Samantha Martín & Delta Sugar. La fuerza de una voz fiel a sus raíces

   El pasado martes, festivo en Madrid y a las puertas del Clamores, una fila de adictos a la música americana esperaba pacientemente que se abrieran las puertas de la sala. Una mujer muy expresiva y dicharachera se acercó a nosotros y empezamos a hablar, en cinco minutos todo eran risas. Samantha Martín era esa mujer. Hablamos de todo y de nada, pero sobre todo de vinos y tapas, vienen con la lección aprendida. Era el primer concierto de los cuatro previstos de Roots Redux by The Mad Note y Clamores y había mucha expectación, algunos ya conocían al grupo de una visita anterior. 

“He sido bastante fiel a la música de raíces durante toda mi carrera. Comencé inclinándome hacia el country y americana de la vieja escuela pero, al ir creciendo y escuchando otras cosas, fui evolucionando a medida que mis gustos personales giraban hacia una profunda apreciación del góspel, blues y soul.”

   La banda de Toronto con Samantha al frente viene con una representación del total de su banda. Desde el 2014 han obtenido elogios de la crítica por su combinación de blues, soul, gospel y rock, y voces excepcionales. Su último disco Run To Me fue lanzado el 28 de abril de 2018, siendo cuatro veces nominado a los premios Maple Blues Awards y al premio Juno como álbum de Blues del año. 

“Mi proceso de composición suele ser el mismo: mucho vino, cigarrillos y una relación fallida.”

El consejo que me dio Bill Martin, mi padre: “Chica, nada que valga la pena tener es fácil de conseguir. Este es tu gran sueño y yo estoy sin blanca. Es hora de apresurarse”.

   La banda está increíblemente bien integrada y los coros de Aisha y Sherie pueblan con oscuros matices la voz de Samantha, fuerte, con una energía desbordante, dominando la escena con su presencia, haciendo partícipe al público y hablando del deseo, la traición, las emociones, la esperanza, con letras incisivas, armonías y arreglos que rescatan los mejores sonidos del soul de la casa Stax. En un momento dado, tal era el fragor de la batalla musical, que le pidieron que bajara un poco el volumen y me recordó a otra escena parecida en la grabación de The Weight en The Last Waltz. La protagonista entonces era nada menos que Mavis Staples… por ahí van los tiros y sus influencias.

Texto, fotos y video Ana Hortelano

Escrito por
More from Ana Hortelano

Thundercat, un bajista como la copa de un pino

Crónica del concierto de Thundercat el pasado 23 de noviembre en Madrid,...
Leer Más