Pearl Charles presenta su nuevo disco “Magic Mirror”

Pearl Charles presenta su nuevo disco Magic Mirror. Uno de los más esperados del año para la gente que se rindió ante su anterior Sleepless Dreamer, su luminoso lanzamiento de 2018. Programado inicialmente para primavera de 2020, el nuevo álbum de Charles se retrasó hasta enero debido a la crisis vírica. Este tiempo no hizo sino aumentar las expectativas. Finalmente, un año después de finalizar su grabación, ve la luz a través de Kanine Records.

Escucha el nuevo disco de Pearl Charles aquí.

La artista angelina empezó a tocar el piano a los cinco años y empezó a actuar desde muy joven en musicales. Al final, su camino se desvió tras ser sorprendida fumando marihuana en la habitación del hijo de un famoso cantante country. Empezó entonces su carrera en la música de raíces con el duo de melodías country The Driftwood Singers. Tras su paso (a la batería) en los garageros the Blank Tapes, se fue curtiendo antes de debutar en solitario en 2015 con su álbum homónimo. Un disco de retazos donde todavía estaba buscando su identidad, que estallaría en todo su esplendor en Sleepless Dreamer, enorme colección de canciones.

Pearl Charles factura tonadas de pop-rock atemporales deudoras de los gloriosos tiempos de Laurel Canyon. Steely Dan, Carole King, Gram Parsons, Fleetwood Mac, Tom Petty,… nombres todos ellos que cuadran perfectamente con sus intenciones. También, en busca de la canción perfecta, no ha ocultado nunca su obsesión por el cancionero de ABBA, que sale a relucir en varios pasajes del nuevo trabajo.

Pearl Charles describió una vez su música como “Country Disco, lo que para mi es una mezcla de soft/country rock setentero con influencias de la música de las décadas posteriores”.

Desde el inicio con “Only For Tonight”, primer tema del disco, queda muy clara la dirección que quería dar  Pearl cuando entró al estudio para grabar su último proyecto. El disco muestra un alejamiento del cosmic country de su anterior disco para favorecer sonoridades más soft rock, muy en la línea de los mejores momentos de clásicos de los 70 como Fleetwood Mac y Steely Dan. Ante todo, nos encontramos aquí con la confirmación de una compositora muy dotada, con toda una carrera por delante.

Magic Mirror es un estado de ánimo, un disco hecho para reinar en un mundo ideal de estribillos irresistibles y mil y un detalles que elevan cada canción. Las steel guitars de “Take Your Time” o la percusión de “What I Need” nos demuestran que su corazón sigue siendo cósmico, pero la producción en general muestra la intención de dar un paso adelante en su carrera. Siempre es un buen momento para escuchar canciones como “Sweet Sunshine Wine” (muy Eagles) o mover las caderas al ritmo del funk bastardo de “Only For Tonight”. Un tema que contiene guiños a artistas tan diversos como ABBA y Otis Redding.

“Escribí este disco como un viaje de autoexploración. Me gusta tomar drogas psicodélicas y muchas veces eso te lleva a profundos pensamientos internos. La escritura es muy terapéutica y catártica. De alguna manera te ayuda en ese viaje de encontrarte a ti misma”

Como sugiere el título del álbum, las canciones abordan todo tipo de dudas existenciales: autoconocimiento, ansiedad, amor, miedo… Todo en la línea que enfrenta la identidad que uno necesita interiormente con la imagen que ofrecemos a los demás. Algo, lo de la imagen, que cuida especialmente Pearl, siguiendo un estilismo muy cuidado inspirando en los 70s. Todo en el disco nos remite a la época dorada del rock ligero. “Don’t Feel Like Myself” and “Magic Mirror” hubieran encajado en Tapestry de Carole King. El espíritu de Stevie Nicks flota de principio a fin. ¿El mundo necesita artistas que sigan explorando este género? Difícil respuesta, pero nombres como Pearl Charles o Weyes Blood dan a esta música un enfoque contemporáneo (sobre todo en sus letras) que las hace muy necesarias.

No son buenos tiempos. La tristeza infinita que nos ha dejado la pandemia. La ola de frío que nos ha atrapado. La incertidumbre por saber cuándo volveremos a abrazarnos. La certeza de que todavía pasará un tiempo hasta que podamos recuperar los conciertos que tanto echamos de menos. Posiblemente, no hay ahora mismo nada más fuera de contexto que un disco de rock californiano. Pero, al mismo tiempo, la escucha de este trabajo nos hace soñar que todo volverá y volveremos a ser libres.

Además de presentar el álbum, grabado hace un año, Charles ya está trabajando en su próximo proyecto que, dada la situación de la industria, llegará pronto. Por ahora, ella y su pareja Michael Rault (otro interesante cantautor) se han mudado a las afueras de Joshua Tree. Un lugar mágico, donde están explorando nuevos rumbos en su estudio casero, y que esperemos tiña sus composiciones de los legendarios sonidos cósmicos que han habitado en el mítico desierto californiano. La primera canción nacida en su nuevo hogar es una tonada navideña donde, por primera vez, han grabado en cinta, buscando capturar la magia del momento sin aditivos. Ojalá sus próximos pasos vayan por ese camino.

pearl-charles02

Etiquetas de la historia
, ,
Escrito por
More from Javier Casamor

Weyes Blood llega en noviembre a España para presentar “Titanic Rising”

Tras grabar uno de los discos del año, la californiana estará en...
Leer Más