Azkena Rock Festival de transición

Akena Rock Festival 2024 crónica review

Renovarse o morir. ¿Continuismo de un Azkena Rock Festival sin miedo a reinventarse?

La eterna voluntad siempre del Azkena Rock Festival, en esta su vigesimosegunda edición del 20 al 22 de junio, de entregar, una edición mejor que la anterior, parece tener una presión superflua en los últimos tiempos, aunque debería ser motivo de inspiración.

Sheryl Crow Azkena 2024

Pasamos del «Glorioso Azkena» del año pasado, a esta nueva edición, y eso que siempre es agradable y refrescante cuando se llega con una propuesta dispuesta para remover la comodidad de quienes amamos la música. 

Demolition 23 Azkena 2024.

Todo evento que se precie, independientemente de su magnitud, no puede alejarse de la ecuación expectativa – realidad. Este año, el Azkena Rock Festival, había levantado no pocos debates acerca de la inclusión de algunas bandas cuando menos sospechosas de formar parte de un elenco presuntamente destinado al Rock and Roll, entendiendo el R’N’R’ con sus múltiples variantes. La polémica estaba servida desde el día del anuncio del cartel. Supongo que el simple hecho de abrir un debate ya es interesante, al final se trata de una cuestión de gustos, sin embargo también abre la puerta a que el seguidor habitual del ARF se sitúe en una situación de incertidumbre, más allá de que acude a la cita para el reencuentro con amigos y compartir mesa, mantel y cervezas.

Azkena 2024 lluvia

Dylan cantaba que los ‘tiempos están cambiando’, y el Azkena también. Podríamos ceñirnos solo al plano musical pero creemos necesario hacer mención al caos de la carga de la pulsera cashless, la comida, cada vez más insulsa, insuficiente, cara, y destinada exclusivamente a adolescentes, las largas colas que se forman en el espacio del Trashville, que convierte en muchas ocasiones el acceso al interior en un imposible, la falta de iluminación en algunos espacios de la explanada, aunque este año no ha habido mucho problema en este aspecto ya que la afluencia de público ha sido considerablemente inferior y no hemos tropezado con diestro y siniestro.

Azkena 2024 Trashville lluvia

Se ha hablado del inclemente tiempo que nos acompañó en la jornada inicial para justificar la poca afluencia, así como en alguna otra franja en días posteriores, sin embargo esto nunca fue un problema cuando la banda era un reclamo potente de verdad, el público soporta lluvia, rayos y truenos si la oferta es buena, así se ha demostrado en ediciones anteriores.

Azkena 2024

No creemos que el caso del ARF sea el de un barco que se hunde ni mucho menos, pero sí parece a la deriva en algunas decisiones que consideramos se pueden mejorar. Quizás todo sea una estrategia para acercar el Festival a otros públicos. Es una apuesta arriesgada. No hay nada más difícil que tener identidad, ser reconocible. Sin ir más lejos, una banda nos enamora por su sonido único, su actitud, incluso hasta por su vestimenta, y el día que deciden dar un giro obtienen el efecto contrario y pierden adeptos. Siempre creímos que si se conserva la identidad el público viene por sí mismo, incluso el nuevo, la afluencia a los conciertos de ACDC en España del pasado mes así lo demuestran, nuevas generaciones para un acto que sigue siendo el mismo desde hace 40 años.

Lendakaris Muertos Azkena 2024

Glen Hansard, uno de los artistas estelares de la presente edición, canta en su archiconocida Falling Slowly, ‘Take this sinking boat and point it home, we’ve still got time’ (Toma este barco que se hunde y apunta a casa, aún estamos a tiempo).

Redd Kross Azkena 2024.

Jane´s Adiction

División de opiniones en la actuación de la banda de Los Ángeles: hubo gente que dijo estar ante el concierto de su vida y otros simplemente los miramos con cierto distanciamiento. Supongo que será cuestión sentimental. En su época fue uno de los grupos más originales; cuatro mentes privilegiadas empujando en una única dirección. Ahora lo único que queda son cuatro talentosos músicos que han superado muchos problemas y que simplemente se aguantan encima del escenario.

Jane's Addiction Azkena 2024

Se notaba la tensión: parecía que en cualquier momento una mala palabra o un mal gesto podían hacer saltar por los aires el concierto y toda la gira. Dave Navarro parece haber superado ese COVID persistente que lo ha tenido fuera de juego y Michael Perkins sigue siendo uno de los grandes baterías de las últimas décadas, conformando con Eric Avery una gran base rítmica.

Jane's Addiction Azkena 2024 Dave Navarro

Pero está claro que Perry Farrell está muy lejos de estar en su mejor momento, tanto físico como vocal. Aún ayudado con sus pedales de efectos -algo de lo que también hacía uso en su época dorada- no pudo disimular sus carencias. Y su repertorio necesita de mucha perfección para llegar al corazón, por lo menos al de los oyentes ocasionales.

Ty Segall

Una tormenta de verano el jueves 20 de junio inundó el parque de Mendizabala situado en la ladera del popular Monte de la Tortilla hasta que apareció el californiano Ty Segall.

Ty Segall Azkena Rock

Segall, uno de los artistas más prolíficos de los últimos tiempos donde el niño prodigio del garage rock presentaba su reciente «Three Bells», un disco ruidoso donde el fuzz, el rock psicodélico envuelto en pelusa y el experimentalismo mesurado no consiguió llevar al público a ese nivel de diversión deseado.

Tarque & la Asociación del Riff

Tampoco lograron conectar con el público.  Proyecto en solitario del M-Clan, Carlos Taque junto a Carlos Raya donde la voz de Carlos y los riff afilados no sacudieron las fibras más profundas de los presentes.

Tarque y la asociación del riff Azkena 2024

La actitud seductora del chico malo, del fanfarrón, o del rebelde sin causa apoyada en letras grandilocuentes que refleja la formación, ya no cuela.

Bonafide Azkena 2024

Bonafide

Tuvimos que esperar hasta pasadas la una de la madrugada ya del sábado para escuchar una buena dosis de hard rock viejo y sucio a cargo de los suecos Bonafide donde los solos de guitarra te freían cuyos riffs rompecuellos te recordaban a Motörhead, AC/DC o unos primerizos Gun’N’Roses siempre yendo al grano, tomando algunas veces desvíos bluseros para llegar a la recompensa de la fiebre de dopamina.

Bala

Bala fueron una de las grandes bandas del viernes y demostraron cuál puede ser el camino a seguir por la organización: apostar por el talento joven femenino y apostar por bandas españolas -de rock de verdad, no de indie rock- que no tienen nada que envidiar a lo que viene de fuera. Ni unas clásicas como L7 ni menos aun unas Dea Matrona muy verdes pudieron hacerles sombra en la tarde del viernes. Merecían mejor horario, pero no les importó y salieron desde el principio a matar. En un primer momento reforzadas por Bonnie Buitrago, la bajista de Nashville Pussy y, ya al final, ellas dos solas, no necesitan más para descargar un repertorio lleno de rabia y precisión. Como uno de los grandes momentos del Azkena 2024 quedará su versión de Nirvana. “Territorial Pissings”.

La Perra Blanco

Otra que tal baila, demostrando que es una de las grandes artistas de su generación a nivel europeo. Que no inventa nada es un hecho pero a estas alturas es lo que menos nos importa. Respaldada con una banda a su nivel, Alba se llevó un baño de masas ante un escenario completamente lleno.

La Perra Blanco Azkena 2024

Es una chica sincera, simpática y, lo que más nos importa, una instrumentista fabulosa. ¿Qué puede fallar? Nada, era una tarde para demostrar que no solo funciona en salas pequeñas sino que se sabe hacer con audiencias mayores. “Treat me (like a man should do)” o “New Lover New Sweetheart” son canciones construidas para reinar. Y eso es lo que hizo la gaditana, ni más ni menos.

Redd Kross

Otra de las actuaciones en las que pesó más el sentimiento que la excelencia. Lastrados por un sonido regular, algo que penaliza mucho a sus canciones llenas de armonías vocales, aparecieron vestidos con los trajes blancos con los que ilustra la portada de su nuevo disco y diciéndonos que era su primer concierto de verdad en cinco años.

Redd Kross Azkena 2024.

Afortunadamente llevan cuatro décadas juntos y nos mostraron que se habían tomado en serio el concierto en uno de los festivales que más les quiere.

Redd Kross Azkena 2024 fest Mendizabala

Poco a poco fue mejorando el sonido y la cosa se fue caldeando porque con un repertorio como el suyo no hace falta demasiado para dejar al público con una sonrisa. “Neurotica”, “Annie´s Gone”, “Jimmy´s Fantasy”, … son canciones que siempre permanecerán en el corazón de todo buen azkenero.

Rain Parade

Sin duda el guiño del festival a la parroquia roquera más veterana y más entendida. Una de las bandas más clásicas del sonido Paisley Underground que reinó en los 80. Desde entonces su culto ha permanecido bastante estancado y casi se había olvidado a la banda cuando el año pasado sacaron un dignísimo disco de regreso, a peasr de que alguno de sus miembros clásicos ya ha fallecido.

Rain Parade Azkena 2024

Y aunque casi ninguna crónica del azkena va a hablar de su concierto para nosotros fue uno de los momentos estelares. Empezaron un poco tímidos pero poco a poco aquello empezó a tomar rodaje y con clásicos como “No Easy Way Down” -con el que abrieron-, “Green” o “You Are My Friend” demostraron por qué Sid Griffin dice que fue el mejor grupo de la escena. Matt Piucci y Steven Roback pueden estar orgullosos.

Arde Bogotá

Estupenda apuesta de la organización para vender entradas a un público joven y dejar una ventana libre al público fiel para cenar tranquilos y recobrar fuerzas.

L7

Las L7 venían con el propósito de tocar el “Bricks Are Heavy” al completo. Un arma de doble filo, ya que ni ellas ni nosotros somos los mismos. Aunque en todo momento se notó que tenían ganas de darlo todo, parecían cansadas.

L7 Azkena 2024

Todo esto unido a un sonido bastante pobre hizo que su concierto no acabara de despegar en ningún momento. Una de las decepciones del festival.

Barry Adamson

Barry Adamson descargó en la segunda jornada del Azkena su elegante repertorio con una banda mínima, un ipad e infinidad de sonidos regrabados. Todo el mundo conoce sus raíces como el bajista adolescente genio que impulsó el sonido de Magazine antes de entregarse al lado oscuro con Nick Cave y sus droogs de Berlín y Melbourne.

Barry Adamson Azkena 2024

A veces, parece que ha tocado con todos y, sin embargo, de alguna manera se ha labrado su propio nicho, que está muy por encima de su CV, lo que requiere algo de esfuerzo. Como todos los mejores visionarios musicales, Barry Adamson vive en un mundo propio, donde creó esa tarde una banda sonora tan llena de ideas ricas que no es necesario hacer una película.

The Black Halos

Los de Billy Bonito nos ofrecieron una buena descarga de punk rock que no sonó nítidamente bien en ningún momento. Y es que, posiblemente, es una banda que sea más degustable en pequeños garitos que en grandes escenarios.

The Black Halos Azkena 2024.

No fue un mal concierto de ninguna manera, pero esperábamos un recital que nos llevará más alto y en ningún momento acabaron de despegar. Ni siquiera cuando apareció Michael Monroe para acompañarles en un par de temas.

Queens Of The Stone Age

Queens of The Stone Age, era su tercera visita al Azkena, reinaron por todo lo alto con su rock contemporáneo que no tiene rival. Los que conocimos a Josh Homme liderando a Kyuss  nunca hemos acabado de entender esta propuesta.

Queens of Stone Age Azkena 2024.

Y en la noche del viernes nos dio la impresión de que por momentos estamos viendo un show destinado a cubrir el expediente, pero sin destacará en ningún momento.

Apoyado en una banda extraordinaria, fue el repertorio el que salvó la actuación. Pero no, no fue el concierto que esperábamos. Demasiado perfectos, demasiado fríos. Añoramos el cosquilleo de la arena del desierto, que hace tiempo desapareció y que sí nos erizaba el vello.

Demolition 23

Parte de la razón por la que Queens Of The Stone Age nos dejó completamente fríos fue el contraste con la banda que le siguió: Demolition 23. Esto es puro rock and roll, esto es puro Azkena. Por actuaciones como esta son por las que cobra sentido este festival. Y mientras alguna vieja gloria había demostrado que cualquier tiempo pasado fue mejor, estos chicos desmintieron su carnet de identidad -superan los 60 años- con una actuación llena de vitalidad.

Demolition 23 Azkena 2024.

Demolition 23 Azkena 2024.

Por momentos temimos por la integridad física de Michael Monroe, uno de los últimos grandes frontmans de la historia del rock. Y que decir de Sami Yaffa y Nasty Suicide, Alguno de años se me retirado de la música y que sin embargo cuando se sube encima de un escenario da una cátedra de estilo y de buen gusto. ¡Cómo sonaba aquello! Clásico tras clásico, defendieron el único disco de Demolition 23 con rabia y determinación.

Además, tirando de clásicos como “Ain’t it fun”, “Kick out the jams” o “I got a right”. Una de las pocas propuestas que seguro que se aceptarían por el quisquilloso público azkenero sería esta hacer a Michael Monroe artista residente del festival y que cada año nos visitará con cualquiera de sus proyectos.

Moonshine Wagon

Loa alaveses actuaron por primera vez en el Azkena en la última jornada del festival con un muy buen sabor de boca y de nuevo con la lluvia presente.

Moonshine Wagon Azkena Rock

Los gasteiztarras Moonshine Wagon, formación de hellgrass (bluegrass y heavy metal) fueron explosivos y bucólicos, banda que bebe de esas jug bands rurales de principios del siglo pasado, especialmente dinamitando el Bluegrass de los años 20, teñido de Folk, Country y Rock and Roll. Un espectáculo de entretenimiento y música a muy alta velocidad ofrecieron en Mendizabala.

Glenn Hansard

La cara de decepción del público al acabar el concierto era manifiesta: ¿solo 50 minutos de Glen Hansard? Este es el mayor resumen de su recital: lo corto que se nos hizo. Aunque iba acompañado de una banda muy solvente, en ningún momento pudimos quitar los ojos de él, un tipo carismático y simpático que estaba encantado de estar en un festival tan heterodoxo y que nos contó lo bien que se lo había pasado viendo a Demolition 23 la noche anterior.

Glen Hansard Azkena 2024 fest

Muy poco tiempo y un repertorio mejorable (tres canciones de su último disco y tres canciones de sus antiguas bandas), pero a nadie le importó.

Glen Hansard Azkena 2024 fest

Es un artista que convierte en oro todo lo que toca y no solo contentó a sus fans sino que ganó unos cuántos. El concierto más elegante del festival.

Warren Haynes Band

Teníamos muchas ganas de ver al bueno de Warren al frente de su nuevo proyecto. Pero otro que tuvo que lidiar con la corta duración del set ya que está acostumbrado a conciertos de tres horas y lo que vimos fue casi casi un simple calentamiento. Cercano al jazz rock y con una solvencia musical excelente en todos los miembros de la banda, quizás faltó un poco de magia y sobró frialdad.

Warren Haynes Azkena 2024

En ningún momento acabó de encender nuestros corazones a pesar de que encima del escenario se sucedían los acordes espectacularmente interpretados. El «Soulshine» final salvó un poco la velada. Una canción que es patrimonio de la humanidad.

Mavis Staples

Con estas figuras legendarias uno no sabe qué esperar. Demasiados conciertos de auto homenaje respaldados por bandas de chiste. Sin embargo, Mavis demostró estar a la altura de su leyenda y vino con la mejor banda de acompañamiento del festival.

Unos músicos fantásticos y además discretos en su virtuosismo que en todo momento estuvieron al servicio de las canciones y de la voz de la entrañable señora Staples.

Mavis Staples Azkena 2024

Está muy mayor y ya no aguanta de pie todo el concierto, pero que tiene un chorro de voz a la altura de su leyenda. No podemos ni imaginar lo que sería esta chica en su juventud, porque lo de la tarde azkenera fue para contarlo a nuestros nietos. Además, feliz y cercana con un público ganado de antemano.

Maravillosa. Fue muy entrañable ver a la Perra Blanco fotografiándose con ella antes del recital. Dos generaciones muy lejanas unidas por la música.

Sheryl Crow

La presencia de Sheryl había causado cierta polémica entre el azkenero medio. Demasiado pop, decían. Pero no, Respaldada con una banda de campanillas en la que destacaban el matrimonio formado por Jen Gundermann (teclista que acompañó a Jayhawks en su primera y mítica gira española) y Audley Freed (Cry Of Love, Black Crowes),

Sheryl Crow Azkena Rock Fest

Reivindicó unas cuantas cosas. Que tiene una colección de clásicos espectacular, que conserva la voz mucho mejor que otros artistas de su generación y que además es una multi instrumentista muy solvente.

El concierto fue una sucesión de grandes éxitos, basada fundamentalmente en sus tres primeros discos. Uno de los mejores conciertos de Azkena 2024 de largo.

Psychedelic Porn Crumpets

Una de las grandes sorpresas del festival. Los australianos demostraron ser un verdadero ciclón instrumental pero lleno de matices. Pocas bandas sonaron mejor que ellos en todo el fin de semana, y eso que su escenario no se distinguió precisamente por la alta fidelidad. Un público muy joven -teniendo en cuenta el estilo que manejan- que convirtió las primeras filas en una verdadera fiesta. Y es que canciones como “Found God In A Tomato” o “Cornflake” son arrebatadoras. Si el festival quisiera apostar por la calidad, bandas como estas reinarían en el cartel. El problema es que hay que vender entradas y posiblemente nadie se sacará la suya para ver a estos australianos.

St. Paul & the Broken Bones

Una banda exquisita, unos músicos extraordinariamente virtuosos, un cantante muy elegante y, sin embargo, no. No nos emocionaron, demasiada perfección y muy poco sentimiento.

St Paul and The Broken Bones Azkena 2024

Comparado con la banda que estaba descargando en aquellos momentos en otro escenario estos chicos parecían unos funcionarios en el año de su jubilación.

Sin sangre, sin pasión, pasando un día más en la oficina y soñando con acabar.

Band Of Horses

¿Qué pasó? Solo ellos lo saben. Nosotros solo esperamos que, siendo su única fecha europea del verano, ningún fan alemán holandés o italiano se subiera a un avión para venir a verlos. Fue abrir la boca Ben Bridwell y descubrir que su voz no estaba lista para ofrecer un concierto. Y, teniendo en cuenta que es parte fundamental de unas canciones llenas de sentimiento, la cosa no pudo ir peor.

Band of Horses Azkena 2024 fest

La banda sonaba bien pero, lastrados por su líder, aquello era un despropósito. Aunque a nuestro lado había gente gritando “bolazo”, algo que no podemos entender. Menos aún después de haberlos visto hace año y medio en plenitud, lo que hizo más grande la decepción porque si se hubieran presentado en condiciones podrían haber sido la banda triunfadora de esta edición del Azkena. Se quedaron en decepcionantes, como muchos otros.

Trashville y la Vírgen Blanca

Este escenario está muriendo de éxito. La idea de abrirse a estos sonidos dentro de un escenario más pequeño ha sido todo un acierto por parte de la organización del festival, pero a estas alturas es algo que se está sobrepasando. Largas colas y un ambiente irrespirable en el interior hacen que la experiencia sea mejorable aunque hay otra gente que dirá que es parte de su encanto (eso de presenciar un show de rock and roll sudoroso tiene su glamour).

Algunos de los artistas que pudimos ver en el escenario fueron Los Sirex (intentando defender su legado con dignidad),  el maravilloso Les Greene (qué vitalidad y qué carisma, aunque su propuesta no sea demasiado original), Ghalia Volt con su blues rock y sus simpáticos discursos en castellano del sur, las potentes Tiburona, banda femenina estatal a reivindicar o The Mummies, con su espectáculo hecho a la medida de este espacio.

Vírgen Blanca Azkena 2024

Lisa & The Lips fueron los encargados de actuar el viernes en los conciertos de la Virgen Blanca con una magnífica Lisa Kekaula y Bob Vennum acompañados de músicos nacionales ofreciendo una velada incendiaria de punk-rock-soul de alto voltaje, sin artimañas, apoyado en una sección de vientos, y teclado, donde toda la plaza bailó al son que marcó Lisa y sus secuaces. 

Lisa and the Lips Azkena 2024

El sábado le tocó el turno a The Pickin’ Boppers donde el Rhythm’n’Blues, Swing y el Rock’n’Roll anegó la Virgen Blanca de sonidos negros cincuenteros también con un invitado especial Les Greene que no dieron tregua al público de no contagiarse y ponerse a bailar.

El refranero popular es sabio en muchos de sus dichos. Y aquel de «renovarse o morir», que tiene su origen en una frase atribuida en su día a Miguel de Unamuno, «el progreso consiste en renovarse», es hoy, más valioso que nunca. Porque si algo es saludable en la vida es el cambio, y a veces, si este es radical, mejor todavía, es momento de posibilitarlo. Un cambio de actitud hacia más rock’n’roll en el festival, traer mucho más nuevas bandas como antaño y no repetir tanto nombre, es vital.

Azkena-2024

El Azkena tiene ese calor de la amistad, a pesar del cacareo durante los conciertos, porque de eso se trata también todo esto: de conocernos un poco más entre todos, no importa de qué parte del planeta seas, mientras te guste alguna de todas estas bandas, eres y somos parte del todo. ¡Nos volveremos a ver en el 2025 Azkena!

Texto Carlos Pérez Báez, Javier Casamor y Patricio González Machín. Fotos Patricio González Machín, Jorge T. Gómez, CPB y JC. Vídeos Carlos PB y Komando Gáldar.

Álbum de fotos del Azkena Rock Festival (clica en la foto para ver el carrusel de fotos del festival)

 

More from Equipo de redacción de Dirty Rock Magazine

Biastral publica Brinicle, su primer trabajo

Biastral publica Brinicle, su primer trabajo, un Ep autoproducido de 5 canciones
Leer Más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.