John Hurley – Delivers One More Hallelujah (1971)

John Hurley - Delivers One More Hallelujah (1971)

¿A alguno os suena el nombre de John Hurley al frente de esta deteriorada portada? Es probable que a pocos, ¿verdad? Pues supone uno de esos sangrantes ejemplos de músicos que han vivido en el más injusto anonimato a pesar de haber cosechado, en su caso, al menos un par de éxitos que todo el mundo recuerda salvo, por desgracia, el nombre de quien lo compuso.

Y es que este tipo nacido en Pennsylvania, junto a su colega de fatigas Ronnie Wilkins, formó una incipiente dupla compositiva desde principios de los sesenta hasta que en 1967 sucede un hecho que marcará la carrera de ambos, y es que mientras trabajaban en los estudios Muscle Shoals, recibieron el exigente encargo por parte de Jerry Wexler de componer algo para la gran diva del soul, Aretha Franklin. Como el padre de la vocalista era predicador inmediatamente surgió la idea de titularlo ‘Son of a preacher man’. Aretha lo rechazó por parecerle inapropiada (aunque posteriormente entraría en razón y la acabaría grabando) y Wexler, ni corto ni perezoso, se la cedió a Dusty Springfield para su monumental ‘Dusty in Memphis’ (1969)…y el resto es historia.

Con el cambio de década, el inseparable dúo se muda a la soleada California, donde Hurley aprovechará para iniciar una breve y escasamente exitosa carrera en solitario en forma de tres álbumes: ‘Sings about people’ (1970), el que nos ocupa, el excepcional ‘Delivers one more hallelujah’ (1971) y ‘Children’s dreams’ (1973).

Sin que sirva de precedente, me niego a destacar ni a cubrir de superfluos adjetivos ninguno de sus temas porque más allá de formar un sólido y excepcional conjunto de composiciones, escuchar hoy en día dicho trabajo supone toda una experiencia, una especie de viaje en el tiempo a un pasado demasiado lejano donde se grababan álbumes de un modo artesanal, con toneladas de talento y amor por la música; un disco cargado de pureza e impregnado de soul, country y góspel, que trata temas tanto sociales como religiosos, profusamente ornamentado por coros exultantes de voces femeninas pero, a la vez, imbuido de una conmovedora espiritualidad y grabado con la sabia aportación de músicos legendarios como James Burton, Ronnie Tubb, Larry Carlton, Jerry Scheff o Milt Holland.

Con todos esos ingredientes nada debería fallar y ‘Delivers…’ de ninguna forma lo hace, sino que conforma un disco con marchamo de clásico cuya calidad se me antoja tan indiscutible que se hace difícil creer que todavía permanezca enterrado en el más absoluto de los olvidos y no haya sido reeditado en vinilo como la ocasión merece.

Por desgracia, Hurley fallecería prematuramente a los 45 años, y con él concluiría la historia de un músico blanco con el alma rotundamente negra como los eternos Eddie Hinton, Donnie Fritts, Dan Penn, Jim Ford o Spooner Oldham.

Cuando escuchéis por enésima vez a la malograda Dusty Springfield entonar el inmortal himno por el que es conocida o al mítico Waylon Jennings hacer suya ‘Love of the common people’, recordad que detrás de esas composiciones se encontraba este desconocido gran hombre….

Escucha «Delivers One More Hallelujah» (1971) de John Hurley:

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE

Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

Texto por David Rodríguez Araujo.

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

The Young Gods en dos únicas fechas en España

El próximo mes de abril los míticos The Young Gods actuarán en...
Leer Más