Pablo Galiano y los Delta Hot queman y arrasan Madrid. 20 ene 2012

Pablo Galiano en concierto. "La Noche es ahora tu Casa"
Pablo Galiano y Nico Alvarez

Who’s that writin’?

Pablo Galiano
Pablo Galiano

Tell me, who’s that writin’?

“Un ardiente relato de pólvora y sangre”, así definiría lo visto el pasado 20 de enero en la Sala Rock Palace de Madrid con las actuaciones de Pablo Galiano primero, Delta Hot a continuación, y ambos juntos después.

Pablo Galiano nos llevó definitivamente a punta de revólver a todos los forajidos que nos dimos cita en aquella fría noche madrileña, una auténtica y exquisita tragedia en territorio Delta del Manzanares y pantanos sureños del Butarque.

Acompañado por el magnífico escudero Joe Eceiza con su guitarra luchadora, y también por el siniestro Nico Álvarez de Delta Hot, en un clásico de los hermanos Allman y en el cierre de la noche, estábamos ya preparados para esa salva de cañonazos “galianos” cargados de pura dinamita.

Pablo Galiano asaltó y empezó a cultivar la tierra de los allí presentes con “Volver al sueño”, presagio de la gran música que nos iba a sobrecoger.

Un temazo y un disco «La noche es ahora tu casa« extraordinario, sabiendo que cultivarlo en nuestro país no es nada fácil.

No hay problema, Pablo encuentra amplios terrenos, aunque estén tan llenos de baches, los paisajes musicales de su nuevo disco están escritos con una soga en la garganta y con whiskey y cerveza a mano.

Tell me who’s that writin’?

Pablo Galiano, profeso de esos fantasmas brutales y rurales, mezcló ironía, armonías dulces y optimistas durante toda la noche, interpretando la casi totalidad de su disco “La noche es ahora tu casa” con una intensa rabia y agresividad deliciosa.

“Pensando en casa”, “Cuervo”, “Voy a dejarte” y “Dame un instante”, temas bellos y heterogéneos, son la respuesta a la represión actual y cotidiana, Pablo nos daba instantes para amarnos, el surgimiento de esa música que estaba aislada pero siempre presente ¡fuera formalidades!

La música continúa fungible con Pablo Galiano, hostil, y con cuerda en mano nos ata y nos azota a todos con “Whipping Post” en su poste favorito, deliciosa versión de The Allman Brothers, Nico Álvarez de Delta Hot lo acompañó con su Dobro bailando sobre nuestras rodillas.

You know God walked down in the cool of the day.

Pablo “Mala Vida”, y el suelo del Delta del Manzanares inundando la sala Rock Palace, aquello era tan denso como el alquitrán, pierde “Las Botas” quedándose pegados a ellas, quedándose “Ciego” al instante.

Había traspasado el umbral del orgasmo y del grito de los perros, ovación tras otra, “La noche es ahora tu casa”.

Noche imborrable, vuelve Nico Álvarez al escenario con Joe Eceiza para sacudir las tablas, rabia Galiano, “Toda mi gente va a ir al infierno”, Blues, Rock, tragos y dolor, canción nacida del ferrocarril, como casi todas sus canciones.

Suciedad, poderío escénico, brillantez, son pocos los apelativos a tal final y resumen del concierto, los pelos de punta, Amor eterno a Pablo.

Well, who’s that writin’?

Respuesta: Pablo Galiano.

(“John the Revelator”, Son House)

Mil gracias a Marta Luna.

 

 

 

Delta Hot

Poco después saltaron al escenario los explosivos Delta Hot con Nico Álvarez a la guitarra, Jimi de Jesús al bajo y Vicente Perelló, una auténtica locomotora de Blues de raíces y rock and roll desbocado en el crossroad del Rock Palace de Madrid.

Un auténtico descubrimiento, como dice Pablo Galiano pasé con ellos del orgasmo al grito y sentí esa cuchilla afilada de la guitarra de Nico sobre mi garganta y cuello, Jimi y Vicente dos músicos portentosos y peleones como nadie.

El espectáculo de Delta Hot comenzó con su “J.B.” particular y de ahí en adelante cada canción era mejor que la otra, su sonido era más raposo y rotundo que los anteriores, las guitarras y la batería luchaban por distorsionar los micrófonos empapados en saliva.

Su actuación fue un auténtico concierto abrasador y que pudo terminar en suicidio, toques de psicodelia, con ramalazos Bond, “Reggae gótico” (para algunos que se creían otra cosa), Blues y mucho guitarrazo roconarolero.

El manejo del slide-guitar y su técnica de bottleneck en cuanto a Nico fue prodigiosa, al igual que la banda vibraba a un ritmo alto y vertiginoso, se les veía a todos ellos muy felices sobre las tablas  de la calle Vara del Rey.

Los Delta Hot parecían estar jugando sin una lista de canciones, simplemente cuando terminaban una, la enlazaban rápidamente con otra, aquello era muy excitante, tanto que hasta podían verse cervezas y chupitos de Jack Daniels paseándose de mano en mano por el escenario.

Pablo Galiano saltó al escenario en “My Town” y aquello se venía abajo, voces rasgadas, guitarra a punto de reventar, cañonazos de batería y bajo, sometiendo de nuevo a prueba los cimientos de la sala madrileña.

Tormentas sucesivas de guitarras, brillantez y con los oídos sangrando, salimos de la sala pensando en los próximos conciertos de Delta Hot y Pablo Galiano.

Keith Richards comenta en su último libro de memorias “Life“ que “Dios no se molestó en hacer dos garitos distintos, cielo e infierno”.

Justo antes de comenzar el concierto, Pablo ofreció una entrevista en los camerinos.

 

 

More from Carlos Pérez Báez

Ben Harper & The Innocent Criminals confirmados para el BBK Music Legends Fest

Ben Harper & The Innocent Criminals, primera confirmación de la cuarta edición...
Leer Más