ingles Rob Stewart, demostro un elevado estado de conexión y comunión con la banda y disfruto cada uno de los temas, aunque al final quedo flotando la sensación de brevedad; porque en poco más de una hora la banda dio por finalizada su aventura entre estas montañas y dio por clausurada una magnifica edición de Musicos en la Naturaleza y dejo con ganas de esa edición del próximo 2020.

Rod-Stewart-The-Waterboys-y-Rulo-y-La-Contra-Banda-en-el-Músicos-en-la-Naturaleza-2019.5

La banda formada en 1983 tendio un puente entre la poesía de W. B. Yeats y la voracidad del público de rock por los himnos generacionales, y desde esa lejana fecha no han dejado de editar discos interesantes. Ya queda lejos aquella big music que les encumbró con sus tres primeros discos, o aquella época folk con la que rompieron esquemas y les volvió a poner en la cresta de la ola. Si bien no reniegan de todo ello, desde 2015 han editado tres discos que miran hacia un modern blues que en directo se llena de funk y soul, y hasta hip-hop, aunque pasado por el filtro Waterboys y con el sello distintivo del virtuoso violinista Steve Wickham; aunque su lider Mike Scott, afirme en una reciente entrevista que odia ser encasillado: «el término que más odio para los Waterboys es folk-rock», y lo justifica «porque tocamos mucho más que eso, pero también me disgusta lo de la ‘big music’, que nunca fue tal, y el viejo y aburrido ‘rock’. Términos que me gustan son ‘rock and roll’ y ‘soul’, y de hecho tocamos ambas cosas, pero alguien que intente capturar el espíritu y el sonido de los Waterboys en un único género o nombre estilístico fracasará». Sea lo que sea lo que queda claro es que los escoceses son palabras mayores en la historia del rock.

Rod-Stewart-The-Waterboys-y-Rulo-y-La-Contra-Banda-en-el-Músicos-en-la-Naturaleza-2019.6

El músico de Reinosa (Cantabria) fue el primero de romper en hielo en esta nueva edición de Músicos en la Naturaleza. No es que haya sido muy seguidor del antiguo componente de La Fuga y recuerdo fugazmente toda la movida que se monto con su marcha de la banda y los diferentes comunicados que se intercambiaron mutuamente; así que tiraremos de hemeroteca y de la gente que entiende. Dice África Egido (Efe Eme) que Rulo «no inventa nada ni lo intenta, pero ha encontrado lo que le hace único, y eso le ha granjeado el aplauso de muchos y el respeto de todos».
Acompañado por una Contra Banda integrada por Dani Baraldés ‘Pati’ desde Sarrià (Barcelona) en la guitarra eléctrica, Adolfo Garmendia ‘Fito’ desde Reinosa, paisano de Rulo desde tiempos de La Fuga, acompañando a la otra guitarra y coros, Enrique Mavilla «Quique» al bajo, y Karlos Arancegui ‘Charli’ a la batería y una teclista, muy tímida, de la que no recuerdo su nombre y no localizo ninguna referencia.
De él cuentan que se caracteriza por tener «una incontinencia creativa y un continuo cambio en su puesta en escena», desde que abandono la antigua formación, el el chico de Reinosa que de pequeño solo soñaba con cantar y no haber dos conciertos iguales, fue un buen y muy digno prologo para una nueva edición de Músicos en la Naturaleza, ese pequeño o gran invento que la Junta de Castilla y León organiza en un pequeño pueblo sumergido entre montañas y que, por un fin de semana, coloca a este emblemático sitio en todos los mapas de la programación musical de este país.
Al final como comentaba la citada África Egido, Rulo «no inventa nada ni lo intenta, pero ha encontrado lo que le hace único, y eso le ha granjeado el aplauso de muchos y el respeto de todos. Con el apoyo de grandes músicos con sensibilidad y talento para vestir sus canciones, el cántabro ha demostrado una enorme facilidad para desnudarse emocionalmente en los escenarios, una indiscutible habilidad para conectar con el público, y una tremenda destreza para borrar la línea invisible que separa al músico del espectador. Y es que no siempre un músico tiene que ejercer de dios. Casi siempre, cuanto más humano, mejor».

Rod-Stewart-The-Waterboys-y-Rulo-y-La-Contra-Banda-en-el-Músicos-en-la-Naturaleza-2019.7

Rulo y La Contra Banda, es posible que solo sea un tipo que hace reales sus propias palabras: «Nos veremos donde haya una botella, un escenario, una risa, una luna llena, una cama de hotel, un puñado de estrellas, allí donde nunca las lágrimas valgan la pena», inicio la cita anual de Músicos en la Naturaleza, ese festival que algunos denominan el mini Woodstock español, en la finca Mesegosillo, que se encuentra en la localidad de Hoyos del Espino (Ávila), fuera de los límites del Espacio Natural.

Texto y fotos por Jesús Díez.

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Radio Days en el 13er aniversario de Alta Tensión en el Loco Club de Valencia

Radio Days banda italiana de powerpop en el 13er aniversario de Alta...
Leer Más