Nuevo disco en directo de Watermelon Slim, “Traveling Man”

Watermelon Slim publicó el pasado mes de marzo “Traveling Man”. Un doble disco en directo que contiene nada más y nada menos que 18 canciones grabadas en el Blue Door y Depot en Oklahoma en 2016.

Trece álbumes después, Bill Homans, aquel veterano del Vietnam que grabase un álbum de protesta contra la guerra, Merry Airbrakes, en 1973,  mientras se recuperaba de las heridas en un hospital en la bahía de Cam Ranh, Vietnam, el nativo de Boston de 70 años criado en Asheville, Carolina del Norte, ahora establecido desde hace muchos años en Oklahoma, todavía tiene mucho valor y refunfuños, sacando temas originales y clásicos de Muddy y Howlin’, deslizándose diabólicamente sobre su trío de guitarras resonadoras electrificadas.

“Travelling Man” nos coloca en el centro de la primera fila de sus actuaciones en directo con solo él, su guitarra y armónica, de la manera en que su influencia Delta Mississippi John Hurt lo querría. El bluesman, veterano del Vietnam, licenciado en periodismo e historia y conductor de camiones transportando residuos industriales, evoca todo aquello a la América profunda y maltratada a través de su blues del Delta, Country Blues, folk y Americana.

El poeta de los rebeldes y de voz áspera, Watermelon Slim, es otro proscrito que cuenta la historia de su vida en canciones, un periodista musical a la antigua usanza, ganador y nominado en múltiples ocasiones a los premios del Blues (Blues Music Awards) junto a su banda de apoyo The Workers, grabó su primer álbum justo después de abandonar el servicio militar en 1973 con el álbum protesta Merry Airbrakes, disco con el que entabló amistades con Pete Seeger, Barbara Dane o Country Joe McDonald, entre otros.

Para Watermelon Slim el blues habla de experiencias frustradas y según su parecer, él frustró a muchas personas. Todas esperaban que un tipo con un coeficiente intelectual de 142 fuera una persona de éxito y aunque lo ha logrado, lo que imaginaban era un alto ejecutivo y no lo que él es ahora. De todas maneras ese fue el camino que él escogió y ese es su territorio, el territorio del blues.

De hecho, interpreta versiones de “61 Highway Blues” y “Frisco Line” de Hurt, “Jimmy Bell” de Cat Iron, “Smokestack Lightnin” de Howlin “Wolf”, que Slim se adapta perfectamente a “Two Trains Running” de Muddy Waters para una interpretación de casi 12 minutos. 

Los temas originales de Slim para el disco se inclinan hacia la música que escribió en sus días de conducción de camiones. Comenzando con “Blues Freightliner”, “Scalemaster Blues” y el autoexplorador “300 Miles”. Hay una oda a su sello, “Northern Blues” y el sorprendente “Last Blues” oHoller # 4″. La segunda parte del disco fueron escritas o coescritas por Slim, con la excepción del tradicional “John Henry”. Todo comienza con la funky “Let it Be in Memphis”. Si alguna vez hubo un álbum  de blues moderno que apacigua a los dioses de los puristas del género, “Travelling Man” es uno de ellos.

More from Carlos Pérez Báez Leer Más