Huracan Lafarge & Ciclón Sunny

Este mes de Noviembre ha venido cargadito de bolos Americana más que interesantes. Dos de las perlas que pasaron por Madrid casi seguidas fueron Pokey Lafarge y Sunny War. De la mano de The Mad Note Co., como no podía ser de otra manera, llegaron estos dos vendavales de aire fresco a la capital.

image016

Pokey reventó la Copérnico colgando el cartel de “no hay billetes”. Era viernes y el agradecido público madrileño no faltó a su cita en el céntrico barrio de Moncloa. La variada mezcolanza, en lo que público y tribus se refiere, que habitaba la sala no era sino el reflejo de que el buen gusto no entiende de etiquetas, como decía el bueno de Howe Gelb. Y es que el show de Pokey Lafarge es un trallazo honesto que recorre las raíces del rock and roll americano con respeto a una tradición que viste de alegría por los cuatro costados.

image024

La propuesta es sencilla. Pokey recorre sus trabajos intercalados con alguna versión clásica acompañado de contrabajo, teclado, guitarras y trompeta. “Danzad, malditos” es lo que Pokey nos dice con su cuerpo en constante bailoteo cincuentero mientras saca con acierto notas y acordes del cuerpo de su eléctrica de caja. Mientras solista alterna las seis cuerdas de un modo muy acertado con el viento de su trompeta.

image021

Uno de los puntos álgidos del show es la aparición en el escenario de la chica de Pokey, juntos se marcan momentos rockanroleros de lo más delicioso. Mirar al escenario con los de Pokey sobre las tablas es como asistir a momentos americanos de lo más vintage. Las típicas escena peliculeras de autocines plagados de coches americanos mastodónticos de los 50, los diners, las burgers BLT y el swing respiran por los cuatro costados. Por momentos recordamos a Marty McFly recorriendo los aledaños de la plaza del reloj o arrebatando la guitarra a Chuck Berry para enseñarle el riff de “Johnny B. Goode”.

image013

Hemos seguido la trayectoria de Pokey Lafarge desde la primera vez que pisó nuestros escenarios. Ya teníamos la certeza de que algo grande nacía y no ha hecho más que crecer en el sentido correcto hacia una madurez que le concede el título de rey de las raíces a niveles que le equiparan a JD McPherson y otros coetáneos. Y eso ya explica la calidad que despliega en el estudio y en directo con la misma solvencia. Contamos, como siempre las horas para que nos vuelva a visitar.

image020

El segundo fenómeno meteorológico Americano que aquí cubrimos es la visita de Sunny War. Su loncha ya nos tenía deslumbrados no solo por la calidad de la grabación y composiciones, sino por el acompañamiento que se ha buscado Sunny. Salvemos las distancias y comparemos el trabajo de War, en cuanto a colaboraciones, con el último disco de la Parton. Es muy normal que a Dolly le acompañen colosos de la talla de Chris Stapleton y que su último trabajo sea un desfile de celebridades. Pero que Sunny War, con tan poca carrera a sus espaldas, sea capaz a su nivel de hacer algo parecido y tener en su disco a voces como la de Alisson Russell(nuestra artista revelación del año pasado), Jim James (M Morning Jacket) o el mismísimo David Rawlings nos da una idea de la tendencia que muestra esta chica.

image019

Además hablamos de un disco Americana que respira de un modo diferente. Está impregnado de composiciones frescas que mezclan de modo acertado e inesperado ritmos que normalmente no aparecen en este tipo de lonchas. El acierto es mayúsculo y Sunny ha conseguido estar entre las listas y reconocimiento de los awards Americana entregados recientemente.

image012

Su bolo en Madrid sobre el escenario de el Sol es crudo y demuestra la pericia de una joven artista que ha tenido un pasado complicado y que ha evolucionado desde su banda de barrio hasta lo que es ahora, una artista con mayúsculas. La certeza de otro crecimiento garantizado lo inspira la solvencia que despliega únicamente con su voz, una guitarra y el acompañamiento de un batería al que ha conocido hace escasas dos semanas. Pero eso es suficiente para demostrar de lo que es capaz y aseverar que lo que escuchamos en su disco tiene muchos quilates porque suena igual de glorioso en la producción que en un directo “desnudo”.

image015

Por momentos Sunny War nos recuerda a los riffs que Knopfler nos regala en aquella maravillosa joya de raíces que fue su disco con Nothhing Hillbillies. Sí ya sé que es harina de otro costal y que puede parecer que estoy comparando a “Dios con un gitano” (uso una frase hecha y pido disculpas a los ofendidos tan de moda en estos días). Realmente fue toda una sorpresa descubrir lo que Sunny es capaz de hacer con una acústica en la que es reina de los riffs, y ritmos acompasados a base de velocísimos hammer ons y pull offs.image014

Con fenómenos así quedamos a la espera de que nos vuelvan a azotar estas corrientes, estos maravillosos vientos que cambian la climatología y que nos hacen despertar de vez en cuando a la vida de una “música de verdad”. Una música sin artificios que a veces pasa por delante de nosotros sin que nos demos cuenta. Seamos conscientes y disfrutemos de estas joyas mientras duren o mientras nos dejen. Salud!

Texto y Fotos: Javier Naranjo

Escrito por
More from Javier Naranjo

Los Secretos por los niños en África, presentaron «Mi Paraíso»

El pasado 16 de Diciembre estuvimos celebrando con Los Secretos en su...
Leer Más

1 Comentario

Los Comentarios están cerrados.