La extraña fe de Madi Diaz

Madi Diaz edita su sexto álbum, “Weird Faith”. Su anterior disco (debut en Anti Records) la llevó a un nivel muy superior al de su primera época, llegando a girar como telonera de Harry Styles, Waxahatchee o Angel Olsen. Este nuevo disco es un paso más. Grandes canciones, la mayoría compuestas con otros “songwriters” de Nashville, la ciudad a la que se mudó para relanzar su carrera. Coproducido junto a Sam Cohen (Kevin Morby) y Konrad Snyder (Noah Kahan) y con un sonido que se acerca al de boygenius (sobre todo a Phoebe Bridgers), puede ser el disco que le lance al estrellato definitivamente.

Escucha “Weird Faith” de Madi Diaz aquí:

Madi tiene ya quince años de carrera a sus espaldas pero no se hizo conocida de verdad hasta que lanzó “History Of A Feeling” (2021). Más aún, hasta que teloneó a Harry Styles. La mega estrella quedó tan convencido de su talento que la convirtió en miembro de su banda y la trajo de gira por Europa. Su anterior disco estaba basado en la ruptura de una relación de larga duración y la gira le sirvió de terapía para cerrar las heridas de su corazón roto.

Pero el desamor no es para siempre, así que ahora vuelve a estar enamorada. “Weird Faith” y sus canciones tratan sobre el enamoramiento y la interminable inestabilidad que inspira una nueva relación. ¿Seré lo suficiente para la otra persona?  ¿Estoy lista para esto? ¿Puedo confiar en mí misma para distinguir lo bueno de lo malo? El tema que cierra el disco, “Obsessive Thoughts” presenta exactamente estos pensamientos autodestructivos. Amar no es solo conocer a otra persona. Es evolucionar en tu propio autoconocimiento, aprenderte a amar de otra manera.

Madi se enfrentó al viejo dilema del compositor: ¿Cómo escribir otra canción sobre el amor si ya hay millones? Algo jugaba a su favor: vivir en Nashville, donde pegas una patada y aparecen una docena de compositores. Kacey Musgraves es una de esas chicas con las que a veces se sienta a cantar y escribir canciones. Le acompaña en una de las canciones clave del disco, “Don’t Do Me Good”, triste balada sobre una relación que está acabando de manera irremediable. Pero no la firma con Kacey, sino con Amy Wadge. Si no la conocéis, ganó el Grammy a la mejor canción por una composición junto a Ed Sheeran. Está claro: Madi apuesta fuerte esta vez.

«Nashville es ese lugar donde entablas conversaciones profundas con gente a las dos de la madrugada y luego vas a la gasolinera a comprar un six pack porque aún no has terminado de hablar»

Enamorarse es maravilloso pero también algo que nos mortifica y nos complica la vida. Pone esta dicotomía encima de la mesa desde el minuto uno. En “Same Risk”, primer tema. «¿Crees que esto podría arruinar tu vida?/ Porque puedo ver que arruinará la mía», admite. El disco recorre muchas de las fases de toda relación de manera honesta y cotidiana. Por ejemplo, el extraño sentimiento de encontrarse en todos lados con la ex de tu pareja (“Girlfriend”). También ese momento doloroso en el que la pasión se convierte en monotonía (“For Months Now”). O “Weird Faith” (la canción, coescrita con Lori McKenna). Un himno que reivindica que vale la pena correr el riesgo de ser vulnerable cuando estás enamorado. En “God Person” trata del amor que unió a sus padres y de la necesaria espiritualidad de toda relación, sea sagrada o terrenal.

Amor en todas sus formas en un disco que demuestra que Nashville es mucho más que country y Americana. Los compositores -muchos de ellos chicas de talento infinito- tienen ganas de expandir sus sonidos. Estas semanas Madi apareció en su primer Late Night con Jimmy Fallon, tocó en Rough Trade y su nombre está tan pronto en No Depression como en Pitchfork. Es su momento y tenemos que disfrutarlo.

Madi Diaz Weird Faith promo

Etiquetas de la historia
, , ,
Escrito por
More from Javier Casamor

AHI publica su tercer disco de estudio, Prospect

El artista de Toronto sorprende en su tercer disco logrando una colección...
Leer Más