Hindu Love Gods. La resurrección de Warren Zevon

Hindu Love Gods. La resurrección de Watten Zevon

Hay momentos cruciales en la vida de una persona que pueden hacer variar su destino. Una llamada de Peter Buck cambió el rumbo (y probablemente salvó la vida) de nuestro protagonista: El gran Warren Zevon.

Corría el año 1984. Warren pasaba por el momento más bajo de su trayectoria. A pesar de ser uno de los cantautores con mayor talento de los setenta, carecía de ese punto de fortuna que había acompañado a otros compañeros de generación como Bruce Springsteen, Jackson Browne, etc. Y  sufría una total  incomprensión por parte del público, en parte por su disoluta vida y en parte porque sus temas, caracterizados por historias sórdidas y un humor cínico muy particular no conectaban con el oyente medio, y este factor le había conducido a una espiral de alcoholismo y autodestrucción  y a un  dramático intento de suicidio.

Warren recibe la invitación del guitarrista de REM para pasar unos días en Athens,  gracias a que éste le profesaba una gran admiración  desde que años atrás cayera en sus manos su trabajo homónimo “Warren Zevon” publicado en 1976. REM estaban en un momento particularmente dulce tras la publicación del flamante “Reckoning” y se encontraban descansando a la espera de una inminente gira europea.

Sin discográfica y amarrado a una botella de vodka, Warren acepta la oferta y dedica unos días a tocar con los miembros de la banda, tanto temas del propio vocalista como del propio grupo. Dos semanas antes, REM hacían un concierto en el 40 Watt Club junto a Bryan Cook (de la banda local Oh-Ok) bajo el nombre de Hindu Love Gods.

Ya que Warren está de visita, le invitan a participar en una nueva actuación donde tocan material de Zevon, de “Reckoning”, además de versiones de gente como The Troggs, Patti Smith, etc. Además acabarán grabando una versión de los Easybeats “Gonna have a good time tonight” y un tema de Bill Berry, “Narrator”, que el sello IRS publicará como single en 1986 (y que provocará el enfado de REM con su propia compañía).

Hindu Love Gods. La resurrección de Watten Zevon

Esos días junto a la joven banda le servirán de auténtico revulsivo y le harán recapacitar. Se da cuenta que si quiere volver a grabar un disco en condiciones tiene que estar totalmente despejado. Tras el concierto y  aconsejado por su mujer, decide ingresar en una clínica de desintoxicación (experiencia que relatará en el tema “Detox Mansion”).

Una vez rehabilitado y con los royalties recibidos por la inclusión de su tema más popular, “Werewolves in London”, en la banda sonora de la oscarizada “El color del dinero”, decide grabar un nuevo disco para demostrar que se encuentra definitivamente limpio, con el apropiado título de “Sentimental Hygiene”.

Publicado en 1987, se convertirá a la postre en su disco más popular, donde participan músicos que le admiran de la talla de Bob Dylan, Neil Young, Tony Levin, Don Henley, Mike Campbell,  Stan Lynch y los propios REM, que ejercerán de banda de apoyo.

Hindu Love Gods. La resurrección de Watten Zevon

Precisamente junto a éstos y en una noche de diversión, registran unas diez versiones, la mayoría standards de blues. Aunque no es su intención publicarlas, son finalmente comercializadas por el sello Giant Records en 1990 bajo el nombre de Hindu Love Gods. La canción que recibió más atención fue la versión de Prince “Raspberry Beret” que escaló hasta el puesto 23 en las listas (aunque el álbum sólo alcanzó una discreta 168ª posición).

Es la publicación del citado trabajo el que originó un malentendido entre la banda de Athens y Warren Zevon, ya que los miembros de REM pensaron que el cantautor se había querido beneficiar económicamente de este material sin tan siquiera consultarles, y así aprovecharse del gran momento de popularidad de REM con su magistral “Green” todavía reciente.

Hindu Love Gods. La resurrección de Watten Zevon

Aunque nunca quedó claro quién fue el culpable, si la discográfica o el propio vocalista, el caso es que las relaciones entre REM y Warren Zevon no volvieron a ser lo cordiales que habían sido. De hecho, el grupo no llegaría a participar en el disco de homenaje póstumo dedicado a Warren.

¿Y cómo es el trabajo en cuestión? Pues, honestamente, no estamos ante un álbum de referencia, en el terreno de las versiones, como pueda ser el “Pin ups” de Bowie. Pero es una obra muy disfrutable que, habiendo pasado 32 años desde su publicación, sigue conservando toda su frescura, porque fue grabado sin ninguna pretensión comercial. Es un disco de sonido crudo, directo, espontáneo y rockero, en la que no hay ningún tipo de experimentación en la confección de las versiones. Se intuye una gran complicidad  entre los cuatro músicos, que van absolutamente al grano, aunque tiene más de la personalidad de Warren Zevon que de REM. Para mi gusto, es Warren quien se lleva el gato al agua y consigue interiorizar ese sentimiento primigenio del blues, basado en el dolor humano;  y de eso, de sufrimiento,  el amigo Warren sabe mucho a estas alturas de la vida.

En cuanto a las versiones en cuestión, aparte de la mencionada “Raspberry Beret, la cara A se abre con dos clásicos de Robert Johnson (“Walkin’ Blues” y “Travelin’ Riverside Blues”) y la cara B con el “Mannish Boy” de Muddy Waters/Bo Didley y “Wang Dang Doodle” de Willie Dixon. Otros temas que destacan son “Battleship Chains”, compuesto por Terry Anderson (Yayhoos) e incluido en el debut de los Georgia Satellites y como cierre el “Vigilante Man” del siempre actual y reivindicado Woody Guthrie.

A pesar de lo efímero del proyecto, al menos éste nos sirvió para recuperar la mejor versión de Warren Zevon, el cáustico, cínico y emocional compositor, que mantendría su lucidez hasta el final de sus días.

NO MUSIC. NO LIFE. PLAY IT LOUD, MUTHA! FUCK YOUR SPEAKERS. MAKE ART NOT FRIENDS. MUSIC IS MEDICINE


Discos olvidados en nuestra sección Discos olvidados.

Texto por David Rodríguez Araujo.

More from David Rodríguez Araujo

Dianne Davidson – Mountain mama

Tras una colorida portada de aspecto infantil, se escondía la aparentemente desconocida...
Leer Más