Existen discos igual de buenos que “Beggars Banquet” (1968), de The Rolling Stones, pero no mejores…

Beggars Banquet (1968), de The Rolling Stones disco
Beggars Banquet (1968), de The Rolling Stones disco

Para muchos el mejor disco de los Stones. Para otros, “Beggars Banquet” el disco en el que los Stones habían hecho todo lo posible para endurecer su sonido y desterrar la neblina de la psicodelia, y al hacerlo, lanzaron cinco período del año en el que producirían sus mejores registros. Una obra maestra de 10 temas que cada 6 de diciembre cumple su aniversario de lanzamiento desde 1968.

Aquel 1968 fue el año que lo cambió todo, el mundo ya no volvería a ser el mismo como ahora se pretende. Asesinato de Martin Luther Kimg Jr. y Robert Kennedy, guerra del Vietnam, protestas en Europa y Estados Unidos, el mayo francés, etc. 

El grupo por aquel entonces necesitaba un giro radical, que en su quinto año de carrera se vio obligado a dejar atrás el experimento psicodélico de “Their Satanic Majesties Request”, lanzado el año anterior, y volver a sus raíces musicales con un álbum que terminaría inaugurando el período más celebrado de su carrera. Grabado entre Londres y Los Angeles en los Olympic Sound Studios y en los Sunset Sound Studios de Los Angeles entre el 17 de marzo y 25 de julio de 1968. Producido por Jimmy Miller, marcó el retorno deliberado del grupo a sus raíces musicales tras coquetear con la psicodelia de“Their Satanic Majesties Request” un año antes. También significó el último álbum stoniano editado con Brian Jones en directo, si bien participó en dos de las canciones del próximo disco de la banda, ”Let It Bleed”, lanzado después de su muerte.

Brian aportó bellísimos acordes de guitarra slide en “No Expectations” y “Jigsaw Puzzle”, sitar y tampura en “Street Fighting Man”, guitarra acústica y armónica en “Parachute Woman”, armónica en “Dear Doctor” y “Prodigal Son” y melotrón en “Jigsaw Puzzle” y “Stray Cat Blues”.

“Beggars Banquet” fue el primer trabajo en conjunto entre los Rolling Stones y Jimmy Miller. Después de pasar años bajo la tutela de Andrew Loog Oldham, el productor neoyorquino fue el responsable de estar al mando de las sesiones de la que es para muchos el período más fructífero de los Stones. La relación duró hasta “Goat Head’s Soup” en 1973, y a partir de ahí Jagger y Richards adoptaron el apodo The Glimmer Twins para encargarse de la producción de sus discos hasta 1981.

Otra persona involucrada de algún modo con el álbum es Jean-Luc Godard. El cineasta francés, ícono de la nouvelle vague, materializó en 1968 una película un tanto particular. Su intención era filmar a los Stones en el estudio, y lo hizo nada menos que durante las sesiones de “Sympathy for the Devil”. El resultado final, One Plus One, mezcla las imágenes de la grabación junto con otras de la contracultura estadounidense del momento. Al momento de ser distribuida mundialmente, la película fue retitulada oportunamente como Sympathy for the Devil.

La lista completa de músicos invitados del discopresentaba a Ric Grech (violín en “Factory Girl”), Nicky Hopkins (piano en “Sympathy for the Devil”, “No Expectations”, “Dear Doctor”, “Jigsaw Puzzle”, “Street Fighting Man”, “Stray Cat Blues” y “Salt of the Earth”), Rocky Dijon (congas en “Sympathy for the Devil”, “Stray Cat Blues” y “Factory Girl”), Dave Mason (shehnai en “Street Fighting Man” y melotrón en “Factory Girl”), Jimmy Miller, Marianne Faithfull, Anita Pallenberg y Suki Poitier (coros en “Sympathy for the Devil”) y al Watts Street Gospel Choir (coros en “Salt Of The Earth”)

La idea original para promocionar el disco era la de montar un especial de TV con varias estrellas del mundillo del rock, lo que llevó a convocar a John Lennon, Yoko Ono, Eric Clapton, los Who, Marianne Faithfull, Taj Mahal, Ivry Gitlis y Jethro Tull (que por entonces presentaba entre sus filas a Tony Iommi, futuro guitarrista de Black Sabbath), lo cual derivó en el extravagantemente recordado “The Rolling Stones Rock and Roll Circus“. El Circus también marcó la última aparición en directo de Brian Jones. Lo demás ya es historia. Existen discos igual de buenos que “Beggars Banquet” (1968), de The Rolling Stones, pero no mejores…

Escucha “Beggars Banquet” (1968), de The Rolling Stones:

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

More from Carlos Pérez Báez

“On Air in the Sixties” es el título del nuevo disco, libro y DVD de los Rolling Stones

“On Air in the Sixties” es el título del nuevo disco, libro...
Leer Más