Ely & The Good Boys publica su disco debut

Ely-The-Good-Boys-High-

Una vez más la música se convierte en ese pegamento capaz de unir, jam mediante, a cuatro desconocidos de diferentes procedencias para seguir un mismo camino común, crear una banda y darle forma a sus canciones construidas con grandes dosis de blues-rock y matices del soul y del pop. Que la química entre los miembros de Ely & The Good Boys es enorme se evidencia en que, con apenas unos meses de vida, la formación presenta su debut discográfico plagado de temas propios y un par de buenas  versiones. Eso puede suponer dos cosas, que te encuentres un disco atropellado por las ganas de sacarlo a la luz o simplemente una muestra de que cuando las composiciones fluyen y funcionan, no es necesario pasar más tiempo en el estudio si todas las piezas encajan. Por suerte en esta ocasión nos encontramos en el segundo de los casos. 

Hace años que el blues ha dejado de ser aquel estilo marcado por los patrones tan reconocibles. Con el tiempo se ha ido abriendo para integrar otros ingredientes y mejorar la receta original, y eso Ely & The Good Boys lo han sabido hacer incluso con las versiones del disco. Un claro ejemplo es “The Blues is my Business” que abre el disco, al que han sabido darle un toque personal al tema que popularizó Etta James y en el que empieza uno a darse cuenta del interesante trabajo de arreglos por parte de los músicos de la banda.

Aunque si bien es cierto que lo primero en lo que uno repara es en la fuerza y en la calidez de la voz de Ely, su cantante y principal compositora, conforme te vas adentrando en el resto de canciones son los detalles y matices que los Good Boys aportan a cada uno de los temas. La sólida base rítmica de Max Mojo Miritz y Victor Solana hacen que en más de una ocasión te dejes llevar para bailar con el diablo como ellos mismo cantan o que te veas caminando por las calles al ritmo de “Hi Joe”.  Cabe destacar tambien las guitarras de Carlos Saura, que son capaces de dar respuesta a la voz, acompañarla cuando es preciso o brillar por sí mismas llegado el momento, como en “When You’re Gone” o en el excelente solo final de “True To You”.

Lo interesante de este disco es que cada una de las canciones te permite pasear por diferentes ambientes. En “Shine On”, la segunda versión del disco, mi imaginario musical saca de su letargo a una banda como Spin Doctors y la junta con la Steve Miller Band para alegrarme el día. Y si me apetece ver el mundo en blanco y negro, en un ambiente cargado de humo y pensar que formo parte de una escena rodada por David Lynch a la que Chris Isaak no pudo ponerle musica me dejo llevar por un tema como “Lonely”.

Podría situar cada uno de los temas, pero casi mejor dejar que cada uno se deje llevar por las diez pistas del debut de Ely & The Good Boys, o alguno de sus directos en cualquiera de los formatos con los que pueden aparecer por tu ciudad. Por el momento podremos disfrutar de la banda al completo abriendo para Laura Cox en la sala Wolf de Barcelona el próximo 21 de Abril en una cita que promete ser muy interesante.

Open in Spotify

Etiquetas de la historia
, ,
Escrito por
More from Sergio Leiva

Alice Cooper impecable en el Barcelona Rock Fest

Por veces que se le haya visto a un mago los trucos,...
Leer Más