Adiós a Shane Macgowan

Adiós a Shane Macgowan The Pogues DEP RIP

Shane MacGowan, bendecido con una voz áspera, árida pero inimitablemente conmovedora, cantautor con sed de pintas mejor conocido como el líder de la banda de punk celta The Pogues durante la década de los ochenta, murió este jueves 30 de noviembre. Tenía 65 años.

A MacGowan le diagnosticaron encefalitis en 2022, que es una inflamación del cerebro, y había sido hospitalizado por ello recientemente.

Shane MacGowan forjó una mezcla de música tradicional irlandesa y punk rock que más tarde sería imitada por las bandas Dropkick Murphys y Flogging Molly, dejando  una clara influencia en artistas como Gogol Bordello y Mumford and Sons. Sin embargo, quizás era el más talentoso como letrista, mostrando una habilidad especial para narraciones auténticas y desgarradoras altamente culta que contradecía su imagen de poeta canalla, incorporando sed irlandesa por la poesía hábilmente referencias esotéricas a James Joyce, Brendan Behan y el antiguo folclore irlandés en sus canciones. 

Nacido el día de Navidad de padres irlandeses en Kent, Inglaterra, MacGowan pasó gran parte de sus años de formación en la ciudad rural de Nenagh, en Tipperary, donde afirmó que probó el alcohol por primera vez a los cinco años. bebiendo whisky. A pesar de ser un joven itinerante y desarraigado, MacGowan obtuvo una beca de literatura para la prestigiosa Escuela de Westminster a los 14 años, aunque fue expulsado un año después por posesión de drogas. Después de un período posterior en un hospital psiquiátrico de Londres, MacGowan se matriculó y rápidamente abandonó la Escuela de Arte St. Martin.

Shane, abandonó la escuela a los 12 años y pasó un tiempo siendo adolescente en un hospital psiquiátrico. Inadaptado durante su juventud, encontró la felicidad en la emergente escena punk, logrando primero un modesto éxito con el grupo pop The Nips.

Sin embargo, fue con la formación de los Pogues que el amor de MacGowan por todo lo irlandés encontró una salida digna. Sus coloridas letras, canciones sobre el bebercio, follar y lucha, apoyado sobre melodías, así como el contraste entre la instrumentación folk y eléctrica, hicieron de los Pogues una sorprendente novedad, especialmente con su primer disco «Red Roses for me» en 1984.

La exigente producción de Elvis Costello en el segundo disco de The Pogues 1985, “Rum, Sodomy and the Lash”, así como una alineación de músicos en constante cambio, incitaron a la rápida maduración musical de la banda.

Pero estaban condenados a la autodestrucción: MacGowan era sólo el miembro más conspicuo con enormes problemas de abuso de sustancias. En ese sentido por haber sido expulsado de la banda a principios de los 90. Gira con Joe Strummer en los 90, o nueva reunión con la banda en 2001, donde siempre su presencia en el escenario también era bastante letárgica. Afortunadamente, en el documental  “If I Should Fall” en 2002, o sobre todo en 2020 con otro documental «Crock of Gold», una cariñosa biografía del compositor, cantante y poeta irlandés Shane MacGowan bajo dirección de Julien Temple y producida por Johnny Depp. El documental presentando en San Sebastián es un claro homenaje al punk, las borracheras a The Pogues, a sus broncas y a su líder Shane McGowan.

Todas las etiquetas entran en la vida de Shane MacGowan que pateó el tablero del establishment británico a principos de la década de los ochenta por parte de este bebedor pendenciero, agitador republicano, compositor admirado por Nick Cave y Tom Waits. Desde sus andanzas en las cloacas londinense hasta su importancia en el inicio del punk con The Nips o desde llevar a The Clash por primera vez a la tapa de un diario a su relación con Joe Strummer.

El alcohol lo acompañaba desde niño, y también lo hizo la escritura y la lectura. Crecer siendo irlandés en la Inglaterra de los 70 no fue fácil, como tampoco lo fue para la ola de africanos, jamaiquinos y sudamericanos que llegaba de manera masiva. Sus días transcurrieron entre libros y bares, y encontró refugio en el naciente movimiento contracultural desde sus inicios. Renunció a su trabajo y creó su primer fanzine. Bondage reseñó recitales de los Pistols, Eater, The Jam y Generation X.

El irlandés ya se había hecho cierta fama en la naciente escena del punk y alternaba trabajos en una tienda de discos y en la barra de un pub en el que ensayaban diferentes bandas. A finales del 76, Shanne Bradley, conocida como Dragonella, bajista en The Damned, decidió formar su propia banda. La idea inicial era mezclar los acordes clásicos que el punk empezaba a mostrar con el garage de la década de los 60 y el rockabilly. Así creó The Nipple Erectors. El nombre, pensado por la fundadora, fue rápidamente reemplazado por el que los llevó a la fama: The Nips.

MacGowan, que en esos momentos era conocido como Shane O’Hooligan, realizó una prueba con ellos. MacGowan entraría a formar parte de la formación. The Nips obtuvieron un gran número de seguidores de manera inmediata. En el 78, sin tener integrantes fijos salvo Dragonella y O’Hooligan, grabaron su primer single, que incluía las canciones “King of the Bop” y “Nervous Wreck”.

En 1980 grabaron su primera y único disco, «Only the end of the beginning» fue producido por Paul Weller, de The Jam. Posteriormente saldrían otros dos álbumes. Shane tenía la idea de volver a las raíces, levantar el guante que había transpirado la histórica banda de folk irlandés The Dubliners y transformarlo en algo aún más subversivo. La premisa era agregarle un poco de punk a la música tradicional de su país.

Unos años antes, MacGowan había conocido a Peter “Spider” Stacy, que sería otra pieza esencial en The Pogues por su característico uso de la flauta irlandesa (tin whistle), fue entonces cuando formaron una banda con Fearnley, Hasler, Stacy y el propio MacGowan.

Por aquel entonces se llamaban The New Republicans en el que interpretaban viejas canciones de los rebeldes irlandeses, con bases punk. Con Jem Finer, multi instrumentalista y compositor dentro de la formación, adoptaron el nombre de Pogue Mahone (una adaptación de “bésame el culo” en gaélico irlandés). Ya a mediados de los 80 la banda ya había obtenido cierta repercusión en pubs y radios locales. John Peel se interesó en su música y los invitó a participar en sus famosos programas de la BBC.

En 1984 entraron al estudio para grabar su primer disco. «Red roses for me» como homenaje al socialista irlandés Sean O’ Casey y al libro donde relata las huelgas obreras y separatistas de 1913. 

El músico, poeta, luego de que se le cayera su último diente, rehízo su dentadura por completo y se casó con Victoria en 2018. Desde 2015 está en silla de ruedas por una fractura de la pelvis. Al irlandés lo venían dando por muerto desde hace muchos años. Y a partir de aquello y ahora, ya todo es historia… DEP.

More from Carlos Pérez Báez

Nuevo disco de Chris Knight con «Almost Daylight»

Han pasado siete años desde el anterior trabajo de Chris Knight quien...
Leer Más