X (2022): «Grindhouse» y los Drive in de los 70’s, al alcance de las plataformas streaming

X Ti West fil película review

Retorno al género de Terror de Ti West con este ‘X’ del cual se anuncia una precuela que hasta hace poco permanecía en secreto. Fue rodada simultáneamente ,tiene estreno previsto para 2023 y ya se proclama que su título no será otro que ‘Pearl’ ; este pone énfasis en el personaje de la anciana psicópata que es crucial en la trama de ‘X’. Un personaje enfundado en el barroco maquillaje que esconde el físico de la actriz Mia Goth en su doble papel Maxine/ Pearl, detalle que a pesar de estar en primer lugar sugerido y posteriormente mostrado con evidencias, permanece absolutamente desapercibido para la mayoría.

En la precuela anunciada la dualidad marcada por la confrontación entre juventud y vejez, placer y añoranza , disfrute y envidia sana promiscuidad y recalcitrante moralismo, presente en la doble interpretación de Goth, quedará resaltada, ya que esta se desarrolla en 1910 y Maxine recrea una versión juvenil de Pearl la cual es de suponer que aportará detalles que enriquezcan la trama esbozada en ‘X’, pudiendo acaso dar un giro Inesperado a la misma.

Nueve largos años ha tenido Ti West para revisar los films que, según afirma, influyen en el fuste estético y filosófico que aventura ,así como a la teoría de los géneros que West formula durante todo su metraje.
Este lapso que parecía ser eterno ( y que solamente es interrumpido por un desvío hacia un género distinto del cual es conocido: el Neo Western de subgénero Vigilante, ‘ n the Valley of Violence?, rodado en 2016) , va desde 2013,año en el cual rueda ‘The Sacrament‘ film entre la sátira y la diatriba feroz contra el fanatismo religioso que entronca con uno de los grandes leitmotivs de ‘X’.

La teoría de los géneros de West deriva hacia el «porno groove».

West no aporta una lista completa de los títulos que confluyen en este trabajo, pero se supone que son muchos y variados, y estos, previsiblemente ,se rodaron en la franja que va desde el inicio de la década de los 70s a las postrimerías de esta: en concreto hasta 1979, año en el cual de sitúa la acción de su cinta. En cuanto a los géneros utilizados, estos son más obvios y todos son títulos representativos de ese Cine ‘ Grindhouse’ exhibido en sesión doble y pases de madrugada, o, más profusamente ,en ‘ Drive in Cinemas’. Entre ellos estarían:

‘La Blaxploitation’, presente en las características y rasgos físicos de su gran protagonista metacinematrográfico : peinado afro íntimamente ligado a ese género, evocación del semental acróbata sexual experto en cuestiones interraciales ,y una pose de orgullo pendenciero que recorre toda la gama de variantes de la condescendencia, la provocación y el desafío ; actitudes de combate contra los dogmas impuestos por los blancos que definen al típico protagonista de las cintas de este estilo. Un género cuya presencia queda marcada con relieve en el momento en el cual se escucha el tema ‘Pumping Gas’ incluido en la Banda Sonora especialmente creada para la película, de marcado talante Soul y Funky y que rememora las remarcables partituras creadas por Curtis Mainsfield, Isaac Hayes o Roy Harper para títulos emblemáticos de este estilo; una banda sonora que, en el diseño artístico de sus soportes físicos, juega a simular haber sido compuesta en los años de mayor auge del llamado ‘ Porno Groove’, es decir ,la música creada expresamente para películas pornográficas que enlazan con el tiempo existencial del film de West.

Dentro de la ‘Blaxploitation’ existen títulos insólitos que alteran sus tropos característicos, combinándolos adecuadamente con la ‘Sexploitation’ y ,con mayor precisión, a la premisa de West: la Pornografía. En este sentido encuentro más que oportuna la mención de ‘Black Love’: film de 1971 rodado por el añorado ‘Godfather of Gore’ Herschell Gordon Lewis ,escondido subrepticiamente bajo el seudónimo de R.L .Smith; este film además de su contenido sicalíptico y explícito, aporta un ingrediente pedagógico que convive con la creciente expectación , interés y fomento de fantasías lascivas suscitadas en el seno de la población femenina en simultaneidad con el estreno regular de films protagonizados por actores afroamericanos ( este clamor no ha hecho otra cosa que crecer durante las décadas venideras, convirtiéndose con la llegada del siglo XXI en uno de los temas más aclamados de la industria del porno: el sexo interracial), y que sitúan en el pedestal de los ‘Sex symbols’ a los representantes más celebrados: Fred Willianson, Jim Brow o en alguna medida, al también compositor de ‘Soundtracks’ adcritos a este género, Isaías Hayes (autor de la paradigmática partitura del film ‘ Shaft’). Asimilado todo esto podemos entender mejor el trasunto de estas estrellas presente en el guion de West: un trasunto sobredimensionado que deriva hacia el rol de Jason Cole, estrella máxima de la metacinematográfica cinta que se rueda en ‘x’ y artífice polifónico de todas las voces del orgasmo de sus partenaires femeninas.

https://youtu.be/_c70Ntb0Umg

La ‘Sexploitation’ setentera, cuya permisividad propia es enarbolada por los miembros del equipo de filmación creado por West, y que tanto contrasta con la llamativa mojigatería y furor puritano papanata del pastor presente en el discurso televisivo enlatado que se repite en momentos que coinciden con giros claves de la trama. En este apartado, encuentro posibles similitudes, coincidencias o puede que préstamos sin pedir permiso previo que me remiten a:

Permissive de Lindsay Shontef, y por supuesto a un film como ‘Country Cuzzins?, dirigido en 1970 por Bethel Buckalew: esta cita me parece especialmente acertada, ya que en ese film se menciona el inveterado cliché libidinoso que menciona a la Voluptuosa Hija del Granjero que sucumbe a los encantos del desconocido recién arribado; justo como ocurre en el film de West, quien narra las peripecias de un equipo de filmación Low Fi que rueda un film que, precisamente, se titulará ‘The Farmer Daughter’ .Las influencias que encuentro se extienden a otros films de Buckalew como ‘Tobacco Roody’ y sobretodo ‘Southern Comfort’ de 1971: en ellas se describe el choque entre la mentalidad cerrada y cerril de los paletos (Hillibilies y Red Necks) de zonas rurales del Sur Profundo y zonas periféricas al mismo como Texas ,con una visión de la vida hedonista y despreocupada .La extrapolación del espíritu de estos films distendidos y de fácil arraigo popular en pantallas de afluencia automovilística , quedará expuesta a una ulterior intensificación de contenidos que radicaliza la propuesta, aportando matices psicológicos de los cuales estás carecen: no esconde veleidades , ambición o desiderata de triunfo en el negocio lucrativo y en vías de expansión de las denominadas ‘Dirty Movies‘ ;detalles bien matizados en el personaje de Maxine.

El desenfado de los protagonistas en los primeros compases de la película, su actitud inverecunda y desvergonzada, su sensata filosofía proclive a la promiscuidad y sus escenas, no explícitas pero si apuntas, de granero de procaz fulgor sexual que parecen copiadas de las rodadas por Buckalew o la similitud con los atributos femeninos presentes en los trasuntos que West parece tomar de otro de los títulos del cineasta ‘Hixploitation’, Pigkepper’s Daughter’ ,hacen que me parezca muy cuesta arriba pensar que West no calcó un copioso material de estos títulos ,al cual podría añadirse otro más que resalta el contraste entre los Hillibilies y la gente de ciudad ,’Midnight Prowboy’ ( una especie de revisitación garrula del ‘Midnight Cowboy’ de Schlesinger).

Las claras influencias tomadas del Cine de Buckalew podrían ampliarse a títulos como ‘Hot Summer on Barefoot County’ de Will Zens y, notoriamente, a ‘Country Hockers’ de Lou Gwinn ( la consideración peyorativa pero envidiosa de las prácticas amatoria de las mujeres protagonistas se parece sospechosamente a los presupuestos expuestos por el personaje de la anciana Pearl).

El Splatter y el Slasher: se habla mucho de la capital influencia que el mítico film de Tobe Hopper La Matanza de Texas tiene en el film de West y resulta obvio, ya que su repercusión en el cine de Terror posterior es alargada y profusa , por otra parte podría establecerse con rigor que se trata de un título clave del género ‘Slasher’ y , aún más allá, de la ‘Hixploitation’ ( subgénero que ahonda en el ‘modus vivendi’ de los pale* tos extenuando este con los exabruptos de los géneros) ,pero encuentro en su mención única y excluyente una reduccionista y hasta mediocre proclama, ya que existen films que se adecuan mejor y este se cita porque no se conocen otros que quizás sean más acertados:

‘Invasión of the Bloody Farmers’ sería más preciso: este film rodado por Ed Adlum en 1972 que si bien convoca un surtido contingente de hechos macabros provocados por rituales abyectos no presentes en ‘X’, bien podría haber sido «rescatado» por West ,o eso opino a tenor de las similitudes que detecto en cuanto a la exhibición de escenas violentas , rasgos físicos de sus actores y hasta en la descripción geográfica y soporte arquitectónico de sus casas.

‘Blood Starkers’ : film mediocre y de progresión argumental vacua e insustancial obra de Robert W. Morgan, pero sin embargo provisto de unas escenas de asesinatos de logrado y impacto ‘Splatter’que me recuerdan también algunos pasajes de ‘X’.

Y en su extensión tétrica, su propuesta desasosegante y su regusto inquietante, encuentro concomitancias con ‘The Evictors’ de Charles B Pierce; film curioso, intenso y olvidado que me parece absolutamente reivindicable.

A estos añadiré ‘Tourist Trap’ aunque no observo en ‘X’ el talante sobrenatural o los toques de ‘ Black Comedy’, pero sí un pulso homicida que entronca sintomáticamente con ella.

Con todo y dejando a un lado el aroma satírico y la incursión en la comedia negra, el impacto Slasher brusco y espante que persigue West, lo encuentro extrapolado de un film que sobrepasa la década setentera: la pieza dirigida por Charles Kauffman en 1980, ‘Mother Day’; en otro orden de cosas, la anciana estrambótica de esa función, con las distancias que suponen los vericuetos de un argumento más delirante, me remiten a la vejez traumatizada y homicida de la Pearl de West

Volviendo a la década de los 70s será interesante detenerse en un Film explícitamente pornográfico pero con abundante Gore, Splatter y Horror sádico: este fue rodado en 1973 y se titula ‘HardGore’ siendo su director Michael Hugo’ ,y dada su vocación experimental en búsqueda del surrealismo, encuentro obvias concomitancias con los presupuestos del director bisoño encargado de las tomas del film porno pergeñado por West’: un aspirante a director de películas de Arte y Ensayo que pretende incorporar hallazgos surgidos entre las filas del ‘Avant – Garde’ a la floreciente industria del film para adultos en VHS.

Lolly Madonna XXX War, rodado por Richard Sarafian me parece especialmente acertado : las casas en conflicto y La triple X es sintomática

A estas influencias descritas habría que añadir las musicales, y en concreto las aportadas por las composiciones que acompañan a las películas pornográficas de la década de los 70s,es decir: el ‘Porn Groove’ sobre el cual escribiré más adelante.

Repercusión.

El Film se estrenó oficialmente el pasado día 18 de Marzo en salas comerciales de Estados Unidos ,y a partir de ahí ha ido filtrándose en Internet ,en un primer e inmediato momento en lugares subrepticios, y a día de hoy en un surtido número de habitáculos en red más accesibles y conocidos ,es decir: su difusión, al menos para aquellos que suelen utilizar estos procedimientos aplicados al género Fantástico y de Terror, está candente, si bien su premiere se produce con ocasión del Festival SXSW ( South by Southwest), unos pocos días antes, en concreto, el día 13 de ese mismo mes. La acogida en el ‘Fandom’ del Terror está siendo propicia a West e incluso trasciende los ámbitos cinematográficos siendo programada en eventos anexos de Festivales musicales como el noruego ‘Inferno’ (especializado en Black y Doom Metal)que la ha proyectado en un evento anexo a su cartel.

Esta repentina accesibilidad satisface la expectación generada entre los fans de Ti West , pero también la de aquellos que son sensibles a las muestras de innovación temática que ofrece la escudería A24: propulsora de la corriente en boga ‘Elevated Terror’ tan denostada por Neofobos de todo el mundo que la estigmatizan irracionalmente sin saber realmente de qué se trata, y que perentoriamente ha aportado más de un título relevante. Habría que añadir que el señor West es refractario a la tendencia creciente que le incluye en la misma.

Mia Goth: Maxine meets Pearl.

La vejez claustrofóbica y exasperante que marca la agonía existencial de Pearl arremete con desesperación contra la juventud exultante y arrebatadora de Maxine: escenas yuxtapuestas que confrontan los aspectos grotescos de la primera en su patético empeño por alisar las cicatrices de sus arrugas marcado por el vano intento de poseer la tersura erótica de la segunda; intentos de violación lésbica; doble papel que proporciona doble entendimiento emocional de los roles asumidos ;elipsis que resaltan la diatriba y momentos de pantalla dividida que suman tensión al díptico. Sustrato psicológico que me parece satisfactorio, pero que espero ver ampliado argumentantemente con aportes de mayor calado en la anunciada precuela.

Canciones para una década explosiva.

Son numerosas y, afortunadamente, no del todo trasnochadas, ofreciendo en muchos casos el rescate de bandas seminales de esa esa década hoy en día injustamente olvidadas. Estas son un extraordinario complemento que enriquece sensorialmente la recreación espacio temporal de ‘X’:

En primer lugar destacaré ‘I Just Make Love You’ de la banda ‘Foghat’ que atendiendo a los presupuestos de la pelicula, viene a ser una prolongación ‘Hard Rock’ con aderezo ‘Boogie Blues’ de esas canciones transgresivas que arremetían contra el tabú sexual de las relaciones extramatrimoniales ,y que apuntaba en primer lugar el cantautor de ‘Saint Germain des Press Michel Pornareff en el tema ‘L’amour avec Toi’, corriente posteriormente continuada por el tema más conocido de los ‘ Rolling Stones’ titulado ‘Lets Spend The Night Together’, enormemente influyente en la educación sentimental de la juventud de los 60s.

La cadena de singles de calidad se prolonga con la inclusión de Don’ t Fear The Ripper? de Blue Oyster Cult , extraído de su álbum de 1976, ‘Agent of Fortune’; este tiene una relevancia especial ya que enebra su potencia’ Hard Rock , y su regusto psicódelico con el inicio de la sucesión de crímenes: haciendo coincidir la parte más distorsionada de sus guitarras con el clímax del asesinato a tiempo real que se resuelve haciendo alarde de una coreografía epatante que resalta su esplendor cromático con el uso de unos focos de automóvil convertidos en amenaza de muerte sangrienta.

A estos se añade una versión especialmente pensada para la película, que adapta un tema de Fleetwood Mac, que viene a resaltar la faceta musical de la estrella del Porno del film: la del ex marine Jason Hole, que en el Arte de la portada de reminiscencias ‘Vintage’ creada en 2020 como ‘Soundtrack’ ,y que evoca directamente esas otras bandas sonoras presentes en las películas pornográficas de los setentas y que se reconocen como ‘ Porno Groove’.

Soundtrack.

La Banda Sonora creada especialmente para el film es relevante y en ocasiones estremecedora, y es obra de Tyler Bates autor de la partitura de ‘Punisher’ y Chelsea Wolf : cantautora, cantante, adaptadora de canciones y guitarrista de ‘Gothic Rock, Doom Metal o ‘Ethereal Dark Wave’.

Destaca en ella ‘Maxine MEETS PEARL: nana demencial susurrada tenebrosamente por Wolf y que parece mecer sonoramente la cuna de un bebé muerto.

‘Whats Its Baby’: ruidismo enmarañado ,atonalidad disconforme y pozos de inquietud para suicidas.

‘I was’ Young once ‘:mas ruidismo e inquietud en limbos de confusión.

‘Sorry yo Disturb you’: entre instrumentos de viento afilados como guillotinas y que parecen hacer reales los malos presagios.

‘Pumping Gas’ : de cadencia ‘ Blaxploitation’ y susurros orgásmicos femeninos ‘Big one Gang men daughters home’.

‘My God’: de cadencia tenebrosa y con resolución orquestal que más que por instrumentos convencionales parece ejecutada por hachas ,rifles, pistolas y demás armas homicidas utilizadas en la carnificina descrita en la película.

Y cómo colofón, Chelsea Wolf enuna fantasmagórica versión de Oui, Oui Marie: tema popularizado por Arthur Fields en 1918 que la voz y arreglos de la cantautora convierten en una oda melancólica y sombría acorde con la nostalgia enfermiza de Pearl que resalta sobre no el desenfreno de la arriesgada huida de la ‘Final Girl’ Maxine.

Texto por Manuel Cova Tenard.

 

Etiquetas de la historia
, , ,
More from Manuel Cova Tenard

King Crimson – Islands (1971)

Cuando King Crimson tuvo la osadía de ir más lejos que nadie...
Leer Más