Fernando Beiztegui And The Hammond Lovers. Get it Loud

Fernando Beiztegui And The Hammond Lovers. Get it Loud

“Marked Cards” es la pieza que abre esta colección y Fernando Beiztegui juega ciertamente con cartas marcadas. Da la impresión de que lleva en un bolsillo la baraja, descolorida y desgastada, con la que un día muy lejano jugó John Mayall, la del blues blanco nacido en los pubs de la somnolienta Inglaterra.

Ha empezado la partida y Beiztegui tiene cartas ganadoras, lo ha analizado todo con su panda, los Hammond Lovers, y junto a ellos no puede perder. Las dispone en abanico y ahí está “Tell me”, un monólogo de su guitarra en el que reconoces el color de un tiempo sin fin, que empezó en otro siglo y perdura. He bebido lagos y océanos, he comido polvo y TNT, ¿qué puedo hacer, nena? Canta Beiztegui y el soliloquio se convierte en diálogo con la respuesta electrizante de la armónica del Oso, Antonio Travé, que aparece desde la sombra del estudio de grabación.

El piano de Alex Serrano se escucha en la esquina de la siguiente carta, “Double Crossing”, y la música parece venir de alguna parte en el Cinturón de la Biblia, un garito en el que el bourbon y el humo dan relieve a historias de perdedores y adulterios. Serrano ha escrito está canción, que abruptamente da paso a “Please Come Back Home” y el invierno y la noche aprisionan un corazón abandonado. Suena como cuando Ava dejó a Frankie, como la tenue voz en el silencio de las primeras horas de la mañana.

Escucharla te da frío, te sientes solo, quieres una copa y abrazarte a alguien. Beiztegui y los Hammond Lovers han usado el comodín, la carta que liga todas las jugadas. El as de tréboles está justo al lado y tiene escritas en el margen las palabras “Don’t Let It Down”. Dani Levy al bajo, Cote Calmet a la batería. Escúchalos. Tiene groovie, es funkie, te levanta de la silla, te hace bailar una secreta danza, pedirle a la Reina Mousette que te deje entrar en su reino vudú. Esta mano va servida. O no. Quieres ver más, hay otras cartas en el mazo. “It’s Game Over, Baby” se llama la primera, y el piano y la guitarra se buscan y se encuentran a lo largo de seis minutos. Otra carta. “You Mess with My Head”. Alex Serrano la ha marcado. Es suya. Con ella vuelves a las islas británicas, solo para darte cuenta de que no importa dónde estés, es música más negra que el chocolate, que el alquitrán, que el rostro de un dios ancestral que sopló sobre los pentagramas. “Cold, Cold Grave”, la última carta, la rendición. Has apostado todo a este disco y has ganado.

Escucha «Get it loud» (2023) de Beiztegui & The Hammond Lovers:

Escrito por
More from Juan J. Vicedo

Existen discos igual de buenos que «Midnight Souvenirs» (2010) de Peter Wolf pero no mejores…

Existen discos igual de buenos que "Midnight Souvenirs" (2010) de Peter Wolf...
Leer Más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.