Chaqueteros sólo para mujeres que aman el Rock’N’Roll

La revolución feminista transforma el mundo, lo llena de cambios, pero sí existe un grupo capaz de metamorfosearse en cada concierto esos son los Chaqueteros, cuyo repertorio cambia según su criterio. A cuarenta y ocho horas del Día Internacional de la Mujer, lo suyo era centrarse en canciones interpretadas por féminas y darle al espectáculo que tuvo lugar en la barcelonesa Sala Monasterio su particular impronta. Mañana puede ser el Rockabilly de los cincuenta o el Be Bop, ¿quién sabe? Lo que está garantizado, como en la noche del 6 de marzo de 2020, es un lleno hasta la bandera.

REE-KOHL-9608_DIRTY-ROCK
CHAQUETEROS-0014_DIRTY-ROCK

               Pero no fueron los chicos de Charly’ 90 los únicos en presentar novedades, pues su telonero Ree Kohl acababa de estrenar nueva formación y basó un recital que fue de menos a más en las piezas de su último álbum hasta la fecha, el más que recomendable “Lost Train” (2019). No sólo deslumbraron con piezas propias –aplausos en “Ready and Willing”-, sino que encendieron al público con “Burn” de Deep Purple. Salida por la puerta grande.

CHAQUETEROS-0022_DIRTY-ROCK

CHAQUETEROS-0043_DIRTY-ROCK

            Eso sí, la noche tenía nombre de mujeres y los Chaqueteros compartieron escenario con varias invitadas en esas piezas que hicieron célebres artistas del mal llamado sexo débil. Entre las muchas relecturas hubo una banda que fue la referencia de la velada, pues de Blondie sonaron “Call Me”, “Hanging On The Telephone” y “Only Way Or Antother” y es que Debbie Harry marcó una verdadera época a finales de los setenta y durante los primeros ochenta. En esta última canción Alexandra Spanswick-Smith contribuyó con su bajo a darle más empaque rítmico al tema, ya que Tony Nerviorroto siguió sobre las tablas dominando las cuatro cuerdas, curiosidad que también se repetiría en otros cortes. Pocos grupos son capaces de tener dos bajistas simultáneamente, algo más cercano al Rock Progresivo que al estilo de estos audaces músicos, declarados seguidores de los Ramones aunque cualquier día nos sorprendan tocando media discografía de King Crimson. Con ellos nunca se sabe.

CHAQUETEROS-9955_DIRTY-ROCK

CHAQUETEROS-9682_DIRTY-ROCK

            Otra referencia como front woman, y que al igual que Harry sigue en activo, es Chrissie Hynde, y lógicamente “Precious” de Pretenders sonó con ese toque Punk que regalan los barceloneses a sus relecturas. Contaron en este tema con la bajista Mercè Herrero, que también le puso voz a “Celebrety Skin” de Hole. Por su parte, el baterista Joan Hammer cedió su puesto a Katia Riera, que llevó el ritmo de su corazón a los bombos en “Cherry Bomb” de las Runaways. Fantástica.

CHAQUETEROS-9822_DIRTY-ROCK

CHAQUETEROS-0072_DIRTY-ROCK

            Sobre Charly no puedo añadir mucho más de lo que he escrito desde que lo conozco: vive la música con la intensidad con la que la canta. Entrega total. Carisma a raudales. Lo mismo cabría decir de esa pareja de guitarristas que forman Jan Gura y Camarero Oscuro, cuya sintonía raya la perfección.

CHAQUETEROS-0128_DIRTY-ROCK

CHAQUETEROS-0174_DIRTY-ROCK

            En pocas palabras, la velada se hizo corta a base de energía y buenas vibraciones, y aunque me deje nombres en el tintero –un periodista debe concretar y no alargarse en demasía-, Marga Gómez, Mohnny Cash, Betty Love y Marta Rodés también contribuyeron con su talento a otra velada inolvidable y, en mi opinión, doblemente reivindicativa pues a la causa feminista deberíamos añadir detener el cierre de este recinto. Los que no viven en Barcelona deberían saber que la Sala Monasterio dejará de existir en breve al igual que otros locales de ocio nocturno situados en el Puerto Olímpico por orden del ayuntamiento. Aunque el consistorio de Ada Colau haya justificado que no renovará las licencias a los establecimientos de esta zona para abrirla más a la ciudadanía y dedicarla sobre todo a actividades relacionadas con la náutica, los problemas de seguridad –dos personas fallecieron el pasado verano en esta área- se encuentran detrás de una cuestión que podría solucionarse con mayor presencia policial.

REE-KOHL-9529_DIRTY-ROCK

REE-KOHL-9662_DIRTY-ROCK

         En resumidas cuentas, el fin de esta sala constituye un golpe muy duro para los aficionados a la música de la ciudad, que hemos encontrado entre sus paredes un lugar idóneo para asistir a excelentes conciertos y que, además, nunca ha dado ninguna complicación a nivel de seguridad. Haría bien el ayuntamiento barcelonés en entender que la cultura rockera precisa de espacios sino se desea acabar con ella. Pase lo que pase, debo agradecer a Juanjo Balsera, su propietario y persona que ama el Rock’N’Roll al igual que Joan Jett, toda la labor realizada durante todos estos años y el exquisito trato que ha tenido con la prensa. Pase lo que pase, ha sido un honor cabalgar a tu lado.           

Texto por Federico Navarro y fotos por Ramón Hortoneda.

  REE-KOHL-9627_DIRTY-ROCK     

 

 

 

 

Escrito por
More from Federico Navarro

Marcelo Calabria, Valdés y “El Viajero Multicolor” forman un triángulo de talento

El segundo disco de Marcelo Calabria con su proyecto Valdés contiene todo...
Leer Más